¡BRASIL... EN UNA ENCRUCIJADA!

INTRODUCCIÓN.- El pasado 7 de septiembre, la República Federativa del Brasil, conmemoró el 199 Aniversario de la proclamación de su Independencia. Como en el resto de Nuestra América, una vez lograda esta, los "propietarios" del gigante sudamericano, no sólo mantuvieron sus privilegios, sino que los aumentaron desmesuradamente. Ese "poder", los "privilegiados", lo han seguido incrementando con el correr de los tiempos.

UNA OLA PROGRESISTA.- A partir de la década de los 60 en el siglo XX, en América Latina aparecieron figuras como Jacobo Arbenz en Guatemala, Salvador Allende en Chile, Joao Goulart en Brasil y otros, antes o después. Ante ese progresismo, vino la contra-ofensiva, de forma cruenta, que se impuso el "borrar todos los atisbos" de mejoría en los países, en que se accionó la justicia social. En Brasil, el gobierno de Joao Goulart marcó pauta, sin embargo un "golpe de estado" forjado por la derecha brasileña, los latifundistas, los militares, en fin, los sectores que vivían en función de sus privilegios, impidió que se mantuviera esa línea progresista.

DE GOULART A BOLSONARO.- El golpe contra Goulart, atrasó todo en Brasil : salud, educación e infraestructura. Las cárceles se llenaron de detenidos. La represión tuvo como resultados, muertos, heridos, perseguidos, violentados. El término: Derechos Humanos, pasó a ser letra muerta en el diccionario brasileño. Así y todo, la movilización popular generó condiciones para transitar de nuevo hacia la democracia. Llegó Luis Inacio "Lula" da Silva, cuyo gobierno, entre otros logros, sacó de la pobreza a más de 30 millones de brasileños. Le siguió Dilma Roussef, quien fue sometida a un "juicio político" y la derecha para sacarla, usó los recursos más arbitrarios. La destituyó y nombró enseguida a Temer, quien como primera medida, congeló los presupuestos de salud y educación por 20 años. La convocatoria a nuevas elecciones presidenciales, probó que "Lula" las ganaría, por lo que se "judializó" el proceso, inventando delitos que con el correr del tiempo se probó que eran falsos. Con "Lula" en la cárcel, ganó Jair Bolsonaro, que a pesar de su desastrosa gestión, pretende postularse de nuevo.

JAIR BOLSONARO.- Su gobernanza ha sido un desastre. Los incendios en la Amazonia, terminaron con bosques, animales, biodiversidad y también con "grupos humanos". El manejo de la "pandemia", llevó al Brasil a ser el segundo país, en el mundo, en cuanto a contagiados y fallecidos por el COVID-19. Hoy ocupa un nada honroso tercer puesto. Su afán de quitarle las tierras a los pueblos originarios, su "onda privatizadora", es de antología, pero esos desastres, no han mermado sus intenciones de repetir en la presidencia del Brasil, exigiendo condiciones que garanticen su triunfo.

LO ÚLTIMO DE BOLSONARO.- Entre otras exigencias, quiere volver al sistema "acta mata votos". Está privatizando lo "poco" que va quedando en manos del estado. Para lograr ello, convoca a sus adherentes, a manifestaciones que son un fracaso. Llama a protestar contra el Congreso y la Corte Suprema y son pocos los que lo acompañan. Cientos de intelectuales de todo el mundo sacaron un documento, donde prevén que Bolsonaro aspira a darse un autogolpe. ¿LO LOGRARÁ?

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Opinion

EL VALOR DE LA HISTORIA

| comentarios

Opinion

3 SECTORES ECONÓMICOS PENDIENTES

| comentarios

Opinion

 TACHIRA, UN 21N SUPRA ELECTORAL

| comentarios

Opinion

A CONQUISTAR GOBERNACIONES

| comentarios