$1.250 pagan familias en La Toica por un transformador

Holiancar Contreras | La Prensa del Táchira. -Eran las 11:00 de la mañana del 8 de septiembre de 2021, cuando Solvey Ibarra se disponía a hacer el almuerzo para ella y su familia, la luz comenzó a hacer de las suyas y bajó de manera paulatina su intensidad hasta irse por completo. 

De la nada un horrible estruendo sonó, generando alarma entre los habitantes del sector Vista Hermosa en La Toica, en Palo Gordo, municipio Cárdenas. Los vecinos consternados y nerviosos ante el sonido, salieron de sus casas a ver qué era lo que había sucedido. 

Cuando ya todos habían salido de sus hogares preguntándose unos con los otros qué había pasado, se percatan que el transformador que suministra electricidad a la zona estaba echando humo y botando por la parte inferior gran cantidad de aceite. Ibarra, cuenta que en ese momento decidieron llamar a Corpoelec a notificarles lo que había ocurrido, tuvieron que esperar al día siguiente para la inspección. 

"Cuando yo salí de la casa el transformador botaba demasiado aceite, todo el mundo se asustó porque pensábamos que podía explotar peor". 

Desde aquel 8 de septiembre comenzaron los días de oscuridad para los habitantes de La Toica, pues el diagnóstico dado por los trabajadores de Corpoelec no era nada alentador. Después de ciertas pruebas a través de 6 fusibles, se determinó que el transformador no tenía arreglo, por lo que entre las 35 familias de Vista Hermosa debían solventar la compra de uno nuevo.

Entre averiguaciones y constante búsqueda del presupuesto que más se ajustara al bolsillo de los vecinos, obtuvieron uno que costaba 800 dólares, pero el transformador no superó las pruebas de capacidad y sobrepasaba el voltaje adecuado para el poste, por lo que fue descartado y tuvieron que buscar otro que sí estuviera acorde. 

A esto, María Auxiliadora Casanova, quien es líder de la comunidad, manifestó que el transformador adecuado para el poste y que tenía las características para soportar el voltaje costó 1250 dólares, por lo que cada familia tuvo que hacer "un sacrificio" y colaborar con una suma de 145 mil pesos colombianos.

"Cada familia colaboró, se compró el transformador, desde ese 8 de septiembre comenzó nuestro calvario haciendo averiguaciones aquí y allá para ver dónde lo podíamos comprar, dónde era más barato, fue demasiado difícil conseguir un transformador, cada presupuesto era más costoso que otro, hasta que nos tocó adaptarnos a uno y hacer el sacrificio", manifestó la líder.

Compra del equipo 

Después del gran sacrificio económico que hicieron los vecinos en cancelar los 145 mil pesos y lograron comprar el tan buscado transformador eléctrico; la comunidad ya cuenta con el equipo, pero no ha sido instalado. Los habitantes manifiestan que todos los días los trabajadores de Corpoelec inventan cualquier excusa para no ir, y ellos no se explican el por qué. 

Desde que está lloviendo, que no tienen los camiones ni trabajadores disponibles, son algunas de las razones que expresan para justificar el no ir a instalar el equipo. 

Alimentos perdidos

La inesperada explosión del transformador dejó sin luz a las familias de Vista Hermosa, pero también dejó sin refrigeración a las neveras de la zona, por lo que los alimentos comenzaron a descomponerse inevitablemente. Fue mucha la cantidad de comida que se perdió a raíz de la falta de luz, por lo que los vecinos ya no pueden guardar nada en este tipo de artefactos eléctricos porque no durarán.

Para Alejandrina Torres la situación se ha tornado aún más difícil. Parte de su sustento es la venta de leche de vaca. Aparte de perder la comida que tenía en su nevera, perdió más de 15 litros de este líquido que mantenía refrigerado allí para la venta de la semana. "Perdí lo que tenía guardado, lo tuve que botar porque nadie me compraba por no tener tampoco dónde guardarlo, ahora sólo pido unos pocos litros y eso porque se lo vendo a personas que no viven por aquí y que sí pueden refrigerarlo".

Torres vive en compañía de su esposo, y comenta que han optado por sólo comprar la carne o el pollo para el día y no comprar más cantidad por no tener lugar para refrigerarlo, además que para ahorrar el gas prefieren cocinar una sola comida al día y comer pan o galletas, en caso de que el hambre les toque la puerta. 

La mayoría de las neveras de los habitantes del lugar permanecen vacías, ya que no pueden guardar los alimentos allí. Han ido a cocinar donde familiares al igual que para cargar teléfonos como una forma de solucionar.

Les toca con luz prestada

La Vereda Táchira queda ubicada a pocos metros del sector Vista Hermosa. El pasado 18 de julio del presente año, el transformador que brinda luz a este sector presentó una sobrecarga, afectando a 22 familias. No obstante, los perjudicados solicitaron ayuda a Corpoelec, los que determinaron que el antiguo equipo no tenía arreglo.

A esto, Emily Saavedra, habitante de la vereda, explica que fueron más de ocho días sin flujo eléctrico, hasta que lograron obtener la ayuda de una empresa cercana que dispone transformadores privados y les dieron luz durante 45 días, mientras Corpoelec les lleva el artefacto nuevo. "Ellos dijeron que nos lo iban a traer porque de dónde vamos a sacar para comprar uno nuevo".

En las casas no pueden encender electrodomésticos que generen mucha carga, pues afectaría el funcionamiento de los equipos de la empresa.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

Las hallacas tendrán pocas aceitunas este año 

| comentarios