Comercios comienzan a ofertar los adornos navideños

Romel Ramírez | La Prensa Táchira.- En vísperas del comienzo de la temporada navideña, ya muchos tachirenses se planifican para decorar sus hogares y colmar a sus familiares y amigos del espíritu navideño. Este año, los precios de los nacimientos, guirnaldas y demás artículos decorativos han presentado un leve aumento respecto al año anterior, aunque manifiestan los comerciantes que esperan tener mejores ventas en esta temporada, pues las condiciones laborares son ideales, aunado a la flexibilización en las calles y la reactivación de la economía en el estado.

En consideración de la vendedora Leonisa Morales, uno de los principales artículos de interés para los andinos es el nacimiento del Niño Jesús, ya que la fe católica está impregnada en la idiosincrasia de casi todos los tachirenses. Estas estatuillas varían su precio de acuerdo al material y al tamaño. Para esta época decembrina su valor oscila entre 10 mil y 110 mil pesos, siendo las más económicas las que son hechas de yeso con un tamaño de aproximadamente 5 cm de altura y las de mayor valor las fabricadas en porcelana italiana de más de 30 cm.

Pese a que los comerciantes iniciaron la venta de artículos navideños con casi un mes de antelación, ya son muchas las personas que se acercan a preguntar, deseosos de adornar y festejar un mes de diciembre de mucho más júbilo que el anterior, aunque por estos primeros días las ventas siguen siendo muy escasas. Los puestos de venta son toda una tradición durante más de treinta años. 17 familias han trabajado de forma constante y sin descanso durante el último trimestre del año. Desde hace algunos años la crisis económica en la que está sumergida el país ha mermado las ganancias de estos comerciantes de temporada, quienes afirman que en la actualidad esta labor les da más alegría que retribuciones económicas.

Para la señora Érica Manjarrez, estos puestos de calle son una tradición que se debe mantener. "La llegada de estas fechas es de mucha alegría en mi familia, podrá ser trabajo, pero es algo que amo, inicié vendiendo lama de montaña hace 32 años y poco a poco fui cambiando los productos, pero aquí sigo, trabajando aquí pude sacar a toda mi familia adelante, no hay mejor forma de pasar un día que vendiendo un poquito de felicidad a cada familia que se acerca", comentó.

En tanto, el señor Édgar Rúgeles expresó que espera tener ventas muy fructíferas durante los casi tres meses que estarán en la calle, puesto que buscaron diversificar los precios para poder atender las necesidades y los gustos de todos los clientes. "Hay suficiente para escoger de diferentes precios y modelos en todos los productos, se hizo un esfuerzo en traer muchos artículos para así satisfacer a toda la clientela".

Los sancristobalenses manifestaron sentirse entusiasmados por las venideras fiestas, esperan que el regocijo y júbilo familiar sea mucho mejor que el año anterior, que fue opacado por la pandemia de COVID-19, por lo que adornar los hogares será una constante en las familias este año.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

Las hallacas tendrán pocas aceitunas este año 

| comentarios