Servicios de salud mental afectados por la pandemia

Agencias | La Prensa del Táchira. -Hace un año, Carissa Etienne, directora de la de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), emitió  un contundente mensaje: la pandemia por covid-19 está provocando una crisis de salud mental en las Américas a una escala nunca antes vista. Hoy, que se conmemora la lucha global contra este tipo de afecciones, el panorama sigue siendo preocupante; sin embargo, no es tarde para tomar las medidas necesarias e impedir que la pandemia deje una huella imborrable en la salud mental de la población.

Los estudios realizados en  Argentina, Brasil, Canadá, México, Perú y Estados Unidos han documentado tasas elevadas de angustia psicológica, ansiedad y depresión en la población general. Asimismo, una encuesta realizada por la empresa Ipsos en los países ya mencionados, así como en Colombia y en Chile, reveló que, en promedio, el 12% de los adultos sufrió un empeoramiento significativo de su salud emocional y mental.

Respecto a los menores de edad, la ansiedad y la depresión representan casi el 50% de los trastornos mentales en niños y jóvenes de 10 a 19 años de América Latina y el Caribe, según el «Estado Mundial de la Infancia 2021» del Unicef. Cabe resaltar que antes de la pandemia, más de uno de cada siete niños y adolescentes en el mundo padecía de algún trastorno mental y 46.000 se suicidaban anualmente. Hoy, la situación es más grave, indica el informe.

También se han reportado aumentos en el consumo de alcohol y sustancias. Del mismo modo, los registros de las líneas telefónicas de ayuda, los informes de la policía y otros proveedores de servicios indican un incremento en los casos denunciados de violencia doméstica, en particular maltrato infantil y violencia contra las mujeres.

«Las condiciones de salud mental causan una gran discapacidad en las Américas. Un tercio de todas la discapacidades por enfermedad en la región se debe por condiciones de salud mental», sostiene Renato Oliveira e Souza, jefe de la Unidad de Salud Mental para la región de la OPS. Pero a pesar de estas cifras, la inversión estatal sigue siendo insuficiente. De acuerdo al especialista, se estima que los países de las Américas asignan solo un 2% de sus presupuestos totales de salud a la salud mental, y un promedio del 61% está dirigido a los hospitales psiquiátricos, que a menudo son lugares de abusos contra los derechos humanos.

Con información de El Comercio. 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias