"Maduro sale con votos si se acuerdan condiciones electorales"

Anggy Murillo | La Prensa del Táchira. -Para el politólogo, Nicmer Evans, es el voto la opción más rentable para que se pueda dar un cambio de Gobierno en el país, siempre y cuando en la mesa de conversaciones se logren las condiciones necesarias para que el proceso sea transparente y sin ningún tipo de vicios que terminen beneficiando al oficialismo.

"Si la opción es ir a unas elecciones en 2024 o que hayan unas elecciones adelantadas, pero en un lapso de un año es una manera de violentar la Constitución, porque ella establece que la única manera de adelantar un proceso es a través de una enmienda y con esta Asamblea Nacional va a ser imposible, por lo que la única manera es ir a un referendo revocatorio que se debe dar el año que viene", explicó.

Asegura que no sería viable que luego que se active el referendo contra el mandato de Nicolás Maduro, algunos opositores decidan que hay que efectuar un "firmazo" o un "reafirmazo", como ocurrió años atrás.

Evans destaca que la única forma para que las decisiones que se tomen en las mesas de negociaciones tengan algún tipo de legitimidad, es consultándolas con el pueblo venezolano y que de esta manera se pueda devolver la soberanía a la ciudadanía, como lo establece la Constitución.

¿Cree usted que el CNE avalará el proceso de revocatorio?

A través del Movimiento Venezolano por el Revocatorio realizamos la solicitud formal, pero hoy hay un silencio administrativo que demuestra la mediocridad del Poder Electoral en el país, porque no tiene autonomía.

La mitad del período de Maduro se cumplía este año y ahora se dice que es hasta enero de 2022. Ese silencio administrativo también nos sirve como argumento porque luego no pueden venir a decir que el período de solicitud se pasó.

Nosotros estamos pidiendo que en esos diálogos no se discuta el derecho al revocatorio, sino las condiciones para lograr que haya uno, que no suceda lo mismo con procesos anteriores, donde las condiciones no son adecuadas y que el resultado refleje lo que está pidiendo la gente, esto quiere decir que si hay un derecho a votar, también debe haber uno a revocar. 

¿Por qué saldría Maduro con votos?

En este momento no hay otra opción que intentar que salga con votos, sí se puede hacer, esto ha sido demostrado con las experiencias de otros países. No creo que en Venezuela no se pueda utilizar el voto como una herramienta de presión dentro de una dictadura. Por supuesto, el reto fundamental es seguir avanzando en las conversaciones para que ese voto tenga más fuerza y representatividad. Ese referendo revocatorio puede impulsar a que todos los partidos de la oposición venezolana puedan ir en un mismo sentido. 

¿Hay condiciones para el proceso electoral del 21-N?

Nunca habrá condiciones para unas elecciones en Venezuela mientras Maduro o alguien del PSUV gobierne y le dé continuidad a un proceso que se jacta de violar el Estado de derecho, de justicia y que viola permanentemente la Constitución.

Con esto no quiero decir que no deba haber elecciones, sino que debemos estar conscientes en que no tenemos las condiciones necesarias para ir a un proceso, pero sí se debe ir, no podemos dejar de ver la opción electoral como un elemento de presión contra el régimen, porque esto no tendría sentido.

Aquí la gran dificultad que tiene la oposición hacia el 21 de noviembre no son las condiciones electorales nada más, sino el hecho de que ha sido incapaz de poder generar unidad para poder confrontar a un sector, que aunque es minoría sí está unido, esa es una cruda realidad.

¿Cuáles son las diferencias entre las condiciones electorales cuando estaba Chávez y ahora con Maduro?

Que Chávez logró unificar la oposición, mientras que Maduro la dividió. Es irónico, pero Chávez luchó contra un sector opositor más unido.

En estos momentos, la condición electoral básica está dentro de la unidad de la oposición, que si la presencia de puntos rojos y todas esas otras cosas, aunque son elementos importantes, siguen siendo subalternos, estando unida la oposición puede luchar para tratar de mejorar las diferencias que se pudieran tener con los resultados de las elecciones.

¿Qué debe hacer la oposición para lograr la mayoría de cargos el 21-N?

Hay un sector de la oposición digno que se ha puesto de pie y que ha presentado una opción, una alternativa y creo que en este proceso electoral ha llegado el momento de los independientes, que además son un reflejo claro de la opinión pública, de la mayoría que está cansada de la polarización.

Ahora, que vayan a ganar todos los independientes también es mentira porque implica liderazgo, la gente no va a votar solamente porque sean los independientes, creo que habrá una combinación entre actores con legitimidad de la oposición, que aunque se ven obligados a buscar el apoyo del G4, están cansados de ellos. En este proceso electoral se va a tener la posibilidad de actualizar y renovar el liderazgo de la oposición.

¿Cuál será la tendencia en este proceso, si la gente está cansada de los políticos tradicionales?

El 21 de noviembre la gente va a salir a votar por dos opciones, por los liderazgos que generen mayor consenso, no porque sean compartidos o por aquellas opciones que dentro de la ausencia de consenso demuestren tener mayor independencia y autonomía de la conducción política de la oposición.

En general, la gente va a salir a votar en contra del hastío, en contra de una condición política fallida, en contra de las dos cúpulas que están en un proceso en México, que si no da resultados tempranos antes del 21 de noviembre no van a tener una buena posición en los resultados de los comicios.

¿Cree que el diálogo en México va a fracasar?

Es difícil anticipar la posibilidad de fracaso en este proceso de negociación, todo el país está deseando que haya un triunfo de este diálogo, creo que se tiene que apostar a que haya un éxito a pesar del grave cuestionamiento que hay a la legitimidad de los actores que están en el proceso de negociación.

Estos dos sectores políticos que están negociando en México carecen de legitimidad y una ausencia de representatividad, todo lo que ellos decidan en México si no es consultado con el pueblo y si no se busca una legitimidad, estará destinado al fracaso.

¿Por qué el G4 está sentado en la mesa de negociación, si llamaron a la abstención en diciembre de 2020?

El hecho de que sea el G4 el que está representando a la oposición venezolana, tiene que ver con toda la estrategia que formuló este sector para el posicionamiento y la colocación del gobierno interino y la legitimación que este ha tenido en el exterior.

Lo que buscan es básicamente forzar a la Comunidad Internacional para que continúe ese reconocimiento, a pesar que dentro de Venezuela ha perdido mucha legitimidad debido a los desaciertos de ese gobierno interino, que a la final no gobierna nada y que al final sólo tiene el control de unos recursos asignados en el exterior.

¿Qué pasaría si la Comunidad Internacional decide quitarle el apoyo a Juan Guaidó?

Creo que no pasaría mucho a nivel de lo que es la realidad del pueblo venezolano, de hecho no pasaría absolutamente nada, Porque desconocer al gobierno de Juan Guaidó en el contexto internacional lo que haría es devolverle una serie de propiedades y de recursos al gobierno de Maduro, que seguramente no serán utilizados para el bienestar de la población venezolana.

Para la oposición o para el G4 esto sí significaría una derrota, sería mandarlos a la tumba. El hecho de que la última carta que se están jugando se derrumbe por completo causaría una conmoción en la oposición que los llevaría a plantearse nuevos enfoques. 

¿Podría el Gobierno levantarse de la mesa de negociaciones?

Siempre estará esa opción. El chavismo radical y el chavismo extremista apuestan permanentemente a que las negociaciones sirvan como una herramienta para ganar tiempo, pero no como una herramienta para poder claudicar. Sólo buscan lavarse la cara en el contexto internacional, no sorprendería si luego de las elecciones del 21-N se levanten de la mesa, pues si consideran que con los resultados se ha logrado su legitimidad nacional, puede que no les haga falta el reconocimiento internacional. Es el oficialismo el que siempre se ha levantado de los diálogos.

El G4 es el responsable de la división opositora

Nicmer Evans considera que los partidos políticos que integran el G4 son los únicos responsables de la actual división del sector opositor, señala que esa unidad ya no se logró, por lo que es muy difícil que estos partidos puedan lograr espacios en el venidero proceso de elecciones regionales.

"Siendo el G4 los responsables de la ausencia de unidad, tienen que pagar las consecuencias. Esa unidad ya no se logró, dicen llamarse unidad, pero se negaron a ir a unas primarias, se negaron a lograr consensos, se negaron a generar debates y diálogos para acordar quienes debían ser los candidatos, para que a última hora sean los que quieran llegar a imponer nombres", dijo.

Señala que el reto principal que en estos momentos tiene la oposición es que se logre el cambio de actores. "Afortunadamente, hay candidaturas y esfuerzos independientes que han demostrado más sinceridad y transparencia ante el electorado que la hipocresía y la falsedad del G4, que secuestró una plataforma unitaria donde, supuestamente, son 40 organizaciones, pero que son sólo cuatro las que en estos momentos están decidiendo por el país", aseveró.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Nacionales

Venezuela recibió 700.000 dosis de Sputnik V 

| comentarios

Nacionales

Aumentan precio de gasolina subsidiada 

| comentarios

Nacionales

Condenan a militar que mató a David Vallenilla

| comentarios