Falla hídrica de la ULA se traga a "El Paraíso"  

Holiancar Contreras | La Prensa del Táchira. -La acumulación de agua que reposa en las bases de la avenida Marginal, conocida como falla hídrica de la ULA, y la amenaza constante del río Torbes que ha socavado las bases de unas 800 casas construidas en su margen, mantienen en zozobra a familias del barrio El Paraíso de La Concordia en San Cristóbal.

El miedo se apodera de estas personas, quienes además deben sobrellevar la oscuridad del sector por la ausencia del alumbrado público, lo que conlleva a que tengan pocas horas de luz al día, el inexistente internet, y con el recuerdo de la última vez que el transporte pasó por la comunidad. 

"Yo esto no se lo deseo a nadie, yo me acuesto y pienso que el techo me va a caer encima, sólo quiero que me saquen de aquí y no esperar morirme con la casa encima".

La expresión corresponde a Ofelia Osorio, quien reside en este sector en compañía de su nieto. Su casa está agrietada e inclinada, las condiciones son casi inhabitables y el río Torbes ha ido socavando las bases de su vivienda. Osorio, de 84 años, cuenta que su hogar se ha caído varias veces por la fuerza del río.

Cuenta que no tiene más opciones para donde irse, pues su vejez sólo le ha servido para pasar angustia en medio de una situación donde nadie se acerca para ayudar.

Hundidos 

Jaiberth Zambrano, director de Protección Civil Táchira, explica que la falla hídrica se origina por el embaulamiento de agua que atraviesa la avenida Marginal y que debería desembocar en el río Torbes. 

"La falla que permanece de manera subterránea en la Redoma de la ULA no sólo ha causado un desnivel en la avenida Marginal del Torbes, sino que profundiza el hundimiento del sector, pues debajo de ella reposan aguas que no son drenadas y hacen más susceptibles las tierras de El Paraíso a hundimientos fomentando un posible colapso".

Al no tener una salida el agua se encajona por debajo de la avenida, lo que además de obstruir la vía genera que estos terrenos sean susceptibles y peligrosos. "Este embaulamiento genera la sobresaturación del suelo y esto hace que los terrenos se puedan desplazar, si todo está deteriorado y perdió su ruta como tal, él va a intentar salir por donde pueda, buscar su cauce natural y saldrá a distintas distancias, las que no pueden ser corroboradas hasta que se produzca una emergencia".

Zambrano también detalló que hace más de 15 años el lugar fue decretado nuevamente zona de alto riesgo a causa de la mencionada falla. "Las personas siguen construyendo en sitios indebidos, las proliferaciones en lugares que no deben ser habitados, en medio de la necesidad construyen en sitios de alto riesgo", dijo. 

Félix Navas vive en El Paraíso, dice que la falla se ha ido pronunciado cada vez más. "La falla de la Marginal del Torbes es algo que nos está perjudicando y hundiendo. El día que esto colapse se va a caer el barrio".

Las noches son boca del lobo

El Paraíso se mantiene en las tinieblas, los bombillos de los postes se quemaron hace más de un año y no han sido restablecidos por unos nuevos, por lo que las noches se tornan aún más oscuras y sólo los bombillos de las casas logran dar claridad.

Eliana Peñaloza cuenta que las calles son completamente oscuras cada noche, y que no se puede caminar fácilmente por el lugar. "Esto es muy oscuro, y a pesar de estar cerca de la Policía ellos por aquí no pasan a hacer una ronda. Todo el mundo se guarda en sus casas temprano por si acaso".

Por otro lado, el poste donde están instalados los transformadores que suministran electricidad al sector está casi en el suelo, sólo una base hecha por los vecinos es lo que sostiene el peso del objeto. Temen que el poste llegue a caerse, pues de ser así quedarían sin servicio.

Aunado a esto, el flujo eléctrico se va varias veces al día, es más el tiempo que no tienen servicio eléctrico.

Sin internet ni líneas telefónicas

Hace cuatro años que los cables de telefonía fueron robados del sector, dejando prácticamente incomunicadas a las más de 800 familias. 

Celsa Camargo, quien vive en la comunidad, expresó que han ido a las oficinas pertinentes, y "hasta el sol de hoy no nos han solucionado, dicen que esperemos".

Camargo también cuenta que la cobertura en el lugar es deficiente dificultando el proceso de comunicación, por lo que hacer llamadas o enviar mensajes es complicado. En caso de emergencia deben salir a las adyacencias de la avenida.

Esta carencia no sólo complica la comunicación, sino la educación online para los niños del sector. Claudia Rangel es madre de dos niños, y para realizar las tareas debe recurrir a las casas que poseen internet colombiano. Para ello cancelan 500 pesos, sólo por el uso durante 30 minutos.

En la ruta del olvido

Alrededor de unos quince minutos es el tiempo que tardan los habitantes del sector hasta el terminal, y si salen cuando el sol aún no se ha dejado ver deben caminar aún más rápido por prevención. 

Puras promesas 

"Cuando están en campaña política aquí pasan todos, pero cuando necesitamos ayuda no hacen nada, tenemos años esperando que arreglen la falla y que el río no se coma las casas". Así lo asegura Ida Herrera, quien manifiesta que las autoridades sólo van a impulsar campañas.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias
Locales

Iniciará vacunación a adolescentes en Táchira

| comentarios

Locales

Hidrosuroeste reactiva estación en Capacho

| comentarios