Crisis e indiferencia aniquilan las librerías en San Cristóbal

Holiancar Contreras | La Prensa del Táchira. -Aquellos espacios donde los fanáticos de la lectura compraban libros para instruirse con textos llenos de historias e información fueron desapareciendo paulatinamente a través de los años. La crisis, indiferencia y la tecnología terminaron por aniquilar las librerías de la ciudad. 

Para Luis Hernández, cronista de San Cristóbal, la crisis fue uno de los principales factores por lo que las librerías fueron desapareciendo, algunos de los libros expuestos en estos lugares eran importados y el traslado de los mismos generaba mayor inversión. Ante la poca afluencia de lectores los libros dejaron de ser comprados, además de que los usuarios optaron por priorizar otras necesidades en lugar de invertir en un libro. 

"Ahora los ingresos se concentran en cubrir necesidades del hogar, no en comprar un libro y la mayoría de estos ejemplares venían de otros países. Ahora lo más emblemático es que en los negocios hay cualquier tipo de productos traídos de otros lugares, pero no hay para importar libros, ahí es donde hay que hacer énfasis, en la indiferencia de la gente ante la lectura", dijo el cronista Hernández. 

Por otro lado, Hernández hizo mención que la desaparición de las librerías se vino suscitando desde hace veinte años porque la población de lectores ha ido disminuyendo. Aunado a esto, el cierre de estos espacios del saber puede traer como consecuencia el aumento de la falta de cultura. "El no leer puede bajar los niveles de culturización en la sociedad, ya somos muy pocos los que nos gusta mantener el hábito de la lectura, y con estos espacios cerrados sólo se fomenta la falta de culturización". 

Sin embargo, la crisis como en todas las áreas de la economía ha hecho de las suyas, los altos costos de los libros los fueron haciendo inaccesibles, de modo que ya nadie recurría a comprarlos. 

En San Cristóbal existieron destacadas librerías, tales como la Luz, Andina, Ibérica y la más emblemática y reconocida "Sin Límite". Esta última cerró sus puertas hace dos años, la crisis hizo que cesara sus funciones, luego de 33 años. 

Esta librería siempre ofreció ejemplares de reconocidos escritores, incentivando la lectura bajo un concepto distinto que sigue siendo muy recordado. 

La tecnología

Ante la llegada y el constante avance de la tecnología, el cronista Luis Hernández hizo mención de que este tipo de métodos son una herramienta virtual que facilita muchos procesos. "Ahora todos usan el ipad, las tablet o los teléfonos para leer, los jóvenes son atraídos por la tecnología y gustan lenguajes cibernautas que pueden conseguir por internet en todo momento, y cuando gusten". 

Asimismo, enfatizó en que ya existen plataformas digitales que proporcionan libros para que los fanáticos de la lectura puedan disfrutarlos en cualquier momento, aunque hace mención de que no es lo mismo, pues el sentarse en una librería es mucho más satisfactorio y ameno. 

Algunos de estos textos disponibles en internet, en páginas o aplicaciones de libros ofertan el servicio bajo un costo específico, y en algunos casos en moneda extranjera lo que hace más difícil el proceso de lectura de algunos ejemplares. 

Parte de los consultados por La Prensa del Táchira lamentaron el hecho de que estos lugares ya sean inexistentes y que paguen las consecuencias de la aguda crisis que también conllevó a aumentar la indiferencia, donde las nuevas generaciones no crecieron con los libros a la mano y no conocieron ni disfrutaron estos lugares mágicos llenos de tanta cultura.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias