Policía chilena arremete contra venezolanos indocumentados

Agencias | La Prensa del Táchira.- La policía chilena desalojó este viernes a cientos de migrantes indocumentados, la gran mayoría venezolanos, que desde hace un año acampan en una plaza de Iquique, en el norte del país, donde se produjeron algunos enfrentamientos, reflejo de una crisis visible en los espacios públicos de la ciudad.

Al menos un herido y cinco detenidos dejó este operativo en la plaza Brasil, ubicada a pocas cuadras de balnearios sobre el mar Pacífico.

Desde hace un año miles de inmigrantes sin papeles, en su gran mayoría familias venezolanas con niños, viven en la calle haciendo pequeños trabajos, pidiendo ayuda, cocinando con hornillas a gas o comiendo de donaciones de diversas organizaciones.

La tensión aumentó este viernes, cuando los carabineros empezaron a desalojar las carpas y algunos migrantes respondieron con agresiones y botellazos, mientras algunos vecinos llegaron al lugar a respaldar y otros a criticar la acción policial.

«Esto no aguanta más. Yo me tuve que mudar de mi casa y ha sido imposible alquilarla, nuestra plaza se la tomaron y ahí comen, van al baño, no se puede vivir así», dijo Mariela C, una chilena vecina de este barrio histórico.

«Las autoridades no dan ninguna solución ni a ellos ni a nosotros», lamentó.

Esta área de Iquique se ha visto trastocada por el arribo de migrantes que desde mediados de 2020 cruzan a pie por pasos clandestinos en la frontera con Bolivia, en el altiplano, a unos 300 kilómetros de la ciudad portuaria chilena.

Casi un centenar de efectivos, fuerzas especiales de carabineros y agentes de la Policía de Investigaciones (PDI) participaron del operativo en la plaza.

Varios forcejeos y escaramuzas se registraron entre los agentes y migrantes que se negaban a desalojar el lugar.

Hasta el momento ninguna autoridad respondió a llamados de la AFP para conocer el sitio donde serán trasladadas las personas desalojadas.

«Si nos sacan de aquí con los carabineros, yo esperaría que nos digan para dónde podemos ir», lamentaba Joselyn, una venezolana de 30 años de edad.

«Esta plaza no se ve bien porque es un espacio público, pero muchas personas hemos buscado arriendos y los dueños de los arriendos nos dicen que no, nada más por ser migrantes», señaló.

Este operativo ocurre un día antes de una marcha convocada en la ciudad contra la inmigración sin papeles.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias