Muchos aspirantes enredan elecciones

Anggy Murillo | La Prensa del Táchira.- Al menos cinco candidatos mantienen sus nombres a la Gobernación del estado Táchira y más de cien a las 29 alcaldías con las que cuenta la entidad. Tanto la oposición como el oficialismo han presentado diferentes estructuras debido a la falta de acuerdos internos que les permita llevar candidaturas únicas a las elecciones regionales previstas para el 21 de noviembre.

La fragmentación que existe y que es más visible en la oposición ocasiona que un elevado grupo de electores se haya desencantado de la política regional. Politólogos aseguran que si la participación es del 40% del padrón electoral, los adversarios de Nicolás Maduro quedarán sin espacios en el estado, sin embargo, estiman que si el número de electores que acudan a las urnas logra aumentar en al menos un 9% esa cifra, el peligro sería para el oficialismo.

"Se espera que exista una disminución de la abstención siempre y cuando la oposición sea capaz de llegar a acuerdos y consensos, algo que no ha ocurrido y que en las últimas semanas se ha evidenciado el quiebre de las fuerzas políticas del Frente Amplio como de la Alianza Democrática, es algo que afecta notablemente la disposición del ciudadano a votar y de retomar la política como la actividad de mediación y solución a los problemas", explicó el politólogo Abraham Blanco.

Acota que aunque el oficialismo no es mayoría en el estado, esa fragmentación va ayudar a que lleguen al poder. "Básicamente podría poner en riesgo la permanencia en el Gobierno del Táchira de los factores democráticos, a pesar de que en números claros la oposición es mayoría, eso no significa una victoria para las próximas elecciones de noviembre".

Blanco destaca que es necesario se llegue a un acuerdo, por lo menos entre los candidatos a la Gobernación por el Frente Amplio y de la Alianza Democrática, es decir, entre el exalcalde del municipio Michelena, Fernando Andrade y la actual mandataria, Laidy Gómez, que son los que mayor fuerza de voto tienen en estos momentos.

"Es necesario que entre las fuerzas políticas de oposición exista una mesa de acuerdo, una mesa de articulación, que permita generar la estructura de un gobierno compuesto donde se integren las diferentes fuerzas que hacen vida política en el estado y que se oponen al régimen de Nicolás Maduro y al Estado Comunal", puntualiza.

Para el también politólogo, Luis Díaz, la participación en el proceso electoral de noviembre, también va a depender de los resultados que se generen en las mesas de negociaciones instaladas en México.

"También de la flexibilización de algunos elementos importantes como el reconocimiento del Estado venezolano en instancias internacionales y el levantamiento de las sanciones en contra del país, eso vislumbra que de alguna manera la población en general entra en una perspectiva de algún símbolo de mejoría, no solo es el tema de la economía nacional sino también el tema de la cotidianidad de la vida democrática", señala.

El especialista en el área política expresa que aun cuando haya poca o mucha participación electoral, lo importante en estos momentos es que todos los sectores están aceptando que la vía del voto continúa siendo la solución a los problemas que atraviesa el país.

En cuanto a la división opositora, dice que los electores que apoyan esta ala política esperan más de sus dirigentes, y que lo que están haciendo con la falta de consenso y de unidad, es provocar que la población no se identifique con ningún candidato.

"Lo que han demostrado es que no hay un interés superior con el electorado tachirense sino que privan sus intereses particulares, pareciera que no hay una capacidad de ponerse de acuerdo y en política eso dice mucho. Es el mismo escenario para el oficialismo, que aunque tienen la mayor capacidad de aglutinar a sus electores y hay mayor unidad de su militancia, dicta mucho los intereses particulares que tienen los candidatos", aseveró Luís Díaz.

A su juicio, tanto los candidatos del oficialismo como de la oposición, deben hablarle claro a los electores y realizar propuestas que realmente se puedan cumplir en el tiempo que duren sus mandatos.

"Los actores en estos momentos tienen que decir qué es lo que le están proponiendo a los tachirenses, cada uno de alguna manera debería manifestar también la importancia que tiene el voto y que a través de la participación democrática se dirimen todos los problemas", explica.

Recalcó además que el estado Táchira es una de las entidades más conflictivas, haciendo referencia a las protestas antigubernamentales registradas en 2014 y 2017, sin embargo, asegura que ha llegado el momento del entendimiento. "Considero que en estos momentos la política tiene un espacio y una oportunidad para volver a encantar a la sociedad".

El 15 de octubre de 2017, durante las elecciones de Gobernadores, y según cifras del Consejo Nacional Electoral (CNE), de los 851.494 ciudadanos mayores de 18 años inscritos para poder votar, acudieron a los centros 512.936, es decir el 60,24% del padrón electoral, registrándose una abstención del 39,76%.

Durante ese proceso, y a diferencia del actual, se lograron candidaturas únicas tanto del oficialismo como de la oposición, en el caso de José Gregorio Vielma Mora, quien para el momento era el gobernador del Estado y quien buscaba la reelección, obtuvo 181.605 votos, es decir un 35,47%, mientras que Laidy Gómez, diputada de la Asamblea Nacional para el momento, logró la victoria con una diferencia de 142.936 votos válidos, pues obtuvo el apoyo de 324.541 personas, llegando a un 63,38%.

Candidatos

A la Gobernación del estado Táchira, hasta el momento mantienen sus candidaturas cinco dirigentes de la entidad, tres de la oposición y dos del oficialismo, quienes hasta el momento aseguran que van a llegar hasta el final, es decir, hasta el domingo 21 de noviembre.

Por el oficialismo se encuentra el actual diputado a la Asamblea Nacional, Freddy Bernal, quien además goza de la figura de "protector del pueblo" y quien tiene el apoyo del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), además resultó ganador en las primarias de la tolda roja, luego de enfrentarse con Leonardo Salcedo.

Desde hace varios meses, Bernal viene efectuando actividades relacionadas con su campaña política, según denuncias, haciendo uso de recursos del Estado, aunque esta acción viola la Ley contra la Corrupción y para la Salvaguarda del Patrimonio Público.

El otro candidato afecto al presidente Nicolás Maduro, por el Partido Comunista de Venezuela y la Alternativa Popular Revolucionaria, que conglomera a ochos partidos políticos de izquierda y diferentes movimientos sociales, es el actual diputado al Consejo Legislativo, Juan Carlos Guevara, quien han manifestado públicamente estar desligado al candidato del PSUV y mantendrá su nombre hasta el día de elecciones.

Por la oposición está el independiente Gustavo Azócar Alcalá, quien a pesar de haber manifestado hace algunas semanas que podría declinar al cargo, hasta el momento esta decisión no ha sido tomada y continúa con sus actividades.

Los partidos políticos que integran la Alianza Democrática mantienen su apoyo a la actual gobernadora Laidy Gómez, quien aspira reelegirse y lograr superar los votos obtenidos en el 2017, aunque se inscribió en un proceso de primarias internas, estas no se llevaron a cabo puesto que no hubo contrincantes que quisieran medirse.

En el caso del Frente Amplio, el exalcalde del municipio Michelena, Fernando Andrade, es quien tiene el apoyo de las organizaciones que integran este grupo que, además mantiene su respaldo a Juan Guaidó, además cuenta con la tarjeta de la Mesa de la Unidad Democrática. En varias oportunidades, el dirigente ha solicitado a Laidy Gómez que renuncie a sus aspiraciones para evitar que de esta manera un representante oficialista vuelva a tomar el poder en el estado.

A San Cristóbal

Son varios los nombres que se mantienen a la Alcaldía del municipio San Cristóbal, entre ellos el del actual burgomaestre, Gustavo Delgado, quien en un principio iba a medirse en las primarias de la Alianza Democrática, sin embargo, presentó su renuncia debido a que, según explicó en su momento, sería acreedor de la tarjeta de la manito, manejada por el Frente Amplio, sin embargo, hasta el momento ese apoyo no se ha dado debido a que se esperan directrices de Caracas, pues a ese cargo también aspiran Reinaldo Manrique y Jesús Báez.

El domingo 19, la Alianza Democrática llevó a cabo las primarias en esta jurisdicción, allí se enfrentaron Jaiberth Zambrano y Jean Santos Notario quien desconoció los resultados, alegando que hubo ventajismo, pues se habrían utilizado recursos económicos y vehículos de la Gobernación del estado, para movilizar votantes que favorecían al candidato de Acción Democrática.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias