Madres venezolanas prefieren vacunar a sus hijos en Colombia

Maryerlin Villanueva| La Prensa del Táchira.- La desconfianza en el producto biológico que es aplicado en los centros de salud del país, hace que padres y representantes opten por acudir al vecino país para cumplir con el esquema inmunológico de los infantes

Desde el año 2018, cuando se comenzaron a arreciar los cortes de energía electrica en el estado Táchira se generó un alerta en las madres que debían vacunar a los niños, pues se suscitó una incógnita, ¿se cumple con la candena de frío para conversar el producto biológico en la red de salud pública? interrogante que no ha sido despejada que obligó a estas mujeres con sus hijos a dirigirse al departamento del Norte de Santander, en Colombia, para cumplir con las 12 vacunas establecidas en el esquema nacional.

La desconfianza al inventario que goza el sistema de salud pública también genera dudas en las mujeres, quienes prefieren movilizarse por los puentes internacionales hacia la frontera para acudir a los centros de vacunación en el vecino país, donde las vacunas son aplicadas de forma gratuita. Es así como lo confirma la jefe de la Emergencia Pediátrica del Hospital Central de San Cristóbal, Alicia Pimentel, quien señaló que las primeras dosis que deben ser aplicadas a un recién nacido son, BCG y Hepatitis B, las cuales generalmente las hay en el sistema público, las siguientes son, Antineumococo, y Rotavirus; sin embargo, estas no las hay desde el año2017 y es por ello que las madres prefieren ir a la ciudad de Cúcuta, donde la vacuna es aplicada de forma gratuita.

 Un ejemplo de ello es Daniela Cáceres, quien afirma que desde hace un año viaja hasta el municipio de Puerto Santander, Colombia, para la aplicación de las dosis de su bebé, ya que en la zona norte faltan algunas de las que aparecen en la tarjeta de vacunación.

"Pese a que la frontera estaba cerrada preferí cruzar por la trocha e ir hacia el otro lado, porque aquí me dijeron que no las ponían todas desde hace años, debido a que ya estaban llegando, así que me pareció mejor viajar con mi esposo y el niño y vacunarlo allá", explicó.

Comentó que una enfermera del centro de salud donde acude, le manifestó que lo ideal para los niños sería que cumplieran con todo el esquema en la nación neogranadina, pues si le colocan al menos una dosis venezolana tardan más de un mes en ponerle un refuerzo en Colombia.

Sobre esta situación, la jefe de Emergencia Pediátrica del Hospital Central, dijo que es importante que los padres y representantes acudan a los hospitales y ambulatorios para que a los infantes se les aplique el número de dosis completas que están en el sistema de inmunización, pues con esto se minimiza el contagio. "Aunque hay algunas enfermedades que ya están erradicadas como la polio, existe el riesgo que adquieran otros virus que le puedan generar ciertas complicaciones, es de allí la importancia de cumplir con la vacunación en los pequeños", dijo Pimentel.

En cifras 

Según lo establecido en el esquema nacional, los menores de edad deben poseer las siguientes vacunas, BCG, polio oral, pentavalente, rotavirus, neumococo, hepatitis B, SRP, fiebre amarilla, meningocócida BC, toxoide tetánico diftérico, neumococo polisacárida e influenza estacional, las cuales contribuyen a la prevención de 16 enfermedades.

Desde enero hasta el pasado mes de julio de este año, en la entidad fueron aplicadas un total de 66 mil 575 dosis, distribuidas en 253 ambulatorios y 10 hospitales, mientras que en el departamento del Norte de Santander, 72 mil 211; es decir, 5 mil 636 niños venezolanos más que en la región.

Ante esto, el director del Instituto Departamental de Salud, de dicha región colombiana, Carlos Martínez, precisó que desde el año 2017 se viene presentando un aumento significativo del número de niños venezolanos que son vacunados en esta zona fronteriza. 

"La vacunación se ha llevado a cabo para aquellos niños que están de tránsito en el país, y es por esto que es importante que los padres de familia acudan a los centros de vacunación para prevenir aquellas enfermedades a las que estamos expuestos, como rubeola, sarampión, que son propias de las niñez y que generan un riesgo para la población", puntualizó.

Detalló que en 2017 fueron inmunizados un total de 57 mil 447 infantes; en 2018, 208 mil 716; en 2019, 263 mil 455 y 2020, 101 mil 748, lo que evidencia el incremento del número de vacunas a connacionales menores de edad en los últimos cinco años. "Las jornadas no cesan y seguimos prestos para recibir a todos aquellos menores de edad que requieran ser inmunizados con las vacunas que están establecidas en nuestro esquema nacional", agregó Martínez.

Sin cobertura 

El infectólogo Roque Aoud, resaltó que Venezuela no tiene una gran "cobertura vacunal" debido a las fallas en el sistema nacional de inmunización que no sólo van dirigidos a niños, también incluye adultos y mujeres embarazadas. A su juicio, las fallas eléctricas registradas en todo el país no garantizan la preservación del producto, pues si no se cumple con la cadena de frío este insumo perderá la eficacia para el cual fue diseñado.

"Nuestros estándares vacunales están muy lejos de lo solicitado por la Organización Mundial de la Salud, cuyo ente pide que más del 85% de las personas deben estar inmunizadas y el país en la actualidad está muy lejos de estas cifras", añadió. 

Para que se lleven a cabo las jornadas, el Gobierno debe saber cuál es la población que requiere el producto para luego preparar los protocolos de solicitud y posteriormente distribución a la comunidad. Tras culminar esta actividad, es necesario ofrecer a la población un boletín epidemiológico, que de acuerdo a los especialistas no se da a conocer desde hace al menos cuatro años.

Por las nubes 

La docente Lucy Rojas relató que desde que nació su bebé, en 2019, acudió a Colombia a inmunizar a su pequeña, pues en esta fecha se generó el apagón nacional y a raíz de ello desconfió de las dosis que son aplicadas en Táchira, pues muchos ambulatorios no cuentan con plantas eléctricas, por lo que no se podía garantizar la vigencia del producto. "No podía darme el lujo de ponérselas en un centro privado, pues los costos son elevados, así que preferí ir hasta Villa del Rosario, y que se las pusieran allá sin importar que mi hija fuera venezolana, pues allá se las colocan sin ningún tipo de discriminación", apuntó.

Sostuvo que el Gobierno tiene la obligación de comprar y hacer la distribución completa del esquema. "Hay mamitas que tienen como pagarlas en las clínicas o consultas con los pediatras, cuyos precios van desde los 100 hasta los 150 dólares, pero en mi caso con el sueldo de profesora es imposible pagar una sola dosis", expresó Rojas.

Esta misma opinión la tiene Abigail Segura, quien acude con su hija a Cúcuta para cumplir con el esquema de inmunización. "Yo no me puedo confiar en lo que hay en los ambulatorios, pues una vez pregunté por la rotavirus y me dijeron que no la estaban colocando, por lo tanto prefiero arriesgarme e ir hasta Cúcuta, donde además compro los pañales y la leche para la bebé", acotó.

Aparecen brotes de enfermedades

Ante la OPS la vacunación de neumococo y rotavirus es nula

El presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría en el estado Aragua, Alejandro Crespo, dijo que como consecuencia de las fallas en la inmunización se han registrado brotes de algunas enfermedades, entre ellas difteria y sarampión, tal y como ocurrió entre los años 2017 y 2019. En este período se presentaron 7 mil 054 casos de sarampión y 84 muertes, por difteria mil 790 y 294 fallecidos.

"Los entes sanitarios deben trabajar por evitar los brotes de enfermedades infectocontagiosas y que sea inmunoprevenibles en cada región", dijo.

De acuerdo a las cifras de la OPS de 2019, Venezuela sólo tiene cobertura en vacunas del más del 85% para las primeras dosis de pentavalente, BCG, y SRP. 

"La vacunación es la inversión más efectiva en salud para la humanidad, y muestra de ello es que la única enfermedad erradicada es la viruela, que se llevó a cabo mediante una campaña de inmunización en los años 1970", manifestó.

La segunda y tercera dosis de pentavalente se ha aplicado sólo en un 35 por ciento de menores, mientras que la segunda de SRP sólo 13 por ciento de la población infantil. "Algunos índices están en 0 porque el gobierno dejó de pagar al fondo rotativo de la OPS y por ende no hay despacho", expresó. En América Latina más del 45 por ciento de menores cuenta con la vacuna de neumococo, en el país la cifra es 0 por ciento.

Sí hay 

El epidemiólogo de la Corporación de Salud de Táchira, Regui Barrera, indicó que en la región hay suficiente producto biológico, el cual es distribuido a los centros para su posterior aplicación. 

Afirmó que las vacunas cuentan con la preservación de la cadena de frío, por lo cual no hay ningún problema en cuanto a su confiabilidad.

"Cuando se tiene en la nevera sólo se saca para aplicar la dosis que debe ser, el resto se mantiene guardada. Si la mamá no acude es su decisión, pues desde Corposalud se han venido realizando jornadas de intensificación en todo la región", dijo. Refirió que la aplicación de vacunación ha disminuido debido a que hay menos niños en el estado, producto del éxodo masivo por la crisis económica.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

La brigada canina: Policías de cuatro patas

| comentarios