Este trabajo no será el mejor, pero sirve para llevar la comida a la casa

Wilmer Delgado

Reciclador

Vivir del reciclaje es un azar, puede ir muy bien como pueden pasar días sin nada

David Sánchez

Reciclador

Recicladores viven del azar de la basura 

Romel Ramírez | La Prensa del Táchira.- La falta de oportunidades laborales, aunada a la crisis económica que vive el país, ha llevado a muchas personas a verse en la necesidad de esculcar en la basura con el fin de encontrar productos que se puedan vender como reciclaje, para así conseguir el sustento económico diario.

En esta situación se encuentran más de 20 personas en la avenida Rotaria.  Gran parte de estos "Recicladores" no son oriundos del Táchira, pues son venezolanos que intentaron salir del país por San Antonio, pero las limitaciones económicas, no los dejaron ir más allá de la capital tachirense.

Así lo cuenta David Sánchez, quien trabaja separando residuos y luego llevando lo reciclable para las plantas procesadoras. "Yo llegué de Caracas hace cinco años, dejando una vida hecha atrás. Acá conocí una familia y me quedé a vivir, pero es muy difícil, estoy sin documentos y viajar hasta Caracas para sacarlos es impagable para mí, el plástico me da lo de la comida diariamente, pero no mucho más, trabajar en esto es un azar, puede llegar gente generosa que te da un televisor viejo que aún funciona, como hay días que solo conseguimos desechos orgánicos sin ningún valor".

Comentó que el principal activo de los desechos sólidos es el plástico, pues es lo que mejor se conserva y el material que más abunda. De igual forma explicó que caminan hasta las plantas recicladoras en la troncal 5 donde entregan los productos.

El kilo de plástico tiene un valor de 700 pesos, mientras que los metales los cobran por pieza, los más abundantes son el aluminio y el cobre, que se encuentran en electrodomésticos. Por lo que generalmente en la semana pueden logran vender productos con ganancias de entre 30 a 40 mil pesos.

Misma situación vive Wilmer Delgado quien contó como cada mañana deben limpiar los alrededores del contenedor, para así poder soportar el fuerte olor que desprenden estos desechos. "Hacemos un esfuerzo en mantener todo lo más ordenado posible, uno se acostumbra al olor, pero en ocasiones es increíblemente desagradable".

Estos ciudadanos viven bajo el riesgo constante de contraer alguna enfermedad o infección, comentaron que desde hace años no han sido evaluados por un médico, también indicaron que en numerosas oportunidades se han lastimado e inclusive cortado con objetos filosos que se encuentran escondidos entre las bolsas de basura.

Emergencia sanitaria

Los recicladores contaron las dificultades que vivieron los días que estuvo el vertedero cerrado, ya que de un momento a otro llegaron toneladas y toneladas de basura. "Una tarde nos fuimos y a la mañana siguiente había una montaña de basura, parece que cuando anunciaron el cierre del vertedero todas las personas sacaron toda su basura a inundar las calles. Con la basura llegaron las ratas y también los zamuros, trabajar se convirtió en un verdadero reto".

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

Derrumbes cierran el paso a Macanillo

| comentarios