FRONTERA CERRADA: 6 años de pesadilla

 El cierre fronterizo se dio un 19 de agosto de 2015, en la memoria de los tachirenses será imposible olvidar como se violentó y maltrató a nuestros hermanos colombianos en el río Táchira, como se expulsaron y como posteriormente se dio el cierre de la que alguna vez fue la frontera más activa de Latinoamérica donde se llegaron a intercambiar más de 7.000 millones de dólares, hoy es una frontera quebrada, una frontera de mafias y contrabando, una tierra de migrantes y exiliados.

Pero... ¿A quién le conviene una frontera cerrada? Es claro que en términos económicos a nadie, pues las mercancías siguen pa sando por las diversas trochas, es decir, sin beneficio de aranceles ni impuestos para la República, sumado a ello el ingreso de productos que no tienen los controles salubres suficientes entran al país sin las medidas fitosanitarias respectivas, los agentes aduanales de Ureña y San Antonio han desaparecido en su totalidad y las Zonas Económicas Especiales anunciadas con bombos y platillos hoy son un fracaso más del gobierno nacional. 

Abrán la frontera de una vez y para siempre, y permitan que la legalidad retorne, cómo se puede potenciar una economía cerrada, mientras el mundo hoy comercia con más y más socios comerciales. Venezuela se ha cerrado a esta posibilidad, pues suma la salida desde el 2011 de la CAN y la suspensión del MERCOSUR quien firmó el mayor acuerdo económico de los últimos 20 años con la Unión Europea lo que significa más empleo, mayor crecimiento económico, más exportaciones, más divisas a su balanza de pagos y por ende riqueza para sus ciudadanos, claro está Venezuela está fuera de todos estos beneficios por la crisis económica y política que hoy atraviesa.

A todo ello se le suma, la hiperinflación y la desaparición de las casas de cambio del lado venezolano, los rutinarios cortes eléctricos, la covid-19 a pesar de ello sigue estando presente el espíritu emprendedor del tachirense, dulces típicos, industria metalmecánica, co nexiones, plásticos, juguetes, fiambres, licores artesanales, chocolates, fertilizantes, frutas, verduras, hortalizas, papel, plomo, alambre, zapatos, vajillas y artículos para el hogar esperan para ser exportados al mercado colombiano sumado a la necesidad hoy de importar materias primas, medicamentos, alimentos u otros a Venezuela por la crisis económica actual y la escasez presente, ésto fomentarían la balanza de pagos venezolana y ayudarían a generar nuestras propias divisas sumado al rescate de nuestro PIB que este año decrecerá hasta US$42.530 millones en el 2021 y la inflación terminaría en 2.348% según cifras del FMI, por ello vale recalcar a quién beneficia un cierre de frontera. 

Éste cierre, es importante destacar no es de la totalidad de las fronteras ni menos con toda Colombia, parece ser que el Táchira como siempre es el estado experimento, pues Paraguachón permanece abierta, solo se ha castigado la frontera del estado Táchira para con el Norte de Santander, dejando que adultos mayores, niños que van por vacunas y alimentos, pacientes con enfermedades terminales deban soportar la inclemencia de una frontera que se transita a pie. Devolvamos a la frontera su actividad comercial natural, permitamos un comercio sano, quiten los contenedores que hoy irrumpen el paso y de una vez y para siempre inauguren el Puente Binacional de Tienditas.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias
Opinion

PROSTITUCIÓN Y CRISIS EN VENEZUELA

| comentarios

Opinion

LOS RIESGOS DE LA DIVISIÓN OPOSITORA

| comentarios

Opinion

¡RECUERDOS POR ESCRITOS!

| comentarios

Opinion

DIÁLOGO EN MÉXICO

| comentarios