Más de 500 mil adultos mayores en Venezuela en situación precaria

Anggy Murillo | La Prensa Táchira.- La falta de acceso real al sistema de salud, la asignación de un monto irrisorio por concepto de pensión, una mala alimentación por cuenta del escaso poder adquisitivo y, en muchos casos, el abandono por parte de sus familiares afecta entre 500 y 600 mil adultos mayores que viven en Venezuela. Personas que en sus años de vida útil dieron sus mayores esfuerzos en las empresas para las que trabajaron, ven con desesperanza la posibilidad de vivir sus últimos años tranquilos.

La grave crisis económica en Venezuela ha afectado a la que pudiera ser la población más vulnerable que actualmente se encuentra en el país, algunos ancianos incluso se ven obligados a salir a la calle a tratar de buscar empleo, pero por su avanzada edad les son negados; otros exhiben en plazas productos viejos que les donan, esperanzados en que alguien se interese en comprarlos, de esta manera intentan solventar la falta de medicinas y comida que debería proveer el Estado a través de sus programas sociales.

Estudios realizados por la Asociación Civil Convite, a través de datos de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi), detectaron que 8 de cada 10 adultos mayores vive en situación de pobreza en Venezuela, debido a que los 7 millones que reciben por pensión equivalen a tan sólo 1,6 dólares mensuales; es decir, que con este monto no llegan a cubrir ni el 1% de lo que cuesta la canasta básica alimentaria, que hace 8 años cubría al menos el 96%.

"Los adultos mayores prácticamente son rehenes de la caja CLAP, una caja que no provee proteínas, son sólo carbohidratos y de muy mala calidad, no provee los nutrientes que necesita un adulto mayor. A esto hay que sumarle algo que insistentemente ha dicho el Gobierno, pero que es una gran mentira, dicen que hay 100% de cobertura de la pensión en Venezuela, cuando hay al menos 600 mil personas fuera de la seguridad social, no perciben ni siquiera el 1,6 dólar de la pensión", dijo Luis Francisco Cabezas, director general de Convite.

En agosto de 2018, el presidente Nicolás Maduro, anunció que el monto depositado por la pensión del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), estaría anclado al valor de medio Petro; es decir, actualmente los adultos mayores deberían estar cobrando un poco más de 123 millones de bolívares mensuales; sin embargo, ese anuncio quedó en el olvido ante la continua desvalorización de la moneda venezolana por cuenta de la creciente hiperinflación.

"El Petro quedó en el olvido, no se cumplió ni con el salario mínimo de los trabajadores activos, mucho menos con los pensionados y jubilados que aparte de esos siete millones, reciben algunos bonos que tampoco son universales, sino que son bonos que otorga el Gobierno de manera discrecional y no siempre llegan a todos los adultos mayores", aseveró Cabezas. 

Para Francelia Ruiz, directora de proyectos de Convite, el monto percibido por los adultos mayores se encuentra por debajo del umbral de la pobreza, que establece que una persona que obtenga ingresos de menos de dos dólares por día se encuentra en una situación de vulnerabilidad, en Venezuela. "Las personas mayores que dependen solamente de una pensión por vejez, viven con menos de cuatro dólares al mes, esto los deja en un escenario de precariedad bastante difícil".

De acuerdo con la encuesta de Condiciones de vida y salud de las personas mayores en Venezuela, realizado por Convite en el año 2021 y que fue aplicada a 1.200 personas, se llegó a la conclusión de que la mayoría de los adultos necesitan mínimo 50 dólares mensuales para poder cubrir gastos básicos, dejando de lado la ropa y el calzado.

"Le preguntamos a estas personas mayores si podían hacer tres comidas al día y sólo un 56% de los encuestados nos dijo que sí, pero muchos con porciones reducidas para que los alimentos les rindan. Un 41% nos dijo que reducen esas porciones al menos en una oportunidad y el 38% debe hacerlo la mayoría de las veces", comentó Francelia Ruiz.

Viven de remesas

Al consultar con algunos adultos mayores sobre en qué invertían el dinero de su pensión y cómo hacían para sobrevivir, la mayoría contestó que sólo les alcanza para uno o dos productos de la cesta básica y que no morían de mengua gracias al dinero que sus hijos u otros familiares les envían del exterior.

Eusebio González tiene 72 años y sus hijos están en Colombia, percibe dos pensiones, una del IVSS y otra de PoliTáchira donde fue funcionario, a pesar de que su ingreso es de 14 millones de bolívares, no cubre sus necesidades más básicas. 

"Mis medicinas y el resto nos toca pedirlas a nuestros hijos que están en el exterior, si no tuviéramos esa ayuda ya estaríamos muertos porque no tendríamos para comer, uno con siete millones no compra nada", denunció.

Otro caso es el de la señora Ana Francisca Méndez, de 80 años, quien a pesar de haber trabajado para el Instituto Nacional del Menor, la pensión que percibe era la que tenía asignada su esposo fallecido, comentó que la invierte en un kilo de arroz o algo de pollo, se mantiene gracias al aporte de familiares en los Estados Unidos. "Es difícil llegar a los 80 años y ver que no tenemos el apoyo del Estado al que le entregamos toda la vida", explicó.

Muchos están solos y sin ayuda

Algunos adultos mayores que consultamos en San Cristóbal aseguraron estar solos, sin ninguna persona que les pueda colaborar en caso de emergencia.

Este es el caso de Gabriel Vela, un abuelo de 73 años, a quien nos encontramos en la plaza Bolívar exhibiendo en una banca artículos que le regalaron para vender. Con el dinero de la pensión sólo logra comprar dos panes, el almuerzo se lo dan en el Ancianato Medarda Piñero, informó que vive en el sector La Castra arrimado en la casa de un señor que me deja quedar debajo de una escalera".

Los ojos de este anciano reflejan tristeza, un sentimiento que no deberían estar sintiendo las personas de su edad. A pesar que la situación país lo ha marcado, trata de ver las cosas de manera positiva, espera que esto sólo sea pasajero y poder estar aún con vida cuando Venezuela vuelva a ser la de antes.

Situación en el estado Táchira

Los jubilados y pensionados de la administración pública del Táchira no escapan de la situación. Sergio Olano, secretario de reclamos del Sindicato Único de Empleados Públicos, denunció que los adultos mayores han sido víctimas de las promesas incumplidas por parte del Ejecutivo nacional, señaló que todos los días llegan a su oficina ancianos en busca de ayuda.

"A diario se nos acercan los pensionados, buscando un auxilio y muchas veces sabiendo que nosotros tampoco estamos en la posibilidad de solucionarles, simplemente servimos de pañuelo y es muy lamentable. Yo he catalogado siempre este sistema de retribución a los pensionados como maligno, están condenados a la muerte, para mí eso es un genocidio", señaló.

El vocero explicó que existen en total 2.925 jubilados y que no hay una gratificación por sus años de trabajo, teniendo en cuenta que es un deber del Estado otorgar los medios de subsistencia para la retribución de sus años de servicio.

En el caso de los jubilados de la Alcaldía de San Cristóbal, Carlos Caires explicó que son alrededor de 740 ciudadanos que perciben 14 millones de bolívares, que tampoco les alcanza para sobrevivir.

"En esta época de la vida es cuando más necesitamos los recursos para solventar nuestra alimentación, nuestra medicina, casi el 70% padecemos de una enfermedad. Ese sueldo es mísero para nosotros", aseveró.

Además denunció irregularidades que se estarían cometiendo en el seno del organismo, pues explica que hay al menos 26 nuevos jubilados que reciben entre los 400 y 500 millones de bolívares mensuales, destacó el caso de una exfuncionaria del Ayuntamiento que fue jubilada con seis años de servicio como docente II, cuando ni siquiera estudió la carrera. "El sueldo de la señora se debió a una componenda, hemos denunciado y no nos dan respuesta", explicó Carlos Caires.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Nacionales

Falleció padre de Henry Falcón

| comentarios

Nacionales

Falleció el cardenal Jorge Urosa Savino

| comentarios