Un rosario de problemas aquejan a la olvidada Macanillo

Romer Ramírez | La Prensa Táchira.- Rodeados de la inmensidad de la montaña en medio del Parque Nacional Chorro El Indio, los habitantes de Macanillo padecen adversidades por todos los flancos. La principal dificultad que los aqueja son los 21 km de carretera que conectan a la pintoresca comunidad con la ciudad de San Cristóbal, los cuales se encuentran en total abandono y desidia.

Nada más al pasar la entrada del parque se empiezan a notar los problemas. La realidad para los pobladores de la parroquia Romero Lobo se encrudece con el avance hacia el interior de la montaña. Al menos 77 afectaciones significativas hay en la vía, las de mayor gravedad son tramos de carretera con desniveles de hasta 1 metro, kilométricas troneras y los caminos de tierra, fango y piedra que ocuparon el lugar de la carretera. Aunado a esto, el sector está a la merced de 12 barrancos que con la mínima tempestad desprenden toneladas de tierra y rocas en la golpeada vialidad.

Más del 70% de todos los obstáculos del camino se encuentran al pasar el atractivo turístico natural del Chorro El Indio, un ejemplo de esto son los precipicios llamados Barranco negro y Barranco rojo que son los que más complicaciones generan al sector, ya que por la magnitud de sus deslizamientos han dejado completamente incomunicado a Macanillo y a otras 12 aldeas hasta por seis meses.   

En la actualidad el paso es a riesgo, solo las camionetas 4x4 y las motos pueden llegar a estos destinos, por lo que más de 3000 personas se encuentran prácticamente aisladas del resto del mundo. 

Los deslizamientos de tierra son adversidades con las que los residentes están acostumbrados a vivir, las constantes lluvias y el suelo arcilloso son la combinación perfecta para este tipo de desastres; en otrora los entes gubernamentales solventaban los problemas en pocos días, pero desde hace meses estos pueblos se deben hacer cargo de todo ellos solos, por el desinterés y abandono de sus gobernantes.

Aislamiento

Al llegar a la localidad el aislamiento es notorio, la red de telefonía es mínima y solo en ciertos sectores entran y salen llamadas, la conexión a internet es limitada y solo quienes pueden costear el internet colombiano tienen acceso al servicio. 

La mayoría de las actividades económicas se manejan en divisas, pues la única forma de suministro la hacen los comerciantes en motos, es el caso de Yerson Márquez, quien comentó que "semanalmente se deba bajar a la ciudad, es un camino tormentoso y más cuando uno viene cargado de mercancía, el trayecto de una hora y media se vuelven tres y aun así trato de mantener los precios lo más parecido a San Cristóbal". 

En tanto los servicios públicos muestran graves deterioros; la luz eléctrica falla constantemente, aunque el prefecto del pueblo Yan Roa indicó que en el último año ha mejorado bastante. "Anteriormente se nos iba la luz hasta dos días, ahora dos o tres horas al día".  

Casi la totalidad de los pobladores cocinan con leña, lo que ha provocado constantes problemas respiratorios, desde hace cinco meses no le es suministrado gas y quienes aún tienen lo compran con sobreprecio de hasta 200% más 40 o 50 mil pesos por él envió al pueblo. 

Deisy Daza, habitante del sector comentó que "desde hace cinco años no contamos con transporte público, no hay médico desde hace tres años y tampoco policías". Los pocos maestros enfrentan múltiples adversidades por la falta de acceso a las comunicaciones y el liceo no está apto para impartir los cinco años de escolaridad, pues solo cuentan con dos salones.

La comunidad se mantiene en pie sin ningún tipo de ayuda, la fortaleza y gallardía de su gente los han hecho sobrellevar una a una las adversidades que les presenta las inclementes condiciones en las que viven, ante la mirada indolente de las autoridades.  

7 años sin servicio

Yan Rosa, prefecto de Macanillo dijo que pese a ubicarse dentro de un parque nacional, con todas las restricciones ecológicas que eso acarrea, las comunidades se han visto forzadas a crear vertederos improvisados en la vía, pues el servicio de aseo urbano no se hace presente en el aislado poblado desde hace 7 años. El pueblo permanece limpio, los locales se sienten orgullos de los colores de su pueblo y hay normas estrictas para deshacerse de los desperdicios. Estos vertederos representan un foco de contaminación de proporciones inimaginables, pues al ser un área protegida habitan fauna y flora en peligro de extinción, sin mencionar que el parque es hogar de decenas de nacientes de agua que suministran el vital líquido a comunidades de varios municipios. La comunidad dispuso libremente de tres vertederos improvisados en sectores aislados.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias
Comunidad

El Valle se desploma ante la indolencia del Gobierno

| comentarios

Comunidad

EN EL BOLÓN LAS CASAS SE ESTÁN CAYENDO A PEDAZOS

| comentarios