Crisis pasa factura a las iglesias

Holiancar Contreras | La Prensa Táchira.- Paredes agrietadas, techos con goteras, y en algunos casos con moho es lo que se ve en algunas iglesias de San Cristóbal, donde la falta de recursos impide a los sacerdotes realizar reparaciones mayores que, sumado a la pandemia por covid-19, han traído como consecuencia el deterioro paulatino de las instalaciones de las distintas iglesias de San Cristóbal.

A esta situación se le une el poco apoyo por parte de quienes están frente a los entes gubernamentales, quienes no destinan un presupuesto para aportar a los templos y contribuir con su mantenimiento. 

Estos espacios religiosos ahora sobreviven de la buena voluntad de los feligreses, quienes colaboran para que no se deterioren aún más los templos, puesto que algunas de estas infraestructuras muestran grietas, otras la humedad, sin obviar a las que han sido víctimas del vandalismo en sus fachadas y están llenas de grafitis. 

El sacerdote José Lucio León, párroco de la Catedral de la Diócesis de San Cristóbal, mejor conocida como la Catedral, explicó que el mantenimiento de las edificaciones eclesiásticas se han visto afectadas por la situación económica, social y el poco sentido de pertenencia entre los fieles. Asimismo, aseguró que cada parroquia es autónoma y que la misma debe procurar proyectos y recursos para mantener, dentro de sus posibilidades económicas, las instalaciones de los templos.

 "El mantenimiento de la iglesia compone todo lo que es infraestructura y no nada más la infraestructura, es todo lo que se usa para la misa como vasos sagrados, ostias, vino y limpieza, y para eso contamos con los consejos económicos". 

Cada comunidad parroquial debe establecer el Consejo de Asuntos Económicos, el cual debe estar formado por miembros de la parroquia, además de personas calificadas y profesionales en el área de administración y finanzas, a fin de poder tener al día los ingresos que lleguen. 

Los mismos son los encargados de buscar el capital monetario y de solventar los diversos inconvenientes de la iglesia, entre esos el mantenimiento de las infraestructuras.

Urge mantenimiento

En la ciudad de San Cristóbal hay varias iglesias en las que su infraestructura presenta notorios daños, y el deterioro se hace presente en cada rincón del templo, a pesar de los esfuerzos que hacen los sacerdotes y colaboradores por mantener los espacios. La crisis que existe y la falta de ingresos pasan factura y les impide realizar las reparaciones de los templos.

Tal es el caso de la iglesia San Juan Bautista, mejor conocida como la iglesia de la Ermita, ubicada en el centro de la capital tachirense. Este espacio tiene 114 años de fundado, considerada una de las más antiguas e icónicas del Táchira, por su historia. Su infraestructura ha presentado un pronunciado deterioro que ameritó mano de obra calificada para reparar los daños. 

Así lo dijo el padre Nepomuceno Hernández, párroco de esta iglesia, quien considera que este templo es "una joya arquitectónica", que necesita constante mantenimiento y que por diversos factores no se habían podido realizar. 

El padre Nepomuceno Hernández, manifiesta que esta iglesia ha resultado ser una de las más deterioradas del estado Táchira, y que la falta de mantenimiento trajo como consecuencia una notable filtración que dañó parte de las instalaciones del templo.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias