Zarifa Ghafari, la alcaldesa en peligro de muerte en Afganistán

Agencias | La Prensa del Táchira.- Zarifa Ghafari, actual alcaldesa considerada como la primera mujer en asumir el cargo en Maidan Shahr, capital de la provincia de Vardak y la más joven en Afganistán, es una de las mujeres que corre peligro en medio de la situación de la toma de varias ciudades, incluida la capital Kabul, en Afganistán.

Ghafari habló con la BBC hace tres semanas desde su apartamento de Kabul. Con los talibanes preparándose para asumir el control en la capital después de su avance, ella estaba esperando que los militantes islámicos vinieran y la mataran.

"Estoy sentada aquí esperando a que vengan. No hay nadie que nos ayude a mí ni a mi familia. Solo estoy sentada con ellos y mi esposo. Y vendrán por gente como yo y me matarán. No puedo dejar a mi familia. Y de todos modos, ¿a dónde iría?", dijo.   

Su padre ya fue asesinado

Como símbolo de avance y de modernidad que representa Ghafari, con frecuencia los talibanes han jurado matar a la mujer. Su padre, el general Abdul Wasi Ghafari, fue asesinado a tiros el 15 de noviembre del año pasado, solo 20 días después de que fracasara el tercer atentado contra su vida.

"Estábamos pensando que Kabul no colapsaría ante los talibanes", dijo a Farzana Kochai, un diputado afgano. Agregó que "decenas de miles de familias huyeron a Kabul en busca de seguridad y ahora vivían en las calles y parques. Si el poder se transfiere del gobierno a los insurgentes, esas familias tendrán que regresar a sus hogares y vivir bajo el gobierno de los talibanes", reseñó el portal Spanish Revolution. 

¿Quién es Zarifa Ghafari?

Es una de las pocas mujeres que ejerce como primera edil en este país y, tras amenazas de muerte, sobrevivir a varios atentados fallidos y el reciente asesinato de su propio padre, sigue al pie del cañón, según reseña El Mundo de España en un trabajo publicado el pasado mes de enero.

El día en que Zarifa Ghafari tomó posesión del cargo, una turba de vecinos salió a recibirla con palos y piedras. Era verano de 2018, y Ghafari se acababa de convertir en una de las pocas alcaldesas en Afganistán, donde casi dos décadas después del derrocamiento de los extremistas talibán no se ha logrado escampar la densa niebla del patriarcado. Han pasado dos años, numerosas amenazas de muerte, varios atentados fallidos y el asesinato de su propio padre y la alcaldesa sigue en pie. Por él.

La dirigente, de 27 años, alterna esta conversación con breves despachos con sus asesores, a quienes rebate y ordena con firmeza. Su pequeña revolución, pese a las amenazas, está triunfando.

Defensora de las mujeres 

"Soy una mujer joven, pero con un gran poder para traer cambios", prosigue. "Podría haber elegido trabajar en una gran ciudad como Kabul, donde la seguridad es mejor y hay más espacio para las mujeres, pero yo quería un lugar como Maidan Shahr, donde las mujeres todavía somos consideradas el sexo débil, donde no tenemos los derechos apropiados y se nos ignora incluso como seres. Como líder quiero traer esperanza, especialmente a las mujeres. Que tengan poder y puedan creer que pueden".

Este ejercicio de patriotismo, en Afganistán, se paga con la vida. Zarifa Ghafari lo sabe. A finales de marzo pasado, hombres armados abrieron fuego contra su convoy mientras circulaba por una carretera de provincias. El 3 de octubre pasado volvió a ocurrir. Esta vez, la potencia del vehículo en el que viajaba le salvó la vida. Tres enmascarados dispararon, pero logró zafarse acelerando. Una semana antes ella misma había publicado en las redes sociales una carta con amenazas de grupos armados.

Fuentes: Fuente: Spanish Revolution y El mundo 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias