Acceso a la justicia: Camino espinoso para mujeres violentadas

Anggy Murillo | La Prensa del Táchira.- La lentitud de los procesos, la falta de seguimiento por parte de los organismos competentes, el poco personal en las oficinas del Ministerio Público y la nula capacitación de quienes se encargan de recibir los casos de violencia de género, son parte de los problemas a los que se enfrentan las mujeres del estado Táchira para tener acceso a la justicia en caso de agresiones. 

Los diferentes obstáculos que existen en cada paso, hace que la mujer desista o pierda el interés de continuar en un proceso donde sus derechos a tener una vida sin violencia son vulnerados. 

Raiza Ramírez, abogada penalista, explicó que actualmente en la entidad existen solo dos Fiscalías capacitadas en esta área, por lo que muchos casos estén represados y al no hacerles seguimiento, se pierde la confianza en el sistema de justicia venezolano.

En algunos casos las víctimas son acusadas por los funcionarios de ser las culpables de la violencia, "no le prestan la atención debida, se toma como prioridad a los delitos graves, cuando sabemos que los que no son tan graves, las agresiones físicas, por ejemplo, se incrementan e incluso pueden llegar a terminar en femicidios".

En el Ministerio Público solo hay un psiquiatra y un psicólogo que son habilitados en los casos que ameriten una solución inmediata, el restante de procesos se envían al Servicio Nacional de Medicinas y Ciencias Forenses (Senamecf) donde otorgan citas hasta dos meses después, pues solo tienen siete forenses, tres psiquiatras y no hay psicólogo.

"En los casos de violencia sexual a veces no hay el médico forense mujer y por lo que tardan más tiempo estos procesos, no hay psicólogos en las medicaturas forenses, no es que no vino un día, es que no hay personal", denunció Ramírez.

Una de las víctimas de la lentitud de los procesos, identificada como "Josefina", señaló que acudió a instancias judiciales luego de sufrir maltrato psicológico, verbal y físico por parte de su expareja. Inicialmente acudió a Intamujer y su caso pasó a la Fiscalía, quienes la enviaron para una evaluación psicológica en el Senamecf. "Ahí murió todo. Me cansé de ir en varias oportunidades a buscar resultados. 

En una ocasión el psicólogo o la forense estaba de reposo, tuve que esperar dos semanas. Volví a ir y nada de los resultados. Me enviaban de nuevo a la fiscalía. En esa oportunidad los ascensores del Ministerio Público no servían y en medio de tantas vueltas, desistí", señaló

La denunciante destacó que así el Ministerio Público asigne un fiscal para el caso, los trámites terminan cuando se tiene que acudir al forense. "Todo se convierte en burocracia, que si falta papel, transporte. En varias oportunidades me ofrecí para llevar y traer a la doctora con tal y ella me firmara los papeles, pero nunca pude sacar los resultados. En la Fiscalía 20 sí me atendieron pero nunca se procedió a nada. Las medidas me las otorgaron en un papel de baja visibilidad porque ni material de oficina tienen".

Toda este viacrusis, genera una gran afectación psicológica a las víctimas y, en muchos casos, según explicó la psicólogo, Olga Ramírez, al ver que no se tiene un acceso real a la justicia, terminan por normalizar la violencia y solo cambian esa visión cuando se llega a un punto de quiebre y cuando se le causa un daño relevante con el que incluso han podido perder la vida. "Ya cuando la mujer quiere salir de ese círculo se da cuenta que está completamente aislada, no tiene a nadie, ni contactos, ni amigos. Cuando van a buscar esa ayuda no tienen a quien recurrir realmente"

La especialista destacó que las mujeres llegan a consulta con vergüenza, miedo, inseguridad y con un auto concepto equivocado. "Han dejado todo el control de la relación a su pareja, la mayoría sufrió de violencia en el hogar desde que están pequeñas y normalizan tanto esta situación que son patrones que se repiten cuando deciden formar sus familias". 

Cifras

Desde el primero de enero hasta el 26 de julio de este año, el Ministerio Público ha recibido 929 denuncias por violencia contra la mujer, aproximadamente 4 casos por día. La violencia psicológica y la física encabezan la lista con 369 y 300 casos respectivamente, le siguen las amenazas con 109 casos, el acoso u hostigamiento con 107 casos, la violencia sexual con 16 casos, actos lascivos con 9 casos, los femicidios con 8 casos, la violencia patrimonial con 7 casos, la prostitución forzada, el acoso sexual, la violencia obstétrica y la ofensa pública, suman un caso cada una. De la cifra total de casos, un 26,4% equivalente a 245 casos, han sido resueltos por la Fiscalía.

Cuatro meses para resolver

El artículo 79 de la Ley Orgánica sobre el Derecho de la Mujer a una vida libre de violencia, establece que el Ministerio Público dará término a la investigación en un plazo de cuatro meses, pero muchas veces no se cumple.

"Eso no es justicia, aun cuando en un momento determinado el imputado resulte culpable y se le condene. No se puede considerar justicia a la justicia tardía", dijo Raiza Ramírez.

Luego de transcurrir los cuatro meses, el MP puede solicitar una prórroga de hasta 45 días para dar por culminada la investigación, ya que luego de asignarse la fiscalía correspondiente, se tiene que citar testigos, cotejar pruebas e incluso, intervención telefónica. Desde el ente aseguran que todas las denuncias son atendidas de manera oportuna, la demora continúan siendo los informes que debe emitir el Senamecf y no son agilizados por la falta de personal.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias