Informalidad golpea al sector turismo en el eje fronterizo

Redacción | La Prensa Táchira.- El auge migratorio que desde hace unos cinco años vive la frontera tachirense con la salida de miles de venezolanos que buscan mejores oportunidades en el exterior, ha causado el incremento de la informalidad en diversos sectores de la economía y el turístico no es ajeno a ello. 

Aunque en la región hay atractivos naturales, paisajes, sitios históricos, plazas y parques la actividad turística en el eje San Antonio-Ureña prácticamente se ha reducido a los servicios que ofrece la hotelería, donde la empresa privada ha hecho importantes inversiones en infraestructuras destinadas a garantizar no sólo el alojamiento del visitante, sino también el esparcimiento con piscinas, áreas verdes, de recreación y de eventos.

Sin embargo, la ocupación de la infraestructura hotelera fronteriza, que en el pasado estuvo reservada para empresarios, comerciantes, viajeros y turistas que iban o venían a disfrutar de las playas de la costa venezolana, colombiana o de otros destinos del continente, ha venido en picada por diferentes motivos, siendo quizás uno de los principales la proliferación de improvisados hoteles, posadas y hospedajes caseros que surgieron a raíz del movimiento de migrantes.

La presidenta del recién creado Capítulo Frontera de la Asociación Tachirense de Turismo, Angie Nieto, afirma que en este momento la ocupación en los hoteles formalmente constituidos, con licencia de Inatur, es mínima. Oscila entre 15 y 20 por ciento de la capacidad de cada recinto. 

Si bien considera que el turismo en general de la frontera se ha visto impactado por la situación económica, la pandemia de covid 19, cierre del paso por los puentes internacionales, desaparición de agencias de viaje y operadores turísticos, el cese de vuelos comerciales por el aeropuerto Juan Vicente Gómez, también cree que la proliferación de recintos hoteleros que aún no cuentan con los permisos formales, pequeñas posadas, hospedajes informales ha incidido en la baja demanda de servicios en los hoteles con larga tradición.

Informales abundan

Se estima que en San Antonio no llegan a 20 los hoteles que cumplen con los requisitos formales y pagan impuestos para prestar el servicio. Sin embargo, "las posadas, hospedajes y hoteles informales abundan", dice Leila López, encargada de uno de los hoteles con mayor tradición y antigüedad en la población. Dice que este hotel hace unos 25 años recibía a turistas que iban de paso, clientes que llegaban a la frontera por razones de negocios o trabajo. Sin embargo, la demanda de servicio fue disminuyendo con el pasar de los años por diferentes problemas que afectan a la frontera y se agudizó con la pandemia. El recinto cuenta con 45 habitaciones y en la actualidad hay semanas en la cuales no se alquila ni una. 

"Mientras los informales no pagan impuestos, a los formales nos están estrangulando con impuestos y el costo de los servicios, porque en plena pandemia subieron las tarifas. Hay hoteles que están pagando hasta 400 millones mensuales por electricidad y se duplicó la facturación de otros servicios. Vemos que no hay voluntad del Gobierno para reactivar al sector hotelero, que por pandemia estuvo cerrado desde mediados de marzo hasta diciembre de 2020", agregó.

Costos baratos

Administradores de hoteles con mayor tradición en San Antonio afirman que la competencia desleal generada por la proliferación de hospedajes informales, ha afectado de manera significativa la ocupación hotelera. 

Mientras en uno formal, el alquiler de una habitación puede costar 25 o 30 mil pesos. "Hay recintos donde regalan la habitación por 5 mil o 6 mil pesos", expresó el encargado de un hotel autorizado, el cual dispone de 28 habitaciones y al día alquila 1 o 2.

Por la pandemia, los hoteles estuvieron cerrados del 14 de marzo al 2 de noviembre de 2020.

Despidos

La baja ocupación hotelera ha originado el despido de trabajadores, pues los ingresos no dan para mantener la nómina. Un establecimiento que ocupaba a nueve empleados, ahora sólo tiene tres, quienes deben dividirse las tareas de recepción, lavandería y mantenimiento. El desempleo en el sector ronda por el 67%.

"Aquí trabajábamos seis personas y ahora sólo quedamos dos haciendo de todo", dijo Norelkis Galvis, empleada de otro hotel, quien agregó que la ocupación "está grave". 

Los hoteles reabrieron desde finales del 2020; sin embargo, la clientela es muy baja. 

Reactivación 

Asotatur aboga por la reapertura de los puentes internacionales, pues esa medida incentivará el turismo y mejorará la ocupación hotelera.

En San Antonio desaparecieron las agencias de viajes que ofrecían planes de esparcimiento hacia las playas y otros destinos turísticos de Venezuela, y también al exterior. Algunos operadores se fueron para el lado colombiano. 

Con el movimiento migratorio que hay en la frontera se han instalado empresas que ofrecen traslados hacia Suramérica, pasando al viajero por las trochas.

La asociación también considera necesario recuperar los pocos espacios turísticos que tiene San Antonio, como el Patinódromo, el parque de La Aviación, El Mirador de Cristo Rey, lugares que están bastante abandonados.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias
Frontera

Asesinan a mujer en trocha de El Escobal

| comentarios