En Buena Vista viven entre el barro y el olvido

Holiancar Contreras | La Prensa de Táchira.- Calles de tierra, pequeños ranchitos de zinc, agua no purificada, poco acceso vehicular, entre la fe y el olvido así viven los habitantes del sector Buena Vista en Santa Ana, municipio Córdoba, quienes sobreviven entre la pobreza y las carencias. La mayoría de las viviendas son construidas por sus propietarios, sostenidas entre el zinc y uno que otro bloque. Sobreviven entre el lodo, la falta de los servicios públicos y el olvido de las autoridades. 

Para Aminta Pacheco todos los días se le hace más difícil sobrellevar las necesidades, vive sola con sus dos nietos, una de nueve años y otro de año y medio. Comen lo que diariamente les dan de buena voluntad sus vecinos. Los padres de su nieta de 9 añitos fallecieron a consecuencia de un accidente automovilístico. Mientras, que los del menor de año y medioviven en Colombia, pero su estadía en el vecino país se les ha tornado complicada, y no han podido enviar dinero ni regresar a Venezuela. A sus 68 años, una que otra vez consigue limpiar casas en Santa Ana y con eso logra reunir algún "dinerito" para comprar comida para los tres. 

Cada vez que llueve debe ubicar junto con su nieta varios tobos en distintos puntos de su casa, las goteras en su ranchito de zinc no soportan las torrenciales lluvias. "Aquí uno vive como puede, lo único que tengo es mi casita y mis niños". Pacheco levantó poco a poco su humilde hogar con láminas de zinc, las que con los años ya se han ido desgastando.

Este sector está constituido desde 2001, y desde entonces nunca han contado con asfalto, sus colinas son sólo tierra y pasto, y para trasladarse de un sitio a otro los vecinos deben tener la mayor precaución para no resbalarse. Cuando cae la lluvia se convierte en un completo barrial que les dificulta aún más el movimiento por la zona. 

"Aquí vivimos entre el barro y el olvido", así lo manifestó Nancy Rondón, quien siempre ha vivido en Buena Vista, cuenta que las autoridades se hacen de la vista gorda ante las necesidades que presenta la comunidad. "Aquí sólo se benefician los privilegiados, unos reciben el gas y el CLAP, y los otros como yo no recibimos nada", expresó. 

Sin paso

La Quebrada La Ratona hace cinco años acabó con el paso vehicular que permitía el acceso de carros hacia el sector. Para acceder a Buena Vista, se debe caminar a través de un pequeño puente de guerra, donde sólo a pie o en moto se puede pasar. Aún ninguna autoridad gubernamental ha tomado en cuenta las solicitudes de la comunidad, y la entrada del sector continúa en las mismas condiciones. 

Por lo restringido del paso, el camión del aseo urbano no llega hasta el sector, por lo que sus habitantes deben optar entre tirar la basura a la quebrada, o pasar el puente y llevarlo a otro lugar donde el camión tenga acceso. La quebrada La Ratona se ha convertido en el basurero de la comunidad, lugar que lamentablemente se encuentra completamente contaminado. 

"Nos toca caminar un pedazo hasta la entrada para poder botar la basura, el aseo no llega hasta aquí por el paso de la quebrada", así lo explicó Rosangélica Sanabria, una joven madre de tres niños, quien habita en el sector desde hace quince años, y cuenta las penurias que tienen que pasar para poder deshacerse de los desechos sólidos diariamente por las restricciones hacia la zona. "Vivir aquí es complicadito, pero ya nos acostumbramos". 

Otro de los graves problemas que tiene la comunidad está en las pocas horas de luz que tienen, lo cual les dificulta a los más pequeños ver clases online, que durante un año y medio de pandemia se ha convertido en la nueva metodología de educación implantada por el gobierno Nacional. A lo que los padres y los niños del sector se han tenido que adaptar a pesar de las precariedades, poca luz y el no conocer mucho sobre algunos temas.

Un grupo de vecinos de la comunidad procura ir cuando puede hasta el dique, el cual es el canal que proporciona el agua hacia la zona. Este queda ubicado en la parte alta de Buena Vista. 

Para llegar a esta toma es complicado por lo lodoso del camino. Sin embargo, es primordial llegar hasta allá, para poder ejecutar labores de limpieza y así evitar que el agua llegue sucia. 

El agua que les llega por tuberías no es del todo limpia. Ana Molina es una de las habitantes de la zona, y dice que de no ser por el grupo de vecinos que sube hasta el canal del agua, no contarían con el servicio. "El agua nos llega limpia porque los muchachos se ponen de acuerdo para limpiar, por lo menos casi nunca se nos va", dijo. 

Calles a oscuras 

Además de tener calles sin asfaltar, tampoco tienen alumbrado público, los postes sólo son un adorno más. Algunos de estos artefactos tienen sus bombillos quemados, otros presentaron fallas, y aunque la comunidad ha enviado en reiteradas ocasiones solicitudes a la Alcaldía del municipio Córdoba para que les sea solventado el inconveniente, las mismas no han sido atendidas. 

Por ende, los vecinos han tomado la iniciativa, de realizar conexiones caseras en las entradas de sus casas, para así darle algo de claridad a las noches, eso es lo que todos los días hace Adrián Osorio, como puede conecta unos cables para que la calle donde vive no se vea tan oscura. "Nosotros mismos sacamos un bombillo, el que puede saca el suyo para que no se vea tan negro todo". 

Los cortes eléctricos también se hacen presentes en Buena Vista, la comunidad puede pasar hasta cinco o más horas sin luz, lo que dificulta el trabajo de quienes cocinan en hornillas eléctricas. "Si no hay luz, hay que esperar que llegue para cocinar", así lo manifestó Pedro Sánchez, quien no suele usar la leña como medio para cocinar, prefiere la cocina eléctrica y espera que finalicen los largos cortes de luz para preparar sus alimentos. Explica que le cuesta reunir los 15.000 pesos colombianos o 15 millones de bolívares, el cual es el valor de una bombona de gas pequeña.

Sin esperanzas 

Cirilo Rangel vive solo con su hija luego de enviudar hace viarios años. Rangel presenta problemas de salud, sufre del azúcar. Amerita hacerse constantemente exámenes y requiere medicamentos, los que no puede costearse por los precios tan exagerados. Su hija limpia casas, y es la que produce los ingresos económicos para el hogar, a pesar de tener una discapacidad cognitiva. "Ella es la que trabaja, a pesar de su condición y vivimos como podemos". 

Desidia

Este sector de Santa Ana fue olvidado por los entes gubernamentales, ninguno les da respuesta. "Todo es una desidia". Según las autoridades municipales, no cuentan con la maquinaria adecuada para asfaltar las calles, además de no tener asfalto caliente que sería el idóneo para realizar el trabajo en la zona. Así lo afirmó Albert Contreras, ingeniero de la Alcaldía de Córdoba.

Entre el conformismo, las pocas esperanzas, la precariedad de los servicios, las calles de lodo y la buena voluntad e iniciativa transcurren los días de los habitantes del sector Buena Vista, quienes se acostumbraron a vivir en condiciones poco factibles debido a la notoria crisis económica que no le da más opciones, sino de vivir entre la pobreza, la escasez y falta de oportunidades.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias