Comercios jaureguinos cuentan con un aliado bendito

Holiancar Contreras | La Prensa de Táchira.- El Santo Cristo del Rostro Sereno, además de proteger a su pueblo fiel, también protege a los comercios que hacen vida en el municipio Jáuregui. La mayoría de los establecimientos del casco central de La Grita tiene algún pendón, afiche, pieza de yeso, estampita o calcomanía con la imagen del Cristo como símbolo de protección y creencia ante el poder milagroso que tiene el santo en su pueblo. 

Eduardo Méndez es fiel creyente del Santo Cristo de La Grita, desde que era un niño en sus raíces familiares le inculcaron la fe. A pesar de que en su negocio se vendan imágenes y objetos religiosos, cuenta que para él tener una imagen del Santo Cristo representa protección y seguridad. "Además de ser nuestro patrono y de ser muy milagroso, yo le encomiendo la salud, el negocio, todo, por eso siempre tengo una imagen de él". 

Méndez no es el único comerciante que encomienda su negocio cada mañana al iniciar su jornada de trabajo. Lilibeth Labrador está al frente del negocio familiar que ha pasado de generación en generación. Cuenta que sus padres han sido muy devotos del Santo Cristo y le enseñaron a creer en él. En su comercio siempre mantiene una imagen del patrono. "Todos los días, desde el comienzo de la jornada hasta el final agradezco las bendiciones que nos da, bueno o malo el día, él está con nosotros". 

Para Eduardo Vega, el Santo Cristo significa motivación y el que le ha dado la perseverancia para alcanzar distintas metas importantes durante su vida. Vega es uno de los panaderos más reconocidos en el municipio, ha participado en diversos concursos nacionales e internacionales de esta misma índole. "Él nos da mucha fuerza, cada mañana agradecemos y pedimos que el día sea productivo, él nos ha ayudado a ganar premios como panaderos, y todo fue gracias a la sabiduría que nos dio el Santo Cristo". 

La imagen del Sagrado Rostro no sólo permanece en locales de La Grita, sino en negocios de jaureguinos que decidieron intentar en otros estados del país y como símbolo de protección, respeto y devoción al santo de su pueblo mantienen una imagen en sus locales para rendir tributo y agradecimiento a sus raíces.

La fe hacia el Rostro Sereno no sólo está vigente en los gritenses, sino en personas que vienen de otros lugares y al conocer lo milagroso del santo se convierten en fieles creyentes y en nuevos devotos.

Tal es el caso de Sara Rincón, quien es oriunda de Colombia, pisó tierra gritense hace más de 15 años. Al llegar junto a su esposo les obsequiaron una imagen del Santo Cristo para que fuera puesta en su local, al escuchar y presenciar milagros que mostraban el nivel de fe que tenían personas de su entorno comenzó a creer en los milagros del Cristo, desde entonces se convirtió en una devota más. "Desde que me regalaron la imagen ahí la puse y le tengo mucha fe, nos ha dado muchas bendiciones desde que llegamos a La Grita", dijo.  

"Representa la fe, la religión, la creencia, cada día uno pide al Santo Cristo que nos proteja y nos cuide, le agradezco tanto por la vida", ese fue el testimonio de Jaime Fernández, quien reafirma su creencia hacia el santo por recibir muchos milagros para él y su familia.  

Su hijo sufrió de un tumor en el estómago y pidieron al Santo Cristo que le concediera larga vida y que pudiera superar esta cruel enfermedad. Desde que su hijo salió ileso de este padecimiento, la fe hacia el santo aumentó mucho más y cada día agradece el don de la vida. Es por ello, que al entrar a su local lo primero que se puede percibir es la imagen del Rostro Sereno como muestra de agradecimiento. 

Los comercios jaureguinos cuentan con un aliado celestial, un protector que los cuida y un asesor que los guía para sus ventas y movimiento diario, los cuales genera la economía en el pueblo. La mayoría de los establecimientos del centro y los alrededores de La Grita cuentan con una imagen del santo.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias