Moronta pide no dejarse manipular por ideologías deshumanizantes 

Redacción | La Prensa del Táchira.- El obispo de la Diócesis de San Cristóbal, monseñor Mario Moronta manifestó que este seis de agosto nuevamente se celebra la festividad del Santo Cristo de los Milagros, de La Grita, siendo una oportunidad para fortalecer la fe, confianza, en la serenidad de la esperanza, y el amor.

"Debido a la pandemia que no deja de hacer sus efectos en medio de nosotros, se tomó la decisión igual que el año pasado de realizar la peregrinación de modo virtual. Incluso, la celebración eucarística será a puertas cerradas de acuerdo a las directrices ya conocidas, sin embargo, eso no significa que deje de ser el punto de referencia nuestro durante estos días como en el resto del año" indicó.

Precisó que, como dice Pablo, "debemos esperar contra toda esperanza. Eso requiere no dejarnos manipular por ideologías deshumanizantes ni por ofertas alejadas de la realidad por quienes lo que buscan es su propio interés. La esperanza verdadera supone y exige la comunión entre todos con amor fraternal" dijo Moronta.

El ejemplo del Santo Cristo invita a fortalecer el amor que todo lo puede. Atravesamos muchas expresiones de una grave crisis. En el fondo, es una crisis de desamor. El amor vence al odio, que es uno de los males más presente en la sociedad. El Cristo de los Milagros supo vencer en todo momento el odio y la venganza. No olvidemos que vino no a condenar sino a dar su vida por la salvación de todos.

El Santo Cristo de La Grita es, junto con la imagen de María del Tachira, N. Sra. De La Consolación, el icono que inspira la fe de este pueblo tachirense y de la Iglesia local de San Cristóbal. Es el único y verdadero protector en el cual confiamos y de quién recibe fortaleza y sabiduría la población. 

"Cada vez que acudimos a él, sea en forma publica como privada, podemos asumir la invitación del profeta de "contemplar al que traspasaron". Contemplar desde la fe supone no solo admirar los rasgos destacados por el artista de la hermosa talla de hace 411 años. Es mucho más que eso, pues se trata de un ICONO con un mensaje que nos alienta y desafía a seguirlo y tener sus mismos sentimientos reforzando el prodigioso hecho de ser discípulos suyos. Contemplarlo, entonces, nos permite seguir descubriendo la enseñanza que, a través de las manos de aquel Fray Francisco, el Señor de los Milagros del Rostro Sereno nos sigue transmitiendo" dijo.

"Hoy podemos fijarnos en Él como el verdadero profeta, esperado y cumplidor de las promesas de salvación, tal y como lo avizoro el autor sagrado en el Libro del Deuteronomio. Su mensaje se cumplió por una razón fundamental, ya que es la Palabra encarnada y dada a conocer en su Persona, con dichos y acciones y, sobre todo con su entrega redentora y pascual" indicó. 

Resaltó que las páginas del Antiguo Testamento brindan la oportunidad de entender lo que significa un profeta. Ser profeta no significa adivinador del futuro. Es, "antes que nada, ser vocero de Dios para su pueblo. Por eso, como nos lo recuerda el libro del Deuteronomio, presta sus labios a Yahvéh a fin de que Éste ponga en ellos sus divinas palabras. Esa será la experiencia de Jeremías e Isaías, como la de Moisés" agregó la autoridad eclesiástica" agregó.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias
Locales

Las Vegas de Táriba invadida de huecos

| comentarios