México no tuvo respaldo para enjuiciar a expresidentes

Agencias | La Prensa del Táchira.- La consulta popular promovida por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, celebrada este domingo, no logró la participación necesaria para decidir emprender procesos de enjuiciamiento contra expresidentes del país. 

Con apenas una participación inferior al 8 % del padrón electoral, la consulta popular queda desestimada. Además de la insignificante participación, quedó en evidencia una abrumadora victoria del "sí" -la opción elegida por en torno al 90% de los que votaron- y la consolidación del enfrentamiento entre el Gobierno y el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), que alentó el plebiscito, y el Instituto Nacional Electoral, el organismo autónomo encargado de organizarlo.

Desde primera hora de la mañana, los centros electorales vacíos por todo el país hacían presagiar una baja participación en la consulta popular por la que los mexicanos debían responder a una pregunta ambigua que abría la puerta a juzgar a los cinco gobernantes que precedieron a López Obrador por sus programas y decisiones.

La consulta, que había recibido fuertes críticas de la oposición y de diversos sectores por las consecuencias inciertas, acabó incrementando la tensión entre el oficialismo y el INE, un organismo al que han acusado de boicotearla. 

Paradójicamente, pese a la bajísima participación, tanto Morena como el órgano electoral trataron de vender a lo largo de la jornada la votación como un éxito por el simple hecho de celebrarse. Por primera vez, los mexicanos tenían este domingo la oportunidad de opinar en un referendo oficial a escala federal.

Para que fuera vinculante, tenían que votar el 40% de los ciudadanos elegibles, unos 37,5 millones de votantes, una cifra que parecía poco probable ante el poco interés de los mexicanos hacia la consulta.

Este domingo, mientras se instalaban 57.000 urnas en todo el país, en el Consejo General del INE se escenificaba la tensión entre los miembros de ese ente y el oficialismo.

El representante de Morena ante el INE, Sergio Gutiérrez, acusó al presidente de la entidad, Lorenzo Córdova, y al consejero Ciro Murayama de sabotear la consulta popular y organizarla "de mala gana", al instalar solo un tercio de las mesas de votación respecto a las elecciones legislativas y locales del 6 de junio, donde hubo 160.000 urnas.

Fuente: El País

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias