LA COMODIDAD

El ser humano tiene derecho a buscar alternativas que le permitan vivir con tranquilidad. El esfuerzo disciplinado por alcanzar el éxito en su propósito, será el indicador para ir valorando el camino recorrido, y el fruto obtenido. Vivir en zozobra genera patologías que terminan por destruir el sueño anhelado. Lanzar las culpas de sus propias frustraciones a otros, es la aceptación de la derrota, y su incapacidad de lucha por alcanzar el objetivo. Perjudica aun más el envidiar lo obtenido por otras personas para desprestigiarlos, ocultando la realidad de su desidia. Es la tarea del adulante, investido de la mediocridad.

El sacrificio que impone el trabajo es el anzuelo que evitan los desmemoriados vividores de la somnolencia. El acucioso investigador no alardea de sus descubrimientos para vanagloriarse, los coloca a disposición de otros, y con el tiempo obtiene reconocimiento. El arrogante maquilla cada acción y vive en desespero por evitar el surgimiento de las ideas. Se esconden detrás del servicio al prójimo, y al alcanzar su verdadero objetivo, muestran su piel de lobos. El poder les sirve para estimular la desesperanza, terror y sometimiento de los seres humanos. La defensa que pueda surgir en la exigencia del respeto a los derechos naturales de las personas, les causa estrés, y actúan desproporcionadamente contra la libertad. Es propio de gobernantes que desprecian la vida, y viven a expensas de los demás.

Existe diversidad en esa clase de oportunistas. Los hay quienes reclaman desde sus asientos se les brinde protección y seguridad social, sin arriesgarse a trabajar para conseguirlo. Otros, anclan sus deseos en el trabajo creador de los demás para luego apropiárselo y vivir agazapado. Se puede respirar profundo porque esos son la minoría. La mayoría hace su esfuerzo, entiende su propósito de vida y alcanza el éxito. Cada quien revisa lo que tiene y entiende sus propias bendiciones. Lamentablemente en oportunidades se deja en manos de los oportunistas la toma de decisiones, y se viene al suelo el esfuerzo realizado.

Formar, educar, ser ejemplo proactivo, tiene sus detractores. Organizar a los ciudadanos para ir en busca de mejorar la calidad de vida, y empoderarlos de sus derechos, desespera a los tiranos. La vida está llena de tropiezos y es necesario irlos limpiando. Premiar al dañino es propio de ignorantes, que aún leyendo un párrafo, no logran entender su significado. El sistema de libertades tiene sus defectos, pero se permite a sí mismo, ser revisado. El sistema colectivista enarbola la bandera de la esclavitud. Así se imputa por traición a la patria, incitación al odio y terrorismo, a quienes hacen esfuerzos por evitar que se impongan contra los ciudadanos. Abstenerse es la opción que le permite a los opresores seguir en ejercicio de sus funciones. La comodidad está haciendo daño.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Opinion

PROSTITUCIÓN Y CRISIS EN VENEZUELA

| comentarios

Opinion

LOS RIESGOS DE LA DIVISIÓN OPOSITORA

| comentarios

Opinion

¡RECUERDOS POR ESCRITOS!

| comentarios

Opinion

DIÁLOGO EN MÉXICO

| comentarios