Agustín: Un pianista que cambió teatros por hospitales y calles

Romel Ramírez | La Prensa de Táchira.- Apasionado por las artes y seguro de su función en el planeta, el tachirense José Agustín Sánchez compartió parte de su gran talento musical al servicio de los afectados por la pandemia de covid-19 que azota a Venezuela. Familiares contagiados de coronavirus y la intranquilidad del confinamiento, lo inspiró a tener la idea de brindar conciertos en hospitales y calles, a lo que denominó Desinfección Musical.

El compositor contó que para él la innovación llegó en un momento de arrebato, que a su vez se podría traducir como una exploración. "La búsqueda sin un propósito no existe y un propósito debe estar acompañado por el deseo de inspirar y esto al final termina siendo un gran espiral de querer comunicar a través de la música".

Sus dedos se conectan con el piano, las vibraciones hechas sonidos cautivan y alivian a los confinados. Los demás pacientes y personal médico se acercan a contemplar el espectáculo que armoniza y limpia el aura de las instituciones médicas.

José Agustín decidió compartir sus melodías como bálsamo para los enfermos. El repertorio inicia con los "Sonidos del sur", una obra musical de su inspiración. 

Luego enumera y conecta hacia lo interno, lo sublime del pentagrama y como se induce a meditar, reflexionar y tomar conciencia. Es como un proceso relativo, pero gestado en el entorno covid19, que asegura es un adelanto de sanación.

De un momento a otro se ilumina de forma metafórica el ambiente, los acordes empiezan a sonar, todas las personas sin importar su condición o razón para estar en los hospitales se acercan. José Agustín, vestido con un traje de bioseguridad, guantes y botas de caucho da inicio a lo que es una presentación magistral.

Emociones desbordadas de felicidad, tranquilidad y fortaleza invaden los recintos. Las experiencias que viven quienes acuden a un centro de salud en Venezuela suelen ser desdichadas, cansadas y desgarradoras, pero su intención es aumentar de forma positiva las energías y crear una esperanza en los convalecientes de seguir luchando para sanarse.

Recorrido 

El 9 de septiembre de 2020, el Hospital Central de San Cristóbal fue el lugar acordado por Agustín para iniciar sus desinfecciones musicales. Tal fue el éxito que trasladó el concierto a las calles. Así lo hizo por las principales arterias viales de la capital tachirense. Posteriormente se dirigió a Mérida, donde inició su recorrido con una ofrenda musical en el observatorio astronómico, para en los días siguientes hacerse presente en los hospitales centinelas de la entidad. Finalizó su estancia en la Ciudad de Los Caballeros recorriéndola en un camión, durante varias horas y así completar los tres pasos de la Desinfección Musical. 

Luego del recorrido por Los Andes, el músico tachirense se dirigió al Zulia, donde no sólo llevó a cabo la Desinfección Musical, sino que se aproximó al renombrado fenómeno natural, Relámpago del Catatumbo.

Allí realizó ofrendas musicales para rendirle un tributo y tomar inspiración como aporte para la gran obra sinfónica "Cantos del Sur". En la iglesia del pueblo, una de las edificaciones más antiguas de la zona presentó su ofrenda con su piano, acompañado por gaiteros de la región que aportaron el sabor de los ritmos tradicionales zulianos a los "memes cósmicos", mientras contemplaban la impresionante aparición del relámpago en el horizonte.

En medio de su recorrido, José Agustín salió del estado Mérida y llegó a Trujillo. Al llegar a Valera, el músico se encontró el primer inconveniente de su gira, al no poder ingresar al Hospital Central, donde pretendía hacer la vacunación musical, todo esto por la negativa de la directora de Fundasalud en aquel entonces, pese a ello ofreció ofrendas musicales en el Monumento a La Paz, en Trujillo y en el Santuario Niño Jesús de Isnotú.

Al seguir en su recorrido, Sánchez llegó al estado Lara, entidad con la que tiene una conexión especial ya que su madre vive en Carora y fue en esta entidad donde aprendió de grandes maestros regionales. La Desinfección Musical hecha en Barquisimeto ha sido hasta el momento la más extensa, ya que recorrió en 5 horas la ciudad en un concierto móvil.

Extensión 

Otras regiones donde ha ido esta vacuna musical son Yaracuy, Falcón, Carabobo, Caracas y Aragua. El compositor tachirense quiere recorrer cada rincón del territorio nacional como una forma de contribuir a aliviar la pesada carga que llevan los pacientes de covid-19 y el personal de salud.

La dinámica en cada ciudad es similar, primero el músico José Agustín y su equipo se dirigen a lugares emblemáticos con fuertes energías y realizan la ofrenda musical, posteriormente llegan a los hospitales centinelas y realizan el concierto, para finalizar el recorrido en un camión de 13 metros de longitud donde ofrece su música.

Su particular estilo musical se ha visto influenciado por sus incontables viajes a África, Asia, Sudamérica y Europa, lo cual le ha inspirado serenidad del yoga o reiki, que despierta los sentidos con sus acordes, irradia paz y serenidad en el ambiente.

Sus inicios

José Agustín comentó que inició en la música prácticamente desde que tenía uso de razón, pues la madre siempre le presentó un contexto favorable para percibir la música como un "lenguaje universal" y una forma de expresar sus sentimientos e ideas, desde los cinco años se ha dedicado única y exclusivamente al arte.

Al graduarse de bachiller a los 16 años, estudió en el Reino Unido y por tres años consecutivos se desempeñó como pianista dando conciertos en Europa.

"Mi plano académico ha sido fuera del país, pero siempre en contacto con las orquestas del sistema, pues ellos han estrenado mi música, y para mí escribirles es mi razón de compositor".

Pasados los 30 años de edad, soltero y sin hijos, se considera un viajero y un alma libre, lo que le ha permitido explorar diversas culturas alrededor del mundo, que luego transporta a la música para deleitar al público con sus trabajos sinfónicos.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias