Ningún médico estudió para matar, la profesión médica ha sido demasiada devaluada en Venezuela

José Pereira

Presidente de la clínica Sagrado Corazón de Jesús

Hay un daño a la clínica con este tipo de informaciones, donde se violenta la presunción de inocencia

Juan Carlos Benitez

Asesor jurídico de la clínica

Niegan "mala praxis" en muerte de niña en clínica en La Fría 

Maryerlin Villanueva | La Prensa de Táchira.- El presidente de la clínica Sagrado Corazón de Jesús, en el municipio García de Hevia, José Pereira, manifestó que no hubo "mala praxis" en el caso de una menor de cuatro años que falleció en este centro de salud, el pasado viernes dos de julio.

Dijo que por  las informaciones dadas a conocer por la progenitora de la pequeña, Daniela Ríos, el  personal médico y enfermero ha sido amedrentado en sus viviendas y agredidos verbalmente.

"Ningún médico estudió para matar, la profesión médica ha sido demasiada devaluada en Venezuela, pues sí necesitan es considerado como José Gregorio Hernández" indicó. A su juicio, las declaraciones de Ríos no tienen fundamento.

El asesor jurídico, Juan Carlos Benítez, negó la negligencia en la paciente que ingresó en horas de la tarde del viernes de la mencionada fecha a este nosocomio para hacerle un eco y posterior intervención quirúrgica por apendicitis.

"No tenemos palabras para mitigar el dolor, pero estamos claros que se está violentando el debido proceso de la clínica y del personal" dijo. Para solventar la problemática, fue instaurado una investigación en los organismos competentes, quienes decidirán la responsabilidad que tiene cada una de las partes.

Destacó que las declaraciones ofrecidas no se ajustan a los "hechos reales" de la situación que vivió la niña cuando fue intervenida quirúrgica.

"Hay un daño a la clínica con este tipo de informaciones, donde se violenta la presunción de inocencia" expresó.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias
Locales

Vía alterna a Cordero en completo abandono

| comentarios

Locales

Recicladores viven del azar de la basura 

| comentarios