Retorno de migrantes a Venezuela por trochas  no cesa

José Gregorio Hernández | La Prensa Táchira.- En grupos familiares, así como salieron del país, siguen retornando migrantes venezolanos que se encontraban en distintas regiones de Colombia y ahora regresan a su patria, debido a la situación económica y social que vive esa nación por causa de la pandemia del coronavirus y las violentas protestas que hasta hace algunas semanas hubo contra el gobierno del presidente Iván Duque.

Así como salieron del país sin ningún registro migratorio, muchos venezolanos de escasos recursos económicos están regresando "con las tablas en la cabeza", como dice María Pérez, una caraqueña que tenía ocho meses en Bogotá, junto con un grupo de 12 personas de la misma familia.

Aunque todos los días se observa un notable flujo de migrantes tanto salida como de entrada, es probable que las autoridades migratorias venezolanas no lleven el registro, por cuanto la gente se va y regresa a Venezuela por las trochas del río Táchira. Con el cierre del libre tránsito peatonal por el puente internacional Simón Bolívar, las oficinas de control migratorio en San Antonio están inactivas. 

"Somos doce miembros de la misma familia. Pasamos por la trocha y vamos de regreso hacia Caracas, con el favor de Dios", agrega María Pérez, mientras descansa con dos hijos en las afueras de la iglesia de Capacho Viejo, en la ruta hacia San Cristóbal.

"Estábamos en Bogotá, pero allá está igual que aquí en Venezuela por la pandemia y luego por las protestas, la quema de las unidades de transporte de Trasmilenio. Yo tenía ocho meses trabajando en casa de familia, pero a raíz de todo ello disminuyó el trabajo".

Explica que trabajaba como ama de casas, haciendo mantenimiento en casas de familia, trabajo por el cual se ganaba 40 mil pesos al día. "Nos fuimos a Colombia buscando mejor futuro, pero resulta que nos tuvimos que regresar con las tablas en la cabeza", dice con cierta riza la madre de familia.

"La situación económica allá no está fácil, y además con lo que pasó en las protestas, de toda vaina le echan la culpa a los venezolanos. Por eso dijimos, no mijo, vámonos para nuestro país". 

En el retorno, el grupo familiar demoró aproximadamente un mes caminando de Bogotá a la frontera venezolana. Se vinieron caminando porque el grupo no tenía dinero para pagar el pasaje de regreso. Así piensan a continuar hasta Caracas.

El grupo de migrantes lleva consigo varias maletas con ropa usada que le regalaron a María en las casas donde trabajó. Relató que en Caracas trabajaba como buhonera y decidió emigrar ante la crisis económica del país. Cuando regrese a la capital venezolana nuevamente piensa volver a esa actividad económica informal. "Gracias a Dios tenemos nuestra casa a donde llegar y eso es un alivio, ya que en Bogotá el arriendo es costoso", dice la madre de familia.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias