Cuatro alcabalas obstaculizan entrada a San Antonio

José Gregorio Hernández | La Prensa Táchira.- Largas colas de vehículos se registran para entrar o salir de San Antonio es por causa de al menos cuatro alcabalas de diferentes organismos de seguridad que se instalan entre el punto de control de Peracal y la capital del municipio Bolívar.

Las filas de carros se hacen extensas a primeras horas de la mañana, cuando el tráfico en sentido hacia San Antonio es numeroso. A partir de mediodía, las colas de vehículos se producen cuando los viajeros retornan de la frontera colombo-venezolana.

Ya sea de ida o de retorno, los viajeros son sometidos a estos trancones donde pueden perder treinta minutos, una hora o incluso más tiempo, debido a las requisas o controles que de manera aleatoria efectúan los funcionarios de la Guardia Nacional, Cicpc o Policía Nacional Bolivariana.

Durante la semana flexible como la que está transcurriendo, el tráfico vehicular hacia la frontera incrementa y eso hace que las colas de automotores en las alcabalas sean más numerosas.   

Después de pasar el punto de control de Capacho, los conductores y viajeros se encuentran con una alcabala móvil en el sector de Apartaderos, y luego con el punto de control fijo de Peracal, donde convergen funcionarios del Cicpc, Guardia Nacional, Migración y PNB. Allí se presenta el mayor obstáculo, bien sea de ida o de vuelta, porque los funcionarios de los diferentes organismos hacen requisas y chequean documentos, de manera aleatoria.

Luego de pasar Peracal, está el punto de control del antiguo Peaje, donde hacen presencia funcionarios de la GN y Seniat, que también ejercen algún control aunque más flexible. Unos 500 metros más adelante del antiguo Peaje, la PNB instala un punto de control móvil y por si fuera poco unos 500 metros más adelante, en la entrada o salida de San Antonio, los viajeros se consiguen con otro punto de control móvil de la Guardia Nacional. 

Pacientes pierden tiempo

Para atravesar las diferentes alcabalas, los viajeros pierden valioso tiempo y muchas veces, pacientes que se dirigen desde la capital del estado o desde otros municipios del interior de la entidad a consultas en centros de salud de Norte de Santander, llegan tarde o pierden la cita.  

Además de superar los trancones originados por las alcabalas, los pacientes que van a consulta o tratamiento médico en Colombia, luego deben someterse a la fila para pasar por el canal preferencial del puente internacional Simón Bolívar, donde también la mayoría de las veces emplean bastante tiempo y hacen más tortuoso el viaje.

"No tiene sentido tantas alcabalas"

Los conductores y viajeros se quejan de las repetitivas alcabalas en la vía hacia la frontera, en distancias tan cortas, como la que existe entre el punto de control de Peracal y San Antonio del Táchira, en la cual escasamente pueden haber dos kilómetros.

Sin embargo, lo que también les causa molestia y les llama la atención es que para acceder a la alcabala de Peracal, de retorno, los militares ejerzan una revisión previa, a pocos metros del punto de control propiamente dicho. "Aquí hay dos alcabalas en un solo punto y en ambas revisan. No tiene sentido tantas alcabalas", dijo un conductor quien prefirió no revelar su nombre.

La doble requisa ejercida para acceder a Peracal, retornando desde San Antonio, hace que el tráfico fluya de manera más lenta y se origine un cuello de botella", por cuanto ante la amplitud de la vía (cuatro canales), los conductores buscan la manera de pasar más rápido y generan el caos, ya que en el paso por el punto de control solo hay dos canales habilitados para carros particulares.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias