Despulpadoras de frutas en caída libre sin retorno

Nelson Altuve | La Prensa Táchira.- De las más de 100 empresas despulpadoras de frutas que estaban instaladas en el estado Táchira a principios del siglo 21, apenas quedan unas 10 que funcionan a media máquina; es decir, el cierre de esos negocios ronda por el 90 %. 

Una floreciente industria se vino a pique luego de una serie de políticas económicas desacertadas aplicadas durante la gestión de Hugo Chávez Frías, entre ellas la "toma" de AgroIsleña, en el año 2010.

Desde ese momento comenzó la debacle de esas industrias, que en la entidad producían más de 400 toneladas de pulpa de frutas. Hoy solamente se producen unas 30 toneladas de pulpas, entre esas 10 empresas; es decir, una merma aproximada del 93,5 %", refiere Néstor Sánchez, quien cambió de ramo ante la crisis del sector.

"Aquí, sólo en La Grita y parte de los municipios de montaña, incluyendo a García de Hevia, Vargas y Panamericano teníamos un aproximado a las 100 despulpadoras de frutas. Era muchísima la producción de pulpa de frutas, yo sólo producía 30 toneladas mensuales.

Ese emporio que daba trabajo a más de unas 500 personas de forma directa —según Sánchez— a las que se agregan unos 1.500 empleos indirectos, se fue desmoronando al punto que el personal que opera en esas despulpadoras son los dueños con sus familias.

"Aquí se beneficiaba mucha gente que distribuía el producto por todo el estado y abastecía los mercados del centro y occidente del país, donde a su vez la gente montaba sus pequeños negocios donde vendía el producto. También hay que agregar a las personas que vendían la materia prima, esos productores de El Vigía, Zulia, llano y oriente.

"Por los precios, los ferieros tenían buenas ventas y contrataban el doble del personal". Explica Néstor Sánchez, agregando que el cierre de estas empresas hizo que mucha gente emigrara hacia otros mercados y rubros. 

En su caso, se mantuvo en el área de la importación y distribución de frutas.

Esto quiere decir, que del 100 % de empresas que operaban en la entidad antes del cierre de la empresa Agroisleña, apenas sobreviven un 30 %. "Muchas de las personas que trabajaban en este sector, o se fueron del país o siguen en sus tierras, pero trabajando con otros rubros como la producción de hortalizas y verduras".

Sin azúcar 

Pero no solamente fue el duro golpe que recibió la empresa Agroisleña, que pasó a llamarse AgroPatria en el año 2010, quebrando las esperanzas de centenares de familias que habían puesto todo su empeño y trabajo en levantar estos emprendimientos.

A eso hay que sumarle la escasez de azúcar, la falta de plástico para la envoltura de la materia prima, escasez de combustible para la movilización de productores, comercializadores y trabajadores, todo eso hizo que el sector fuera decayendo.

Alexander Remolina, un conocido distribuidor de frutas en el Mercado de los Pequeños comerciantes en La Concordia, considera que de aquellos establecimientos dedicados a despulpar frutas, ya no queda nada, luego de que en todo el país habían instaladas más mil negocios dedicados a despulpar frutas, siendo el Táchira referencia con más de cien.

Asegura el distribuidor que todavía quedan algunas empresas despulpadoras de frutas, pero trabajando a bajo ritmo, en regiones como San Carlos, la Colonia Tovar y Caracas.

Remolina expresó que "el problema del azúcar que enfrentaron los empresarios de las despulpadoras de frutas fue parte del fracaso y también porque los empaques ya no se conseguían, aunque se tenía la materia prima que era la fruta".

Es importante resaltar que las despulpadoras de frutas que actualmente subsisten lo hacen con fresas congeladas que son producidas en los municipios de montaña Jáuregui y Vargas.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias