A los Ovalles la basura les salva el día 

Romel Ramírez | La Prensa del Táchira.- Los índices de pobreza extrema en Venezuela han ido en aumento año tras año. En numerosas oportunidades han salido noticias en distintos medios documentando a venezolanos comiendo de la basura en las grandes urbes, con el éxodo masivo nacional una buena parte de las personas más vulnerables decidieron marcharse del país.

Luis Ovalles y su esposa Margarita no tuvieron esa oportunidad al ser padres de tres hijos, dos de ellos con discapacidades moderadas, decidieron permanecer en el país y buscar un forma de encontrar ingresos honradamente.

Ahora pasan los días hurgando en la basura de la autopista San Cristóbal-La Fría, con el fin en encontrar artículos reciclables que puedan vender en la frontera y así obtener algo de ingresos para mantener a sus tres hijos, de 7, 10 y 12 años. Viven en una humilde casa en Boca de Caneyes que hace ocho años les fue desvalijada y desde entonces sus pertenencias materiales se limitan a las donaciones de ciudadanos de buen corazón que les regalan algo de ropa o comida.

35 km es el trayecto que una o dos veces a la semana realiza la familia entera desde su "ranchito" en la autopista hasta el centro de reciclaje en Cúcuta donde venden los cartones de huevos, plásticos y chatarra. 

El viaje inicia a la 1:00 am, en medio del frío de la noche parten los dos padres y sus hijos con tres "carruchas". Son 22 kilómetros de empinada subida hasta la cumbre en La Mulera donde empieza una pronunciada bajada de 14 kilómetros. El recorrido les toma aproximadamente medio día. 

Luis Ovalles comentó que "ya es una ruta habitual, el único tramo que consideramos difícil es justo antes de llegar a La Mulera, el frio es muy duro y tratamos de caminar todos juntos para guardar el calor, cuando empieza el amanecer estamos llegando a el inicio de la bajada y todo es más sencillo".   

Margarita comenta que deciden irse a tan altas horas de la madrugada con el objetivo de no encontrarse muchas alcabalas puesto que normalmente les piden dinero y de no cancelar no les permiten el paso, "Mucho de lo que ganamos se va en la vía, cada día hay más y más puntos de control, por lo que se nos va parte del dinero en llegar"

"En el transporte no nos permite montarnos, nos dicen que olemos mal, que llevamos mucha basura y desde hace algunos años aumentaron tanto los pasajes que se nos hizo impagable"

Margarita enfatizó que en muchas oportunidades cuando sus ingresos eran demasiado bajos, "pasaban por la pena" de pedir dinero en las unidades de transporte. 

Problemática de la basura 

La familia Ovalles, manifiesta que desde hace mas de 20 días la basura no ha sido recogida, lo que genera malos olores y posibles enfermedades a sus hijos.

De igual forma, el sr. Luis indicó que es él quien acomoda todos los desechos sólidos y solo pide a los entes encargados que cumplan con su labor y se la lleven. 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

Mecánicos sumergidos en la crisis

| comentarios