En Las Margaritas las veredas y casas se quiebran como galletas

Nelson Altuve | La Prensa Táchira.- Están curtidos de oír promesas. Algunos hasta muestran rostro de fastidio. Cansados de esperar por una solución que nunca llega, sólo les queda encomendarse a Dios y ruegan que cuando suceda lo inevitable no los agarre dentro de sus casas, porque eso sería morir tapiados.

Un aproximado a las 2.200 viviendas están en riesgo permanente de ser parte de una descomunal tragedia si no se logra realizar un profundo trabajo de canalización de aguas negras, aguas blancas y de lluvia, que han provocado la destrucción de unas 300 casas que sufren resquebrajamiento severo.

La Prensa del Táchira se adentró por las veredas de la comunidad de Las Margaritas, catalogada como el corazón de uno los sectores populares más grandes de San Cristóbal. La realidad que viven los vecinos de unas cinco veredas es cruda y triste. Las aguas corren por debajo de viviendas y escalinatas. Muchas familias sólo piden al gobierno escuche el clamor que padecen cada día.   

"Hemos acudido a todos lados. Solicitamos que aquí se haga una inversión para detener el deslizamiento de las casas. Hay muchas ya inservibles. Familias que se han marchado, pero aún quedan personas viviendo ahí con el peligro de sufrir ante la caída de una pared o un techo", dice María Arismendi, líder vecinal.

Ya algunas casas están en pérdida total. Tristemente algunas familias han salido o construido en otras zonas de riesgo. Pero la mayoría que se ve perjudicada por esa erosión del terreno sigue en una pesadilla al mirar cómo cada día su esperanza de vivir en paz se va esfumando.

Desde el sector Cuesta de los Colorados hasta la vereda 10, colindante con Colinas, todos los habitantes están en situación de riesgo.

Ramón Vivas, vecino de la comunidad de Las Margaritas parte baja, explicó que desde el gobierno de Vielma Mora se prometió hacer un macroproyecto para rescatar las viviendas y nada se hizo. "La saturación del terreno provoca que se dañen las casas. Todas, unas más que otras están resquebrajadas".

Antonia Maldonado, miembro del Consejo Comunal Los Colorados, afirma que en el sector habitan 415 familias, de las cuales hay 80 familias afectadas por el deslave. "A los vecinos que se les mete el agua piche, y ellos deben sacarla de sus cuartos con potes". 

Hay mucha gente adulta en las comunidades de Las Margaritas, parte baja y alta. El promedio de edad está por los 65 años. 

Por la explosión demográfica que vivió San Cristóbal, en la década del setenta, con la llegada de personas provenientes de Colombia, las personas se fueron asentando y construyendo en esas barriadas populares. 

Francisco Montilva, vecino de la comunidad, explica que cuando llueve el agua corre por debajo de muchas casas y eso las ha deteriorado.

Otro sector que vive la misma situación es en Cuesta Los Colorados. El panorama es aterrador. 

Las casas parecen suspendidas en el aire y que con cualquier soplo se pueden venir abajo y caer sobre otras que están aledañas en la empinada vereda que comunica con Pozo Azul, en el municipio San Cristóbal. 

Relatan sus habitantes que hay viviendas que soportan el peso de otras. Las casas se hicieron sin ninguna planificación pública, lo que ha conllevado a que cada vez que haya un movimiento de tierra las tuberías de cloacas colapsen y las aguas negras corran libremente por todo el sector, generando un foco de contaminación descomunal. 

Don Pedro Díaz, a sus 70 años, conoce bien el problema. "Hay cloacas muy viejas, de los años setenta, esas se parten y han saturado el terreno. A mí me tocó desocupar la casita, y vivo ya en un cuarto del fondo".

Para Isabel de Ramírez, el abandono por parte de los organismos se nota porque han acudido al llamado, pero nadie hace nada. "Desde que la gobernadora que vino hace días al barrio y repartió medicinas, le dimos a conocer la situación, pero fue como si nada".

Hay familias esperanzadas en salir de esta situación. "Lo único que esperamos es que alguien nos ayude. Aquí hay mucha gente que depende de sus hijos para sobrevivir. Los muchachos se fueron a trabajar a otros países y mandan dinero para los arreglos, pero usted sabe cómo está todo caro para arreglar una casa. Mis hijos me dicen que me salga de aquí, pero para dónde. Estoy esperando que ahorren un dinero y así lograr comprar en otro lugar", menciona doña Isabel Pernía.

Los vestigios de la mano del gobierno sólo se notan en la cantidad de pintura que le han echado a algunas escaleras y paredes. Pero la comunidad quiere que el Protectorado, Alcaldía de San Cristóbal y Gobernación se metan en un proyecto macro para canalizar las cloacas y aguas de lluvia desde Cuesta Los Colorados hasta las veredas que componen Las Margaritas.

Muchos vecinos están cansados de luchar, otros aún guardan una leve esperanza de mejorar su calidad de vida.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias
Comunidad

EN EL BOLÓN LAS CASAS SE ESTÁN CAYENDO A PEDAZOS

| comentarios