En 2017 se atendieron 247 pacientes

Desirée García

Directora caremt Corposalud

Me da fuerza y me tranquilidad

Javier Ruiz

Fumador

Toda mi familia fuma, lo ví normal

Randolfo Zambrano

Fumador

Siempre llevan detallado

Raúl Urbina

Vendedor

A veces me fumo una caja diaria

José Giménez

Fumador

Lo vendemos en 300 pesos o dos por 500 pesitos

Luz Bautista

Vendedora

Táchira sin registros sanitarios de incidencias por tabaquismo

José Manuel Chacón | La Prensa del Táchira.- Desde hace cuatro años el Táchira se encuentra en el olvido en cuanto a los datos oficiales de consultas y afectaciones directas por el consumo de cigarrillos y tabaco, al no contar con personal médico especializado encargado del área.

Así lo informó, Desirée García, coordinadora del programa Caremt de Corposalud, quien indicó que se agudizó el tema desde la llegada de la pandemia del COVID-19. "En 2017 se atendieron 247 pacientes, obteniendo un rendimiento del 65% en los resultados finales de orientación y ayuda psicológica para pacientes con problemas de adicción al cigarro o tabaco, no contamos con el médico que lleve la consulta directa, solo se mantienen actividades de promoción y prevención", destacó.

Lenin Rodríguez, es cirujano especialista de tórax. En su singular rama de la medicina ha observado un alto índice de operaciones directamente relacionadas con la inhalación de humo de cigarrillo. "De un 100% de los pacientes con problemas agudos por expansión de humos, el 90% procede por la nicotina inhalada del tabaco, lo que conlleva en ocasiones a cirugías y cáncer de pulmón, lamentablemente no tenemos registro privado o público que nos diga la cantidad de pacientes referidos por estas patologías", indicó el galeno.

Destacó el especialista que los primeros síntomas que se presentan son dificultad para respirar, cansancio y fatiga, tos seca y el más álgido no tolerar estar acostados, este último genera un indicativo de un deterioro avanzado en la salud pulmonar del individuo.

"En las personas que inhalan de manera secundaria, los efectos pueden ser más agresivos, pues el humo ya ha desarrollado un mayor grado de contaminación, produciendo un riesgo a desarrollar con el tiempo una enfermedad adquirida por alteraciones precoces", añadió Rodríguez.

El cirujano explicó anualmente los consumidores de cigarrillo deben realizarse una pesquisa anualmente para conocer la exposición de su organismo, y así aplicar tratamiento rápido y generar una curación preventiva y efectiva al afectado.

Para la neumólogo Alice Suárez, la falta de registros de estos diagnósticos no permite conocer el alcance real de las enfermedades generadas por este fenómeno "Las personas que fuman regularmente no acuden a los centros asistenciales, luego de cinco años de este mal hábito presentan una tos seca que luego consideran normal y prefieren vivir de esa manera, aquejando su salud respiratoria", indicó.

El análisis preliminar en un paciente directo genera enfermedad pulmonar obstructiva crónica, provocando alteraciones cardíacos, en la próstata, riñones e incluso a nivel circulatorio.

"La nicotina busca tener niveles de calma y bajar el estrés o reducir la nerviosidad de la persona, la mayoría busca al doctor cuando se sienten ahogados al caminar, pues están vulnerables recibir infecciones de cualquier tipo debido a las bajas defensas que poseen", puntualizó la doctora Suárez.

La psicología es una de las ramas médicas que busca ayudar en la resolución de esta problemática en los ciudadanos, enfocados en llevar al fumador a otro espacio que permita renunciar a esta adicción y conseguir una nueva ruta en su hoja de vida.

El psicólogo tachirense Irwin Bianchada, reveló que la mayoría de estos patrones de conducta aprenden en el hogar, teniéndolos como algo normal "Fumar se ha convertido en una conducta adquirida, si alguien en casa lo hace los más chicos reflejan un mensaje del adulto y al crecer lo asumen de manera natural, siendo un acto irresponsable de los adultos que conlleva al muchacho hacerlo silencioso y luego adaptarlo a su propia vida", expresó.

Para el experto consejero, las crisis hogareñas hacen que los jóvenes busquen salidas o alternativas, esto ante la muerte de un familiar o el rechazo de sus familias, provocando depresiones que son sustituidas por un refugio que se convierte en adicción.

"Estas personas pueden tener una actitud agresiva al no poseer dinero para comprar cigarrillos o por no tener el que más les gusta; no se dan cuenta que les genera un daño a nivel del cerebro y deterioro de las células, pierden la concentración, y se ve afectada la memoria a corto y largo plazo, además de no coordinar bien y perder el estímulo", detalló el psicólogo.

Agregó Bianchada el núcleo familiar es el más perjudicado, ya que si dentro de una casa existe una persona que no fume se ve obligada a inhalar humo "El fumador no se da cuenta de su alrededor y puede provocar enfermedades en los suyos, todo esto se ha acentuado con la crisis económica del país, el desempleo y las fracturas emocionales de cada individuo", apuntó.

Consumidores optan por cigarrillos venezolanos

El equipo de La Prensa del Táchira, realizó un recorrido por diferentes puntos de la ciudad de San Cristóbal, constatando la elección de marcas de fumadores se afianza por los productos venezolanos debido a su bajo costo, alegando la situación económica no les permite consumir los importados.

Las marcas nacionales ostentan un precio que va desde los 2 mil hasta los 6 mil pesos colombianos (Entre 1 millón 800 mil bolívares hasta los 5 millones 500 mil bolívares), por cada caja de 20 unidades.

José Giménez fuma desde los 14 años y dice es una adicción de la cual no ha podido salir "Lo dejé solo por tres meses en dos oportunidades, a veces me fumo una caja diaria", dijo.

Daniel Ramírez, lleva 10 años en el consumo de cigarrillo manifestando reduce el estrés diario "Se me convirtió en un vicio, ya no puedo vivir sin él, estuve en el hospital por neumonía debido al cigarro, pero igual sigo fumando", declaró.

Randolfo Zambrano tiene tres años siendo fumador, detallando ha reducido su consumo por sentirse ahogado "Toda mi familia fuma, lo ví normal, empecé a los 17 años, para mí fue un gusto adquirido, me relaja y me olvido de los problemas, antes eran seis al día ahora solo me fumo tres", detalló.

Para Ledy Chavarriaga esta adicción se va con ella hasta el fin de sus días "tengo 78 años, desde hace 40 fumo, normalmente hasta dos cajas diarias, una sola vez lo deje por tres meses cuando me dio un infarto, pero me hacía falta y volví a comenzar", apuntó.

Javier Ruiz comenzó desde muy chico a fumar, tenía diez años, ahora tiene 31 y no piensa dejar ese momento de estar relajado "Todas las mañanas me tomo mi café y mi cigarro, me da fuerza y me tranquilidad, compro el más barato porque no alcanza la plata", precisó.

Para María Correa, no hay nada mejor que levantarse y tener un cigarro a la mano "Mi mañanero de siempre cafecito y cigarro, así activo mi día y salgo a trabajar, todo depende de las defensas, si uno come bien y se alimenta como es no le va afectar el cigarrillo, yo me siento bien", destacó.

Vendedores aguantan

Luz Bautista tiene un pequeño kiosco, allí se acercan clientes a buscar lo más económico "Compran cigarros detallados y el más barato, lo vendemos en 300 pesos o dos por 500 pesitos, siempre llevan marca nacional", apuntó.

Raúl Urbina señaló es difícil vender una caja completa "Siempre llevan detallado, máximo cuatro, de una vez piden el yesquero para prender uno y se retiran, jóvenes, adultos y mayores, de todo tipo", indicó.

Jorge Martínez dice que ofrece variedad, sin embargo, lo importado poco sale "El cigarro es malo para la salud, pero aun así lo consumen, esta es mi fuente de trabajo desde hace tiempo", señaló.

Para Leoncio Molina el pago es por exclusividad del fumador "La gente paga lo que le alcanza y lo que le gusta, aquí llevan mucho los de dos y tres sabores, sobre todo los jóvenes, de resto el más barato del nacional", aseveró.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias