Daniel Ortega detiene opositores a cinco meses de las elecciones 

Agencia | La Prensa del Táchira.- El pasado martes 8 de junio un nuevo aspirante a la Presidencia de Nicaragua fue detenido por la administración de Daniel Ortega. Se trata en esta oportunidad de Sebastián Chamorro, quien fue arrestado por las fuerzas de seguridad tras haberle allanado su vivienda.

Chamorro, economista de profesión y primo de Cristina Chamorro -también apresada-, estaba siendo investigado «por realizar actos que menoscaban la independencia, la soberanía, y la autodeterminación, incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos, pedir intervenciones militares», entre otros cargos.

También se le investiga por «organizarse con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo y desestabilización, proponer y gestionar bloqueos económicos, comerciales y de operaciones financieras en contra del país y sus instituciones, demandar, exaltar y aplaudir la imposición de sanciones contra el Estado de Nicaragua y sus ciudadanos, y lesionar los intereses supremos de la nación».

Momentos antes de ser arrestado, Chamorro envió un video por sus redes sociales en el que advierte que si estaban viendo el material audiovisual «es porque he sido incomunicado o capturado».

Horas antes de arresto de Sebastián Chamorro, el también candidato a la presidencia de Nicaragua, Félix Madariaga, fue detenido por las fuerzas de seguridad del régimen de Daniel Ortega, luego de que este fuese acusado por el Ministerio Público por "incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos".

Madariaga, un académico y activista, fue apresado después de ser llamado a comparecer ante la Fiscalía, donde le confirmaron que le habían abierto una investigación, por lo que, según dijo a los periodistas, estaba preparado para lo que viniera.

De esta forma, Madariaga se convirtió en el tercer aspirante a la Presidencia por la oposición investigado y detenido a falta de cinco meses para que se celebren las elecciones generales, en las que el gobernante centroamericano, el sandinista Daniel Ortega, busca una nueva reelección en el cargo que ocupa desde 2007.

La primera detenida fue Cristiana Chamorro, hija de la exmandataria Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997) y la figura de la oposición con mayor probabilidad de ganar las presidenciales de noviembre próximo, el pasado 2 de junio. 

Chamorro fue acusada de por el por el Ministerio Público (MP) adepto al régimen de Ortega, por supuestos delitos de "gestión abusiva y falsedad ideológica", ambos en concurso real con "lavado de dinero, bienes y activos", por su rol al frente de la prestigiosa Fundación Violeta Barrios de Chamorro.

Por su parte, el segundo candidato detenido fue Arturo Cruz, quien se desempeñara como embajador en Estados Unidos del régimen de Ortega entre 2007 y 2009.

Cruz fue arrestado al arribar procedente de Estados Unidos al aeropuerto internacional Augusto Sandino de Managua por «contar fuertes indicios de que ha atentado contra la sociedad nicaragüense y los derechos del pueblo», según dijo en un comunicado el Ministerio Público.

El gobierno de Estados Unidos opinó sobre el caso a través del secretario de Estado, Antony Blinken, quien publicó en su cuenta Twitter que «prohibir arbitrariamente a la líder de la oposición refleja el temor de Ortega a unas elecciones libres y justas. Los nicaragüenses merecen una democracia real».

Por su parte, la Organización de los Estados Americanos (OEA) expresó su rechazo al «proceso de inhabilitación de la candidatura política de Cristiana Chamorro», así como la detención de Madariaga.

«Nicaragua se encamina a las peores elecciones posibles, y este nuevo atentado a la democracia verificado ayer imposibilita más aún la existencia de elecciones libres, justas y transparentes en el país. Acciones como ésta restan toda credibilidad política al gobierno y a los organizadores del proceso electoral», señaló la Secretaría General de la OEA.

De la misma manera, organismos internacionales como la ONU han advertido sobre el riesgo de que unas elecciones que no cumplan con los estándares internacionales terminen agravando la crisis política que vive ese país.

«Nos preocupa profundamente que las posibilidades de que Nicaragua celebre unas elecciones libres y creíbles el 7 de noviembre se estén alejando como consecuencia de las medidas adoptadas por las autoridades contra partidos políticos, candidatos, candidatas y periodistas independientes, que restringen aún más el espacio cívico y democrático», advirtió, el pasado 28 de mayo, la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU.

Con información de Tal Cual.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias