"LA OEA Y LUIS ALMAGRO"

LA OEA Y LA DOCTRINA MONROE.- En diciembre de 1904, el presidente Teodoro Roo- sevelt escribió un "agregado" a la Doctrina Monroe: "Si una nación demuestra que sabe actuar con eficacia razonable y con sentido de las conveniencias... no tiene por qué temer de nuestra intervención..". La razón de ese "agregado" fue gene- rar una base con "apariencia de legalidad", para que la Doctrina Monroe pudiera operar. En 1910, en Argentina se constituyó la Unión Panamericana. Esta entidad, el 30 de abril de 1948 pasó a ser la Organización de Estados Americanos (OEA). Con ello, EE. UU. logró su objetivo, que era tener bajo "su mando" un organismo supranacional de tipo permanente. La OEA se radicó en Washington-EE.UU. "dependiendo" del Departamento de Estado de esa nación. Con ello, EE. UU. ha podido imponer "sus políticas" por muy arbitra- rias que estas sean al resto de las naciones latinoamericanas y caribeñas.

WILLIAM H. TAFT Y WOODROW WILSON.- Co- nociendo el carácter servil de las oligarquías latinas, el presidente Taft se sintió con el poder suficiente para expresar en 1912: "Todo el hemisferio será nuestro de hecho..." En 1914 se declara la "Primera Guerra Mundial" y el presidente Wilson habla de su vocación pacifista, lo que le significó obtener en 1919 el Premio Nobel de la Paz, pero invade México y comete más agresiones contra otras naciones que sus antecesores. Wilson declaró: "Les pedimos concesiones y privilegios a otras naciones, buscando nuestra propia conveniencia..." El mismo año se inauguró el tráfico por el Canal de Panamá y EE. UU. ofreció a Colombia una compensación de 25 millones de dólares, por la "separación de dicho territorio". Soli- citaba eso sí, que Colombia diera por concluido el "problema". El congreso colombiano aceptó el "arreglo", pero el de los EE. UU. no aceptó una cláusula que decía que ellos sentían "sincero pesar" por su responsabilidad en "el robo territorial", ya que ello significaría "inculparlos". Colombia no sólo retiró esa cláusula, sino que reconoció a Panamá como nación independiente.

CUBA Y VENEZUELA.- El derrocamiento del gobierno de Jacobo Arbenz obtuvo el apoyo de los miembros de la OEA. Lo mismo acaeció cuando fue derrocado Joao Goulart. ¡Qué decir cuando se expulsó a Cuba de la organización! Cada decisión to- mada por el Departamento de Estado de los EE. UU. fue acatada por los miembros de esa entidad. Las invasiones a República Dominicana, Haití, Grenada, Panamá por nombrar algunas, se realizaron a instancias de la potencia del norte, quien "motivó" a los "representantes" ante la OEA para que cumplie- ran con lo que "ordenaba el amo". Ello cambia cuando en el escenario aparecen Hugo Chávez, Néstor Kirchner y Lula da Silva, quienes derrotan al ALCA de George Bush Jr. Se incluye Alfredo Lugo, Evo Morales, Rafael Correa y muchos otros, quienes nunca serían "fichas" de los EE. UU.

LUIS ALMAGRO.- Ministro de Relaciones Exteriores de José Mujica, consiguió el apoyo de muchos gobiernos sin que se supiera la traición que se incoaba en su mente. Con el apoyo total de los EE. UU., se transformó en el "vocero" del imperio. 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Opinion

PROSTITUCIÓN Y CRISIS EN VENEZUELA

| comentarios

Opinion

LOS RIESGOS DE LA DIVISIÓN OPOSITORA

| comentarios

Opinion

¡RECUERDOS POR ESCRITOS!

| comentarios

Opinion

DIÁLOGO EN MÉXICO

| comentarios