La frontera bajo amenaza del dengue por racionamiento de agua

José Gregorio Hernández | La Prensa Táchira.- El severo racionamiento que obliga a la población de la frontera a almacenar agua en las casas, las continuas lluvias y la acumulación de basura en distintos lugares, puede generar el crecimiento de los casos de dengue en los municipios Bolívar y Pedro María Ureña, advirtieron autoridades epidemiológicas.

Debido a las continuas lluvias que se han presentado en la región, es posible que empiecen a aparecer pacientes con síndromes virales, entre ellos dengue. Hay que estar alerta porque están aumentando los criaderos de zancudos, que transmiten el virus de dengue, indicó la doctora Deysi Mendoza, jefe del Servicio de Epidemiología del Distrito Sanitario 3, que comprende los municipios Bolívar y Pedro María Ureña.

Agregó que en el área de consulta del hospital "Dr. Samuel Darío Maldonado", de San Antonio, se ha registrado un caso sospechoso de dengue  durante las últimas dos semana. "Es un registro bajo en comparación con la estadística semanal del año anterior, pero debemos mantener la vigilancia epidemiológica".

Con la llegada del COVID-19 hace más de un año, explica la jefa de Epidemiología del distrito, hubo un cambio en la estadística de morbilidad. La gente dejó de acudir a las consultas en los centros de salud por temor al virus del Covid y por eso los registros de otras enfermedades cambiaron, pero actualmente hemos estado observando este comportamiento en la casuística de dengue.

Almacenamiento de agua y dengue 

La escasez de agua que ha prevalecido en las poblaciones fronterizas de San Antonio y Ureña, problema que obliga a la gente a almacenar el preciado líquido, siempre ha sido la causa principal del repunte del dengue. "En la zona fronteriza y en todos lados hay déficit de agua y la gente se ve obligada a recolectar agua. Por eso cuando se almacene agua, hay que hacerlo de la mejor manera. Hay que taparla y mantenerla bien conservada para evitar que se convierta en criadero de zancudos. Así impedimos que incremente la casuística de dengue", dijo Mendoza.

A las autoridades sanitarias les preocupa que la escasez de agua, más la lluvia que se está registrando en la zona y que pueden continuar, afecten la salud del pueblo. Ojalá que no aumente el registro de casos de dengue, aunque es posible debido a las lluvias que se vienen registrando en el municipio, lo que hace que también aumenten los criaderos de zancudos tanto en los hogares como en lugares donde no se hace limpieza, en terrenos baldíos y en puntos donde hay acumulación de basura. Todos esos son criaderos potenciales que nos pueden llevar al incremento de los casos. Eso es lo esperado, reiteró.

El virus se mantiene 

El virus de dengue se ha mantenido en la población, el zancudo transmisor sigue presente. La epidemióloga pide a la población cuidarse y mantener las casas limpias de criaderos, vaciar o eliminar los potes y toneles que no se utilicen porque acumulan agua y allí es donde se reproduce el vector. "Todos debemos tomar consciencia que la salud está en nuestras manos", añadió.

Finalmente señaló que también se mantiene la vigilancia epidemiológica por el COVID-19, ya que no cesa el movimiento de la población. La gente no se queda tranquila porque por necesidad debe salir a comprar alimentos y hacer diligencias. Mendoza hizo el llamado a la población para que mantenga el protocolo de bioseguridad, que ya es conocido porque tenemos más de un año con la pandemia, como el uso de tapabocas, lavado de manos, mantener el distanciamiento social entre personas. Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca si no se ha lavado las manos. Hay que evitar quitarse el tapabocas, a menos que sea para lavarlo o cambiarlo, recomendó.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Frontera

Renuncia a su cargo alcalde del municipio Bolívar

| comentarios