ASESINAN EN GUATEMALA A TACHIRENSE ESPOSA DE UN PRESUNTO NARCO

Redacción | La Prensa del Táchira .- Como Anais del Carmen Gambin Méndez quedó identificada la modelo tachirense que fue acribillada a tiros el día de ayer, luego de salir de visitar a su esposo un presunto narcotraficante que paga condena en la cárcel Granja Penal Cantel de la población de Quetzaltenango en Guatemala. 

Gambin Méndez  habría visitado a León Barillas en el centro carcelario Cantel y al salir fue interceptada por hombres que se conducían a bordo de motocicletas, según la versión oficial. 

La víctima según medios guatemaltecos deja en orfandad a dos niños. Su esposo identificado como Carlos Roberto León era nieto del difunto narcotraficante Juancho León. 

De manera extraoficial se tiene conocimiento que el asesinato de esta persona provoco un motín en la Granja Penal Cantel, el cual dejó un recuento hasta el momento de 19 muertos quienes fueron mutilados y desmembrados, mientras que 13 guardias del Sistema Penitenciario permanecen como rehenes.

En el lugar los agentes describen la escena como verdadera carnicería humana.

Los siete privados de libertad asesinados serían: 

Edvin Humberto Guerra Ipiña

Melvin Ardany Cabrera Molina 

Victor Manuel Ventura Isem 

Adrián Eduardo García Fuentes 

José Manuel Sosa Matul 

Edgar Estuardo Marquez Siguenza 

Melvin Eduardo Enrique Hernández. 

¿Quién es Carlos Roberto de León?

Carlos Roberto León Barillas fue detenido el 30 de septiembre de 2015 en la ruta que conduce entre Coatepéque y Quetzaltenango, señalado de pertenecer a una banda de extorsionadores, secuestradores y narcotraficantes.

Sin embargo, también se le sindicaba de ser el autor del asesinato de tres personas, a quienes trató de estafar con la compra de una finca. Por este hecho fue condenado a 105 años de prisión.

De acuerdo con la investigación, León Barillas, dirigió el asesinato de Over Dagoberto López, Odilio de Jesús López, y Juan González, quienes murieron por asfixia por sofocación, luego de reunirse con el condenado, para negociar la finca valorada en 5 millones de quetzales. Las víctimas fueron localizadas atadas de pies y manos.

Sin embargo, un testigo clave, que habría participado en el asesinato de las tres personas, también lo vinculó con una estructura dedicada al narcotráfico. Fuente 502.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias