Comercio de San Antonio del Táchira sigue en picada

José G. Hernández | La Prensa del Táchira.- Locales cerrados, calles desoladas , comercios trabajando a media máquina, multiplicación de ventas informales de alimentos principalmente de origen colombiano, es el reflejo del mal momento que sigue viviendo el comercio de San Antonio del Táchira desde y antes del inicio de la pandemia. 

La actividad económica de una de las fronteras más activas de América Latina sigue en picada, producto de la recesión que desde hace años vive Venezuela y ahora agudizada por causa de los efectos de la pandemia de la Covid-19.

La Cámara de Comercio de San Antonio estima que 92 por ciento del sector comercio está paralizado, es decir de los 300 industriales, comerciantes, prestadores de servicios que funcionaban en la zona, hoy sólo  están trabajando un aproximado de 25 razones sociales,  lo cual repercute en el incremento del desempleo y desmejora la calidad de vida de la población.

"Mientras los comercios formales siguen cerrando sus puertas, también vemos el incremento del comercio informal", dice la presidenta de la Cámara de Comercio, Isabel Castillo, gremio que llegó a contar con más de trescientos afiliados entre comercios, industrias y prestadores de servicios, muchos de estos últimos relacionados con la logística de operaciones aduaneras de importación y exportación que fluían entre Colombia y Venezuela.

"No sabemos si esas personas que tienen cerrados sus negocios volverán a abrir. Ojalá que regresen y reactiven sus empresas. Por eso también estamos pidiendo incentivos para aquellos empresarios que quieran regresar a reactivar sus negocios".

Castillo sostiene que en medio de la recesión económica que vive el país, es preocupante que se sigan cobrando elevados impuestos a los comerciantes e industriales. Eso no es acorde con la realidad actual. Nosotros lo que queremos es producir, generar empleo, dijo.

Servicios deficientes y costosos 

Los comerciantes también se quejan de lo deficientes que son servicios básicos como electricidad, agua, teléfono, y del elevado costo de los mismos. "El costo de los servicios es preocupante porque son pésimos, pero nos encontramos con recibos de luz eléctrica por 8, 10, 12 millones mensuales, dependiendo de donde estemos ubicados. Muchas veces sin haber consumo. Igual ocurre con las tarifas telefónicas que son excesivas. La tarifa mínima que paga una residencia es de 2 o 3 millones de bolívares", dijo Juan Jaimes, comerciantes del ramo de los repuestos.

Los ingresos no alcanzan ni siquiera para pagar los servicios. Esa es la realidad, por eso tenemos que buscar la manera para tratar de subsistir, alternativas, cómo generar ingresos para tratar de mantenernos y pagar los servicios, añadió. 

Agregó que es triste ver que grandes negocios, donde anteriormente se hacía cola para entrar a comprar, hoy estén cerrados. Debido a la difícil situación, algunos comercios formales han pasado a la informalidad, sobre todo a vender productos de primera necesidad traídos de Colombia porque no ven otra opción, otra salida.

Locales que antes vendían juguetes, relojes, ahora comercian harina, aceite, azúcar, arroz porque es lo que día a día se puede vender para subsistir. Es lamentable porque somos comerciantes que siempre nos hemos desenvuelto en la parte comercial en el ramo que siempre hemos desempeñado, pero hoy día muchos han cambiado de su ramo de trabajo por actividades informales para tratar de subsistir, expresó el vocero.

Pasan días sin vender

Expendedores de diferentes ramos del comercio coinciden en señalar que el panorama no cambia de la semana radical a la flexible. "Hoy día vamos a los negocios en la semana de flexibilidad y así como vamos a los negocios, retornamos a nuestras casas, sin haber vendido nada. A veces vendemos algo y lo poco que ingresa, lo invertimos en comida, agregó otra vendedora.

Debido a las bajas ventas, los propietarios de negocios señalan que no están haciendo reposición de inventario porque para qué van a pedir inventarios de mercancía cuando no hay volumen de venta. "Comercialmente en la frontera estamos paralizados", ratificó Jesús Laguna, cuyo establecimiento pertenece al ramo ferretero.

En el comercio de San Antonio, prácticamente no hay diferencia en el ambiente que se vive día a día, excepto cuando se trata de semana radical y hay presencia de alguna autoridad gubernamental de carácter nacional. En esa ocasión los organismos de seguridad patrullan y exhortan a cerrar los pocos negocios que estén abiertos. 

Peticiones

Para contrarrestar el complicado panorama económico, el gremio de comerciantes de San Antonio espera que se dé lo más pronto posible la reapertura comercial por los puentes internacionales. En ese sentido, la presidenta de la Cámara de Comercio señala que han sostenido reuniones con entidades de gobierno municipal, regional y nacional para hacer la petición. También se han reunido con representantes de los gremios empresariales colombianos, quienes igualmente están haciendo gestiones ante el gobierno colombiano para tal fin.  

Castillo considera que no hay motivos para mantener cerrado el paso por los puentes internacionales, ya que el comercio formal de importación y exportación puede darse, claro está, cumpliendo con los protocolos de bioseguridad establecidos internacionalmente para prevenir el Covid. 

Como primera acción para la reapertura formal de los pasos binacionales, la presidenta señala que el gobierno venezolano debe retirar los contenedores que están sobre los puentes internacionales, los cuales a su juicio, son un obstáculo y han causado daño.  

Mientras los pasos binacionales del Táchira y Norte de Santander están cerrados al comercio legal, sí está abierto por Paraguachón, en el límite entre el estado Zulia y La Guajira colombiana, con el agravante de que por éste último son más elevados los costos de las operaciones del transporte de mercancía. Saldría mucho más económico hacer las operaciones por los pasos de San Antonio y Ureña con Norte de Santander, ya que la distancia es menor, indica. 

También piden al gobierno que establezca un cono monetario, distintos al bolívar, que tenga valor estable para el desenvolvimiento de las transacciones comerciales.   

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Frontera

Capturan al "Azote de los Taxistas" en Cúcuta

| comentarios