VENEZUELA CON 58% DE DESEMPLEO SEGÚN EL FMI

Guiomar López| La Prensa Táchira.- Venezuela ha cruzado el umbral. Según datos del Fondo Monetario Internacional, el país registra una tasa de desempleo de 58,3% en 2020 y lo que va de 2021, la cifra más alta del mundo, incluso por encima de países pobres de África como Sudáfrica (29%), Sudán (21%9) y Armenia (17,5%).

Las erradas políticas económicas, agudizadas por las restricciones por la pandemia, han sido los elementos claves para llevar al país a un extremo de pobreza tan alta que ha superado a Haití y además acorrala a empresarios y comerciantes quienes deben sacrificar parte de la nómina para mantenerse a flote, o lo que es aún peor, han cerrados sus puertas, lo que a su vez fomenta el trabajo informal como sustento diario.   

"El sector de manufactura es el más afectado, pues en 1.999 había 11.138 industrias, pero esa cifra se fue en caída libre y en 2020 solo quedaban 2.121 operativas, mientras que de 600 mil comercios que había el año pasado, solo quedan 2.000. Miles de trabajadores quedaron sin empleo", lamentó.

Para el economista Luis Oliveros las cifras aplanadas por el gobierno nacional, que insiste en que la tasa de desempleo se ubica entre el 7 y 8%, reflejan la falta de información y la falta de política de subsidio para el desempleo. "¡Aquí igual hay que salir a trabajar!", refiere de la necesidad obligada de la colectividad. Destaca que la modalidad de emprendedores realmente constituye un negocio informal para poder asegurar el pan de la familia.

Los especialistas resaltan la aparición de una especie de economía subterránea, donde no hay estabilidad, pero de igual forma el empresario o comerciante debe cumplir con sus impuestos, pagar seguros y compromisos fijos.

Realidad en la calle

Los rostros jóvenes se ven en las principales calles de Barquisimeto. Antony Vásquez es uno de esos estudiantes que tuvo que salir a trabajar para poder sobrevivir. "Se vende poco en pandemia y toca recogerse en las semanas radicales", precisó este vendedor de películas y Cd, cursante del penúltimo semestre de Ingeniería Mecatrónica de la Unexpo, quien antes tenía un promedio de ganancias superior a los $30 semanal, ahora le cuesta para llegar a $15.

Su vecino de puesto es Rafael Serrada, es ayudante de cocina en una venta de comida. "Nos turnan por horarios en las radicales y aun así es un tiempo muy limitado", rezonga de la única manera que tienen para mantener su trabajo, a sabiendas de las pérdidas en clientes que pasaron de vender un promedio de 70 kilos de carne a 15 kilos semanales.

Pero el testimonio de Julio Espinoza lo lleva a recordar sus años dedicados en una pizzería, cuyo establecimiento se vio obligado a cerrar sus puertas. Tuvo que reinventarse para no dejar a su familia sin sustento. Quitó prestado un dinero y lo invirtió en un kiosko. Allí vende chucherías, aliños y hasta productos de higiene. "Todo detallado, como una especie de bodeguita", señaló al no considerarse un emprendedor, sino un hombre llevado a la calle en busca de un ingreso fijo para su hogar.

Arturo Arias explica que se arriesgó a abrir un negocio de comida rápida, pero lamentablemente coincidió con las recientes tres semanas radicales consecutivas de principio de abril. "Es fuerte porque ya adquieres un compromiso, donde el alquiler no sabe de este riesgo", confiesa y admite que incluyó empanadas para desayunos y así aprovechar el tiempo limitado. Se trata de una cadena de dificultades en una economía que no ofrece ninguna garantía.

Empresas reducen su operatividad

"Vemos empresas trabajando a medias que pueden llegar al 30% de capacidad", precisa el economista Edgar Urbáez que revela que en ocasiones llegan a sacrificar nóminas, cuando se habla de una inamovilidad que hasta irrespeta las condiciones reales de pequeños empresarios. Se niega a creer que el subempleo, echa al profesionalismo por tierra, al tener jóvenes que no están ejerciendo, bien sea que salieron por recorte de personal o ni siquiera pueden conseguir un trabajo formal.

Destaca que Venezuela tiene una tasa muy alta de desempleo, que se acentuó en los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro. "Desde entonces vivimos un subempleo, sin formalidad y con el gobierno como un salón de belleza, para maquillar cifras", denuncia de una comparación que nada se acerca a los países vecinos, con estudios que ubican a Brasil en 14.1%, Colombia 13.9%, Argentina 11.5%, Perú 10%, según FocusEconomics.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Nacionales

ESCASEZ DE SEMILLAS PONE EN JAQUE EL CULTIVO DE PAPAS

| comentarios

Nacionales

Venezuela recibe nuevo lote de vacunas Sputnik V

| comentarios

Nacionales

Gobierno ruso envía vacunas Sputnik V a Venezuela

| comentarios