210 huecos minan vía hacía el aeropuerto de Santo Domingo

Carlos A. Ramírez. B. | La Prensa del Táchira.- Una verdadera carrera de obstáculos es la vía que conduce hasta el aeropuerto de Aeropuerto Internacional Mayor Buenaventura Vivas Guerrero, en la parroquia Santo Domingo del municipio Fernández Feo en el estado Táchira. La cantidad de huecos hacen largo y tortuoso el camino que en teoría deben ser una hora 45 minutos y al final se convierten en 2 horas aproximadamente.

Ante el anuncio realizado por el diputado a la Asamblea Nacional, Freddy Bernal, de la activación del terminal aéreo en el estado La Prensa del Táchira constató si las condiciones estaban dadas a nivel no solo de operatividad en los espacios del aeropuerto sino también en las vías de entrada y salida del mismo.

Si bien la reactivación de los vuelos nacionales e internacionales promoverá dentro del estado una fuente económica activa, que desde antes de la pandemia, sufría los embates de la aplicación de políticas que defenestraron el poder adquisitivo del tachirense, no menos cierto es que esto forjó un incipiente progreso de la informalidad para la adquisición de recursos.

Las instalaciones del Aeropuerto de San Antonio están siendo adecuadas cumplimiento cabal de las normas de bioseguridad, propias de los protocolos anticovid, esto en los aproximadamente 45 minutos que dura el recibimiento de equipajes y la búsqueda de un vehículo que los traslade hasta el municipio San Cristóbal, capital de la región, estará a la altura, o por lo menos es lo que prevén las autoridades, de los visitantes, pero al salir los viajeros se encontrarán con una cruda realidad, la comodidad del viaje se convertirá en una tortura para poder llegar hasta San Cristóbal en carro particular o en vehículos de pasajeros.

En total son 210 los huecos de distintas dimensiones que se encuentran en los 47 kilómetros de vía que hay desde el aeropuerto hasta San Cristóbal, unos huecos son profundos que se cubren agua dándole una peligrosidad a la que los conductores deben estar alertas y otros por sus dimensiones irregulares están cubiertos de basura. 

Al salir del aeropuerto, ya sea en un vehículo particular o a través de los transportes privados que hacen vida en la terminal aérea, el visitante nacional o internacional comenzará el vía crucis de la precariedad existente en la vía que comunica a Santo Domingo con San Cristóbal: en los 47 kilómetros de recorrido tendrán que sortear 210 huecos aproximadamente más profundos que otros, pero la realidad es la misma, una vía que se podría asemejar a la luna, además de ellos unos 40 pasos irregulares, sumado a la petición de ayudas constante de quienes han tomado el tapar los baches, con piedras y tierra, como trabajo para subsistir. 

La irregularidad se inicia en el primer trayecto de la Troncal 5, en el sector Mata de Café, los huecos previos hasta su llegada es la primera impresión que tendrán los visitantes. El sector, que es bordeado por montañas, tiene constante deslaves producto de quebradas que toman su cauce en cualquier época del año, es por ello que los pasos irregulares obligan al conductor a disminuir la velocidad y tratar en lo posible de no acabar en un hueco o en el tramo del paso irregular que pese a no tener fallas en la vía, por los arreglos improvisados, tiene basura, agua servidas y un cúmulo de personas pidiendo la colaboración por el servicio de protección de vehículos. 

Los huecos continúan en la Troncal 5, si bien es cierto, los arreglos por parte de las autoridades han llegado, no son suficientes para que la atención del conductor se desvié de la carretera, que carece de la demarcación vial y en horas nocturnas no cuenta con el alumbrado público. 

El segundo sector de parada obligatoria es Zigzag. Durante años es uno de los más afectados y ha sido en innumerables ocasiones atendido con paliativos que no cubren expectativas y, que en pocos días, no son suficientes para atender la emergencia que ha dejado a los pobladores incomunicados. 

Los baches, unos pronunciados y otros someros, que si no son atendidos a tiempo serán de gravedad, continúan en el trayecto de la Troncal 5, el visitante ya se enfrenta a la realidad que deja entrever dos aspectos relevantes, el primero, la desidia gubernamental y, el segundo, la falta de políticas que no resuelvan una parte de un todo que se resume en vuelos, vialidad y demarcación. 

El tercer sector es Vega de Aza, la vía se quiebra por los botes de agua residuales, el asfalto se levanta y su destrucción se agudiza con el paso de transporte pesado y las camionetas de pasajeros. Las colas se generan pese a los pocos vehículos que circulan, pues los huecos y los pasos irregulares convierten dos canales en uno y además peligrosos por lo pronunciada de las anomalías del terreno

Ya en la cercanía de San Cristóbal, los huecos no cesan y, la llegada a la ciudad de La Cordialidad, recibirá a los visitantes con un letrero de Bienvenidos mientras el vehículo se hunde en la vía por donde el agua no deja de fluir y la destrucción del asfalto es evidente.  

El anunció del Protector del Táchira

El diputado a la Asamblea Nacional, Freddy Bernal, anunció el martes 20 de abril que después de meses de coordinación con el ministerio de Transporte, Bolivariana de Aeropuertos (BAER), Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria, Seniat y el Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime), la región tenía aeropuerto internacional de Santo Domingo, que en sus palabras, va a permitir que "los compatriotas y turistas puedan venir de cualquier parte del mundo directamente al estado Táchira". 

La información de interés regional ha generado expectativas que se espera en los próximos días se aclaren para así conocer cuáles serán las rutas, las aerolíneas y los horarios que se ofertaran en la región.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

A los Ovalles la basura les salva el día 

| comentarios