Yo vivo a dos cuadras y media, he vivido toda la vida por aquí y no he visto que ningún Gobierno venga hacerle algo a ella

Alfredo Villamizar

Vecino de Puente Real

El problema está en que vienen hacer sus necesidades, así que en la mañana uno ve papeles, pañales, y basura

Marino Morales

Vecino de Puente Real

El vandalismo se apoderó hace muchos de la pasarela, pues presuntos jóvenes llegaban en horas de la madrugada hacer grafitis

Carlos Flores

Taxista

Pasarela de Puente Real golpeada por la indolencia gubernamental 

Maryerlin Villanueva | La Prensa de Táchira.- Ayuda pide a gritos la pasarela de Puente Real, en el municipio San Cristóbal, la cual se encuentra en muy malas condiciones ante la falta de mantenimiento por parte de las autoridades regionales.

Y es que desde hace más de 20 años, que no se le hace un "cariñito" según denuncia de los vecinos, quienes señalaron que ahora está peor, luego que el pasado domingo, en horas de la tarde, una gandola perdiera el control y se fuera de retroceso impactando con una de las columnas principales.

Alfredo Villamizar, habitante de la zona, dijo que nadie resultó herido en el hecho, sin embargo, lamentó la fractura que sufrió la estructura, la cual hasta ahora, no ha sido evaluada por los organismos competentes.

A su juicio, si no se subsana, podría colapsar ocurriendo una tragedia en esta pasarela por la cual pasan gran cantidad de personas a cualquier hora del día, y que también ha servido como dormitorio para los migrantes que caminan hacia la frontera para cruzar hacia Colombia, escapando de la crisis.

"Yo vivo a dos cuadras y media, he vivido toda la vida por aquí y no he visto que ningún Gobierno venga hacerle algo a ella, a pesar de los años que tiene, porque recuerdo que fue inaugurada en la gestión del cura Calderón" dijo.

Para Villamizar la indolencia del Ejecutivo regional es evidente, pues es el organismo encargado de sus reparaciones, ya que con el correr de los años, el sol, precipitaciones, y maleantes que la han rayado ha destruido poco a poco su apariencia ante la colectividad.

"Allí la gente se orinaba, y hacían sus demás necesidades, por lo cual los olores eran nauseabundos cada vez que uno pasaba por allí, era algo terrible, así que para solucionar, los vecinos de vez en cuando limpiamos y tratamos de mantenerlos, pero solo no podemos" expresó.

Dijo que es necesario reforzar con cemento las cabillas que quedaron expuestas, y así evitar una tragedia.

Otro de los vecinos, Marino Morales, expresó que con el éxodo, es común ver personas pernoctando dentro de la pasarela, ya que al contar con techo, pues les permite resguardarse del frío o las lluvias.

"El problema está en que vienen hacer sus necesidades, así que en la mañana uno ve papeles, pañales, y basura que dejan ahí tirada generando contaminación pues vienen, se quedan, luego se van y dejan eso sucio" aseveró.

A ello se suma, que algunos vecinos inescrupulosos se han dado la tarea de dejar desechos sólidos cerca de la pasarela o acuden a lanzarlos al río Táchira, situación que está prohibido.

Vandalismo 

Un taxista que labora en la zona, Carlos Flores dijo que un grupo de sus compañeros buscan mantener las inmediaciones limpias, por lo que es normal que limpien sus inmediaciones, sin embargo, "nunca falta alguno que venga a botar basura o causar destrozos".

Mencionó que el vandalismo se apoderó hace muchos de la pasarela, pues presuntos jóvenes llegaban en horas de la madrugada hacer grafitis en todas las áreas de la estructura.

Daniel Montilva comentó que luego de las seis de la tarde no se puede pasar por allí, porque en varias oportunidades las personas han víctimas del hampa, quienes les arrebatan sus celulares y dinero en efectivo.

"En las noches, cuando llegaban los buses desde San Antonio, salían de la nada y robaban a todos, así que esto se volvió una boca de lobo, ya que hay poca iluminación" acotó.

Es por ello, que algunos ciudadanos optan pasar por la avenida, lo cual es peligroso antes que cruzar por la estructura de forma segura.

A lo largo de la pasarela tanto por fuera como por dentro, se leen insignias como J. Te amo, símbolos, entre otras, que fueron realizados con pintura en aerosol. 

Lo mismo ocurre con otras de la ciudad de San Cristóbal, entre ellas, la ubicada en la avenida Antonio José de Sucre y avenida Cuatricentenaria, avenida Rotaria y final de la avenida Libertador.

Todas registran falta de pintura y mantenimiento, por lo cual transeúntes reclaman a las autoridades los respectivos trabajos para su mejoramiento.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias
Locales

Los pasteles de doña Ana, un legado artesanal

| comentarios