Trasquilada y drogada dejaron joven en el centro de Cúcuta

Agencias | La Prensa Táchira.- La mañana del sábado 10 de abril, una joven cucuteña de cabello ondulado y castaño salió de su casa en el barrio La Cabrera, con la ilusión de encontrar trabajo, sin embargo, terminó siendo víctima de unos desconocidos que le robaron su pelo.

Según el relato de la joven de 23 años cuando ya se disponía a entregar por tercera vez sus documentos para ser tenida en cuenta para un trabajo, ocurrió todo.

Los recuerdos de la afectada, quien tiene estudios en atención al cliente, dan cuenta que cuando caminaba por los sectores del centro comercial Alejandría, ubicado en el centro de Cúcuta se le acercó una mujer que frente a ella empezó a mover un papel, de un lado para el otro, acción que de inmediato le hizo perder el conocimiento.   

"Cuando ella despierta tiene el cabello mojado y está en otro lugar. Pero, ahora tenía mareo y no lograba entender qué le pasaba, era como si estuviera desorientada", contó a medios colombianos una familiar.

En medio de toda la confusión, la joven pidió ayuda a las personas que estaban a su alrededor y cuando logró acordarse del número celular de la mamá, alertó a la familia y de inmediato pasaron a recogerla. Pero, en la espera por esa ayuda, la joven se dio cuenta que su cabello estaba incompleto y que en la parte de atrás de la cabeza se lo habían rapado.

"Ella empezó a llorar y cuando la familia llegó la encontró temblando del miedo y como seguía mal la llevamos a la clínica. Allá nos dicen que le encontraron escopolamina después de los exámenes realizados", dijo la familiar.

Los parientes no dudaron en alertar a las autoridades y al siguiente día realizaron el denuncio en la Fiscalía.

"Lo terrible de esto es que ella (la víctima) ha quedado con secuelas y no hablo solo de las físicas por el corte de su cabello, sino del daño sicológico que es peor", añadió la familiar.

Negocio en detrimento

En Cúcuta, desde el 2015, cuando se dio el cierre total de los puentes internacionales que conectan a Norte de Santander con Venezuela, se viene presentando este tipo de comercio, donde las mujeres en busca de un ingreso, deciden vender por mechones su cabello.

En pleno parque Santander y en el sector de La Parada (Villa del Rosario) abundaban los 'arrastradores', quienes ganan una comisión entre $3.000 y $5.000 por llevar clientes y entregar volantes a posibles clientas.

Sin embargo, aunque ese tipo de comercio tuvo su auge en la ciudad, desde las restricciones y el confinamiento por el coronavirus viene en decadencia.

Según datos de las estilistas profesionales, una peluca de buena calidad, puede encontrarse en locales especializados o ventas en internet entre $800.000 y $ 1'200.000. Los clientes son personas con cáncer u otros padecimientos, por calvicie, simple vanidad o por cambiar su aspecto ante las autoridades.

Con información de La Opinión.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias
Sucesos

Detienen a sujeto con 96 dediles en Peracal 

| comentarios

Sucesos

Buscan a mujer que acuchilló a su expareja 

| comentarios

Sucesos

Rostros sin huellas en el Táchira

| comentarios