Tenemos niños que solo comían arroz y pasta una vez al día, y en este caso solo, porque no se incluía la proteína ni animal ni vegetal

Carlos Delgado

Director de Puntos Solidarios

Buscamos dar solidaridad y atención a esos niños que no se alimentan de forma adecuada

José Carreño

Director de la fundación Río Esperanza

Parroquia La Concordia registra altos índices de desnutrición 

Maryerlin Villanueva | La Prensa de Táchira.- De las cinco parroquias con las que cuenta el municipio San Cristóbal, La Concordia es donde más abunda los casos de desnutrición tanto en niños como en personas de la tercera edad.

Este resultado se desprende del diagnóstico realizado por la ONG Puntos Solidarios, donde su director, Carlos Delgado, dijo que esta zona es la vulnerable para esta problemática que afecta a más del 40% de la población que atiende el programa.

De acuerdo a Delgado, diariamente en el comedor son beneficiados más de 150 personas en el barrio Alianza, donde el 80% pertenece a la zona, y el otro 20% a lugares cercanos, quienes reciben un almuerzo para paliar el déficit alimentario.

"Tenemos niños que solo comían arroz y pasta una vez al día, y en este caso solo, porque no se incluía la proteína ni animal ni vegetal, y fue allí luego de hacer un estudio médico donde se evidenció que estaban desnutridos ante la falta de peso y estatura para la edad que tenían" dijo.

Afirmó que de acuerdo al estudio realizado La parroquia La Concordia que componen muchas zonas populares, ha crecido demográficamente y en ellas, viven personas en pobreza extrema o de bajos recursos, quienes no tienen dinero para cubrir los productos de la canasta alimentaria. 

Delgado indicó que barrio El Río, Las Malvinas, Genaro Méndez, La Machirí, y la Alianza, es donde se concentran mayores casos de desnutrición en la población infantil.

"Teníamos casos donde los niños se levantaban a las 11 de la mañana para no desayunar y solo almorzar, u otros que se acostaban a las seis de la tarde porque no tenían que cenar" expresó Delgado.

Sumado a los menores de edad, se encuentran los adultos mayores, quienes no tienen como producir dinero ni mucho menos cuentan con seguridad alimentaria por parte del Gobierno nacional y regional.

Frontera

Melisa Zambrano, quien es directora de la ONG Alimenta la Solidaridad mencionó que cuenta con nueve comedores en municipios como, Junín, San Cristóbal, Jauregui y Torbes, para alimentar a un total de 650 niños.

"Tenemos problemas con el gas, así que cuando no contamos con el servicio la mamá de los niños salen y recolectan leña para poder preparar los alimentos" acotó.

Ve con preocupación la desnutrición, pues los infantes que comen en dicho lugar, solo reciben una comida diaria, debido a que sus padres no cuentan con dinero para hacer un mercado. 

"Llevamos un proyecto de gestión alimentación comunitaria, donde trabajamos este tema, en el cual entregamos suplementos para ayudarlos a recuperar su condición padecida de acuerdo a la crisis humanitaria compleja" puntualizó.

Estima abrir un punto en el municipio Ayacucho, Bolívar y Pedro María Ureña. 

Barrío El Río

José Carreño, director de la fundación Río Esperanza comentó que en el comedor atienden a más de 150 niños de esta comunidad, a quienes benefician con una cena y diversas actividades culturales.

De esta cifra, 68 presentan desnutrición, y dos más de forma severa, quienes desde la semana pasada reciben suplementos vitamínicos que les permitan aumentar sus medidas tanto en talla como en peso.

Estos alimentos nutricionales son otorgados a través de algunas alianzas establecidas mediante otras ONG.

"Buscamos dar solidaridad y atención a esos niños que no se alimentan de forma adecuada y que además, su alimentación era la otorgado en la escuela, cuya comida no cumplía con los requerimientos establecidos en una dieta balanceada" expresó.

Destacó que en los primeros meses de pandemia, algunas escuelas que contaban con el programa PAEB ofrecían alimentación a las personas, pero con el transcurso de los meses esta actividad dejó de funcionar en los planteles educativos.

Mientras tanto, Camilo Corzo, miembro de la fundación Alimentando Corazones, dijo que el programa se lleva a cabo en la localidad de San Juan de Colón, en el municipio Ayacucho, donde hasta el pasado año 2020, eran entregados 300 y 400 almuerzos.

Precisó que la ONG se enfocó en colaborar hacia los menores de edad y personas de la tercera edad, quienes son los más vulnerables ante esta patología.

Debido al repunte del covid-19 en enero, se mantienen suspendidas sus actividades, no obstante, espera que en los próximas semanas, sean reanudadas.

El equipo de La Prensa del Táchira intentó obtener cifras de desnutrición en la región, sin embargo, autoridades de la Corporación de Salud en el estado Táchira, manifestaron no contar con esta estadística.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias