Hoy en día le faltan el respeto a la plaza Bolívar

José Antonio Santander

Zapatero

Aquí todo ha desmejorado

Omar Carreño

Lustrador

La plaza no se respeta hacen sus cosas detrás de los árboles

Mario Rincón

Lustrador

La plaza está abandonada

Gerardo Rueda

Encuestado

Siempre están sentados por aquí y a la gente le da miedo

Libardo Rodríguez

Encuestado

La Plaza Bolívar se ha convertido en "zona roja" 

Carlos A. Ramírez B. | La Prensa del Táchira.- La Plaza Bolívar de San Cristóbal es considerada por transeúntes y trabajadores asiduos del sector como una "zona roja"  debido a los  recurrentes robos y sitio para mujeres que se dedican a la prostitución,  pese a la presencia de organismos de seguridad en distintas alcabalas. 

Así lo afirmó el señor José Antonio Santander un zapatero que labora en la plaza insigne del estado quien además criticó que  las acciones para combatir estas malas prácticas, no son las más adecuadas.

"Hoy en día le faltan el respeto a la plaza Bolívar (...) aquí se orinan, hacen del cuerpo, fuman droga, hay de todo y hacen de todo".

Santander quien tiene tres años como trabajador acreditado en la Asociación de Lustradores del estado Táchira, afirma que ha visto como desmejora la situación con el incremento de la inseguridad en toda la zona, estima, que el negocio ha decaído primero, por la situación económica del país y, segundo por la falta de patrullaje. "Aquí ya nadie se queda mucho tiempo (...) tiene que ser rápido el servicio (...) aquí así estén los policías pasan las cosas (...) es insegura la plaza".

Omar Carreño es un lustrador con 12 años de servicio, expresa como ha desmejorado la economía y la situación de la plaza con los años. Aclara que el servicio de limpieza ha decaído y prueba de ello son los compañeros que ya no laboran, pues de 45 trabajadores entre lustradores y zapateros hoy día solo 2 zapateros y tres lustradores se encuentran operativos.

"Aquí todo ha desmejorado (...) lo que se cobra en algunas ocasiones solo da para comer y hay otros días, como hoy, que hay actos de policías o bomberos donde podemos ganar hasta 20 mil pesos (Bs.14.285.714)".

En cuanto a la seguridad y la limpieza Carreño expresó que todos los días hay escándalos y peleas, con los borrachos y las meretrices que tienen como punto de encuentro la parte baja de la plaza, cerca del Bulevar Chucho Corrales. "Pelean siempre y no se ve un policía (...) y cuando están tampoco hacen nada".

Mario Rincón tiene 15 años en la plaza Bolívar, esgrime que el servicio de lustrar zapatos está acabando ante la ínfima presencia de clientes. "Con la pandemia y antes de ella ya la situación económica está bajando la presencia de gente que buscaba que le limpiaran los zapatos". 

Rincón resalta que la presencia de delincuentes en la zona también limita que la gente se detenga para un servicio. "Hay robos diarios y peleas de mujeres de la mala vida (...) la plaza no se respeta hacen sus cosas detrás de los árboles (...) ni la policía hace nada y ellos todos los días tienen la plaza Bolívar como su casa (...) además pocas veces limpian y la gente bota toda la basura donde quiere".

Apoyan el servicio y a sus trabajadores

Gerardo Rueda pertenece a la Milicia Bolivariana y antes fue funcionario policial, asegura que en la medida de lo posible apoya el servicio que prestan los lustradores. "Son personas mayores que necesitan ayuda (...) es necesario que la gente venga y los ayude, ellos necesitan medicina y comida (...) viven del diario. 

Rueda afirma que es como una tradición que se está perdiendo con la salida de los lustradores de la Plaza Bolívar, ya quedan pocos, afirma, la situación económica los obligó a buscar otros empleos que dieran mayores resultados.

El miliciano comentó que la falta de vigilancia ha generado que la zona sea insegura pero que no es una situación nueva. Insiste que se debe tener personal para limpiar porque la basura abunda, además de la falta de iluminación que se aprecia en las horas nocturnas. 

"La plaza está abandonada (...) hay que meter más seguridad en todos lados desde el Centro Cívico". 

Libardo Rodríguez, es un asiduo visitante a la plaza, afirma que venía una vez por semana a lustrar sus zapatos, sin embargo, la inseguridad reinante lo ha obligado a reducir las visitas y evitar estar en determinadas horas. 

Rodríguez asegura que la presencia de las meretrices y de jóvenes que beben y fuman ha desmejorado la plaza. "Siempre están sentados por aquí y a la gente le da miedo, en algunas ocasiones, pasar cerca de ellos. 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

Mega Hueco adorna a La Rotaria 

| comentarios