Historias de terror cuentan familiares de pacientes COVID-19

Agencias | La Prensa Táchira.- Tener a un familiar hospitalizado por COVID-19 en un centro de salud público es una historia de terror para muchos ciudadanos. Sin insumos para atender a los pacientes, estos lugares se vuelven un verdadero infierno, sobre todo ahora, que se registra una nueva ola de casos de COVID-19 que ha cobrado la civa de cientos de personas. 

La cepa brasileña la mató

María Zambrano acudió este martes a la morgue de Bello Monte a realizar los trámites para retirar el cadáver de su tía, Ilva Zambrano, de 58 años. Esta mujer estuvo nueve días hospitalizada en el CDI de Hoyo de la Puerta.

Al principio María tenía esperanzas de poder llevarse a su tía de ese lugar. Sin embargo, cada día su salud fue empeorando, hasta que sus pulmones no soportaron los efectos de la cepa brasileña del COVID-19.

"A mi tía la mató la cepa brasileña; sus pulmones no aguantaron. En el lugar le dieron todos los medicamentos, pero evolucionó muy rápido la enfermedad. Fue una cosa terrible", dijo María ante las cámaras de Caraota Digital.

Hace un año, el Poliedro de Caracas fue adaptado como un hospital para atender a los pacientes más graves de COVID-19. Cada día se reportan muertes en ese lugar. A las afueras del Poliedro estaba una mujer, llorando la muerte de su esposo.

"Mi esposo llevaba acá 15 días. Murió de COVID-19. Acá lo trataron muy bien, los médicos constantemente le ponían su oxígeno, pero las condiciones quizá no sean las mejores. Hace mucho calor, él tenía mucha fiebre y la comida no era la mejor", comentó la mujer, quien prefirió no identificarse.

Oxígeno en dólares

Los pacientes por COVID-19 necesitan oxígeno. En muchos hospitales, este escasea, por lo que los familiares necesitan llevarle a las personas contagiadas las bombonas que les permitan respirar.

Roberto Contreras, quien tiene a su suegro hospitalizado en el Poliedro de Caracas, detalló que llegó a este lugar ya que en la mayoría de los centros asistenciales no pudieron recibir a su familiar, ya que no tenían oxígeno.

"Hace 15 días estuvimos recorriendo Caracas, pero ningún hospital lo recibía porque no tenían oxígeno. Acá lo recibieron inmediatamente y el oxígeno no le ha faltado. Son días de angustia, porque si se le baja la saturación se puede morir", comentó Contreras.

"Acá una bombona cuesta $25. Pero solo el relleno. Nosotros también vendemos las bombonas pero en este momento no tenemos, porque apenas llegan las personas las compran y se nos acaba el inventario", dijo Luis Ochoa, quien vende oxígeno en Bello Monte.

Ronda los 180 mil casos 

Venezuela atraviesa la segunda ola de la COVID-19. Desde el inicio de la pandemia, el país ha registrado más de 176 mil casos de coronavirus, con 158 mil pacientes recuperados y 1.795 muertes confirmadas.

Sin embargo, expertos han detallado que las cifras quizá no sean las correctas, ya que existiría un "subregistro" de contagios y muertes por COVID-19 que no ha sido revelada por el Ejecutivo nacional.

Con información de Caraota Digital. 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias