Las computadoras se me han dañado dos veces ya

Jeaneth Sánchez

Comerciante

Nos golpean los cortes en esta zona más que en otras

Sandro Figueroa

Encuestado

Cuatro veces se ha mandado a reparar la fuente de poder de la computadora

Jesús González

Encuestado

Igual molestan pero son menos fuertes que en enero

Karina Roso

Encuestada

Improvisando y guapeando comerciantes se enfrentan a apagones 

Fabiola Barrera | La Prensa Táchira.- Mil y una peripecia deben inventarse los comerciantes de San Cristóbal para que los prolongados y reiterados cortes en el servicio de energía eléctrica no los afecten tanto. 

Lamentablemente en los últimos días los llamados bajones y cortes imprevistos han acabado con la paciencia no solo de quienes viven en las zonas residenciales, sino de propietarios y trabajadores de establecimientos comerciales, en especial a quienes hacen vida en la zona de Barrio Obrero, pues estos aseguran sentirse más afectados que en otros sectores de la ciudad cordial. 

Improvisar 

Por su parte, el señor Sandro Figueroa explicaba que en su venta de pasteles ha tenido que volverse más creativo de lo normal. Como un niño cuando explicaba su circuito eléctrico, Figueroa mostraba al equipo de La Prensa la adaptación eléctrica que le hizo a su mostrador de pasteles para que estos se mantuvieran calientes. 

Y es que la falta de gas no fue un impedimento para mantener la temperatura de los mismos, ya que con cable y tres bombillos amarillos de cien voltios los mantiene como si estuvieran recién salidos del caldero. 

El problema es cuando se va la luz, ya que ahí sí no hay más nada qué hacer. Reitera que si bien no les dan tregua con los cortes de luz, son menos prolongados que meses atrás. 

Plantas eléctricas 

El uso de plantas es uno de los recursos que más se usan por parte de los comerciantes, ya que cuando hay fluctuaciones prefieren bajar cuchillas y trabajar con generadores de electricidad mientras se solventa la situación. 

La señora Jeaneth Sánchez, propietaria de un comercio frente a la Residencia de Gobernadores, explicaba al equipo de La Prensa que han sido muchos los aparatos que se le han quemado gracias a las fluctuaciones constantes en el servicio eléctrico. 

Las dos máquinas registradoras, bombillos y computadores sufren los golpes de corriente y ya en varias oportunidades se ha visto en el penoso deber de sacar dinero para la reparación de estos, que por cierto, no son nada baratas. 

También una nevera enfriadora empezó a botarle agua por los bajones y apagones registrados este fin de semana. Incluso al momento de la visita estaban sin servicio eléctrico y con la planta, pese a ser bombillos ahorradores y de luz LED, parpadeaban constantemente. 

Explicaba que la zona de Barrio Obrero es la más golpeada por los cortes, pues en el centro, si bien se va la luz, no dura tanto para restablecerse como en este sector. 

Menos fuertes

En la zona de Plaza Los Mangos, ya había llegado la electricidad. Karina Roso comentó que al momento de abrir su tienda, se percataron que no había luz y que fue hasta las diez que volvió la electricidad a la zona. 

Indicó que si bien los cortes y bajones no les dan paz a comerciantes y habitantes, son menos fuertes que los registrados a comienzos de año, cuando podían quedarse a oscuras hasta por seis horas. 

Fuentes de poder

Cuatro veces se han visto en la obligación de mandar a reparar las fuentes de poder en un restaurante de comida árabe en la zona de Barrio Obrero. Jesús Gonzáles explicaba que es todo. Bombillos, televisores, compresores de nevera y hasta la misma planta generadora que se les ha dañado gracias a los bajones y apagones. 

Lamenta que la situación en lugar de mejorar, empeore con los meses, por lo que temen que se registre un nuevo apagón como el de marzo del 2019. 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias