Festeja el merengue un triunfo con sabor a samba

Agencias | La PRENSA del TÁCHIRA.- Los blancos ganaron esa primera final por un 3-1 que le sirve para acercarse a las semifinales de la Champions. Lo deberá refrendar la semana que viene, el día 14, en Anfield, pero antes de esa cita tiene este sábado el Clásico, una final liguera.

El Real Madrid afrontaba ante el Liverpool la primera de las tres finales que tiene en 10 días y en las que se juega la temporada. 

De momento, el Real Madrid dio primero y lo hizo sobre todo gracias a una gran primera parte. Zidane, sin Varane, con coronavirus, ni Ramos se olvidó de jugar con defensa de tres y recuperó su tradicional 4-3-3 con Vinicius arriba. Klopp también movió su pizarra y puso a Keita dejando a Thiago en el banquillo.

Un duelo táctico que ganó claramente Zidane en la primera mitad en la que el Real Madrid pasó por encima de un Liverpool que arriba ya puede a tener a los mejores delanteros del mundo, pero si no les llegan balones es como si no existieran. Y eso es lo que pasó en un primer acto perfecto de un Real Madrid que mostró todas las vergüenzas del Liverpool que en el Di Stéfano fueron muchas.

Sin centro del campo y sin defensa, el Madrid fue el amo y señor de ese primer tiempo. Vinicius hacía lo que quería con Alexander-Arnold y Kroos movía a los blancos como quería y sin oposición.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Futbol

Aristeguieta se recupera de forma satisfactoria

| comentarios