Manchester City tuvo un leve respiro ante Borussia

Agencias | La PRENSA del TÁCHIRA.- Le queda una vida al Dortmund y se llama Signal Iduna Park. Allí se decidirá todo. Y allí viajará el City con una liviana ventaja. Haaland se inventó una asistencia espectacular en el 83' para que Reus empatase en Manchester, pero los de Guardiola se arremangaron y encontraron en el 89', vía Foden, un gol sinónimo de oxígeno. Pasó de 0 a 100 el Dortmund para acabar volviendo de 100 a 0. Labor complicada en Dortmund, pero no imposible. La eliminatoria está abierta.

Fue un partido de rachas y lleno de polémica. Sobre todo en la primera parte, donde el VAR retiró un penalti al City y el árbitro anuló un gol, con mucha controversia, al Dortmund. El primer tanto fue obra de De Bruyne, que aprovechó un error grotesco de Emre Can, lideró una contra, la bailó de lado a lado y finalizó en el área pequeña. 

Había empezado muy bien el Dortmund, pero un desliz de esas características, ante un gigante como el City, es sinónimo de gol. Pudo llegar el 2-0: el rumano Ovidiu Hategan señaló penalti a favor del City por un supuesto plantillazo de Emre Can a Rodri, pero tras ir al VAR y comprobar que no había contacto, lo retiró.

Y de esa, en unos minutos, a la siguiente. El gol anulado al Dortmund. El joven Bellingham le robó la cartera a Ederson cuando iba a golpear y marcó el 1-1 a portería vacía, pero el colegiado señaló falta en el hurto por un supuesto plantillazo... Que deja muchas dudas. Es cierto que levanta la pierna, pero el robo es limpio y con la puntera de la bota.

A los pocos minutos de la segunda parte apareció Haaland para perdonar un mano a mano ante Ederson tras hacer gala de su corpulencia. Y no volvió a aparecer hasta el 83', pero es que un poco de Erling Braut es mucho. Y se inventó una asistencia de espaldas para dejar a Reus solo ante el portero. El capitán no falló y marcó con un disparo al palo largo.

Se las prometía felices el Dortmund, que sentía una inyección de taurina directa en sangre. Pero Foden se encargó de rebajar la euforia. Cesión de Gundogan y remate del inglés en el 89' para batir a Hitz. Se le complica el pase al Dortmund, que deberá ganar sí o sí en casa y, si recibe, por dos goles (exceptuando el 2-1, que mandaría todo a la prórroga). Haaland se asoma al abismo, pero no está muerto. Nunca le puedes dar por muerto.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Futbol

Triunfo aurinegro para aferrarse en la cima

| comentarios