Feliz cumpleaños a la residencia de Dioses y de mortales también

Nelson Altuve P | La PRENSA del TÁCHIRA.- Con una treintena de personas, entre civiles y soldados llega al valle de las Auyamas, el capitán del ejército español Juan Maldonado Ordoñez y Villaquirán, un 31 de enero 1561, fundando la villa a la que bautizó San Cristóbal. 

La condición de su fundación tuvo como principio estar exenta del Cabildo de Pamplona, estableciendo límites hacia los cuatro puntos cardinales. La villa afrontó varios ataques de pueblos indígenas, y ante las acciones hostiles de esos pobladores, fue invocada la protección de San Sebastián. En 1856, San Cristóbal fue instituida como capital del Táchira. 

La capital del municipio San Cristóbal, se encuentra a una altitud de 900 msnm, es decir 2,953 pies, ello es 3.012 por debajo del Pico El Púlpito (3.912 msnm), siendo este el punto más elevado del Táchira. El casco central tiene una altitud media de 900 msnm y una altitud máxima de 1.670 msnm, en la parte alta de la ciudad.

Por su difícil acceso, San Cristóbal estuvo alejada de las guerras independentistas que se desarrollaban en el centro y oriente del país, en la época colonial.

La calle de Filisco nos recuerda las gestas de Simón Bolívar durante sus campañas y travesías entre Venezuela y Colombia.

Estancada durante muchos años, solo fue hasta los principios del siglo 20 cuando empezó a tener resonancia, con la llegada al poder del llamado grupo de los sesenta y su revolución Restauradora, un dominio militar con influencia andina desde la llegada de Cipriano Castro al poder en 1899.

Con el crecimiento demográfico de Venezuela, la entidad tachirense recibió en gran parte a los migrantes europeos, eso incidió en un desarrollo sostenido. Grandes obras y estructuras le dieron un aire modernista a esa San Cristóbal, en la época del perezjiminista, y como fiel reflejo figuran el Viaducto Viejo y el Hospital Central, dos íconos que perduran en el tiempo.

La San Cristóbal actual aún tiene esos aires de los tiempos coloniales, con techos rojos y calles estrechas. Guarda en su vientre las épocas florecientes y boyantes del negocio del café que la colocaba en el centro de atención mundial, proporcionando el producto que incluso llegaba a los mercados europeos, en plena guerra mundial.

Casa Steimborth, cuna del floreciente mercado del café a principios del siglo veinte

La Casa Steimborth es el ícono que representa aquellos tiempos, cuando desde el viejo continente llegaron mercaderes, buscando hacer negocios con los cordiales pobladores de este terruño.   

La pujanza y fertilidad de sus tierras también hizo de San Cristóbal, no solo un paso obligado hacia el vecino país, sino un sitio para convivir y así a la ciudad fueron llegando llaneros que se asentaron en la llamada Sabana - hoy en día conocida como La Concordia - , igualmente, muchos zulianos que ofertaban sus productos y se quedaban atrapados por el clima benigno de la capital andina.

Pero también hay una marcada influencia de la idiosincrasia colombiana, que huyendo de la guerra civil que asoló ese país pasaron el río Táchira para cobijarse en esta pujante comarca que les recordaba a sus pueblos y les conectaba por su cercanía con el golpeado pueblo neogranadino.

La Catedral de San Cristóbal, símbolo de la arraigada fe cristiana de los sancristobalences 

Ese crisol de culturas dio mayores aires a la San Cristóbal taciturna, que se abrió también a la cultura, educación y religión. La presencia de la Iglesia Católica con sus Seminarios, Monumentos religiosos, las Universidades, han permitido el crecimiento de ilustres que han dejado en alto a la entidad y San Cristóbal.

El cantautor Chucho Corrales, ensalzó las bondades de San Cristóbal, dejando un legado musical inigualable, con su tema: "San Cristóbal andina... HAY UNA CIUDAD DE ENCANTOS, RESCATADA DEL EDEN, RESIDENCIA DE LOS DIOSES Y DE MORTALES TAMBIEN" , pero también hubo poetas que le recitaron, pintores que recrearon sobre el lienzo, sus montañas y calles.

San Cristóbal es un lugar de amantes del deporte, con hombres que dieron lustre al país en varias disciplinas, contando con magníficas instalaciones para la práctica del fútbol, atletismo, ciclismo y beisbol., entre otros. Es la única ciudad venezolana donde se ha realizado un evento de jerarquía mundial: En 1977, los campeonato mundiales de ciclismo de pista y ruta.

El desarrolla comercial de la ciudad se refleja en el alto tráfico del centro de la ciudad.

La capital tachirense desarrolla un vasto músculo económico con tres polos importantes, como el comercial asentados en los sectores del centro, La Concordia y Barrio Obrero; las zonas industriales de Puente Real, Paramillo y Las Lomas.

Las zonas populares y residenciales están diseminadas por sus tres puntos de acceso, destacando los tradicionales Barrio Sucre, 23 de Enero, Pirineos, Puente Real, Pueblo Nuevo o La Concordia. 

El viaducto de la Concordia contribuyó con la expansión vertiginosa de la capital tachirense

Rodeado del parque nacional Chorro del Indio, con una belleza sin igual en sus paisajes naturales, tiene sitios que invitan al turismo de aventura, además de disfrutar de las posadas como parte de su importante red hotelera. La Feria de Internacional de San Sebastián es uno de sus mayores puntos de referencia a nivel internacional, durante el mes de enero.

Este 31 de marzo del 2021, cuando San Cristóbal cumplen 460 años, es mucha el agua que ha corrido por el Río Torbes, un afluente que se lleva historias y leyendas, con quebradas que la atraviesan como dagas, arrastrando las heridas y dolores que le dejan los hostiles de la época que la asedian desde diversos blancos; pero que en medio de las vicisitudes actuales luce erguida y señorial.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias