Lo que no dejan es movilizar a la gente, pero nos dejan trabajar.

Nelson Martínez

Encuestado

Comerciantes improvisarán para sobrevivir a 14 días radicales 

Fabiola Barrera | La Prensa Táchira.- Tras la implementación de quince días de cuarentena radical por parte del gobierno de Nicolás Maduro, ante el repute de casos e COVID-19 en la entidad, los comerciantes improvisan para evitar que las pérdidas se incrementen.  

Si bien los sectores priorizados pueden trabajar, los que no pueden hacerlo, como ventas de repuestos, ferreterías, ventas de pinturas, entre otros, son necesarios para resolver problemas que puedan presentárseles a quienes tienen permitido trabajar durante estos catorce días de radicalización. 

Así lo explicó el presidente de la Cámara Automotriz del estado Táchira, Freddy Sandoval, quien explicó que si bien la compra de un caucho o de un repuesto noes priorizado, quienes sí están en ese sector, necesitan de ellos para resolver contingencias que puedan obstaculizar la prestación del servicio. 

"Si alguien que vende alimentos se le daña el camión con el que los transporta, necesita comprar repuestos". 

Indicó que las autoridades son más severas con el comercio formal, el cual está legalmente constituido, que paga impuestos y tributos, que con el informal, que no deja ningún beneficio para la colectividad y que tampoco cumple con las normas sanitarias para la prevención del Coronavirus. 

Asegura que en la actualidad, los comerciantes luchan por mantenerse a flote a pesar de las adversidades. Destaca demás que no hay manera de proyectarse a futuro, pues se mantiene una constante improvisación, ya los comerciantes que deben inventarse mil y un maneras de mantener sus negocios así sea con el mínimo de operatividad.    

Precisamente ante este hecho, Sandoval explica que durante estas semanas, si bien los comerciantes estarán en sus negocios, usarán varios métodos para evitar la baja de ventas, tales como delivery, pick up, entre otras. Añade que no se pueden abandonar las zonas comerciales, ya que de hacerlo, la delincuencia podría acabar con el ya mermado patrimonio e inventario que se tiene en los establecimientos. 

"Hemos puesto avisos en las puertas de los negocios y ya nuestros clientes nos llaman y se acuerda con ellos la forma de hacer llegar lo que necesitan, pero no podemos dejar de trabajar". 

A medio cerrar

Por su parte, Nelson Martínez, propietario de una lavandería en la zona alta de la ciudad, asegura que ya tienen un mes aproximadamente sin obligarlos a cerrar. Explica que si bien no conoce las razones, agradece la medida pues así puede trabajar. 

Destaca que deben prestar el servicio, ya que deben trabajar. "Lo que no dejan es movilizar a la gente, pero nos dejan trabajar", dijo. 

Ya en la zona de La Concordia. La mayoría de negocios abrieron sus puertas desde las nueve de la mañana y hasta el mediodía. Otros más osados trabajan hasta las dos de la tarde. 

El propietario de una ferretería, quien no quiso dar su nombre, asegura que trabajan con las santamarías a medio levantar, pues necesitan vender. "En semana radical baja la venta porque si no hay transporte público la gente no sale mucho, pero ahora sí hay transporte y lelga gente a comprar. Igual cerramos a las dos de la tarde esta semana y la que viene como también es radical, también cerraremos a esa hora". 

Cuotas

Vendedores de repuestos adyacentes a la plaza Miranda, explicaron al equipo de La Prensa que aunque no son priorizados, los dejan trabajar porque hacen sus respectivos aportes a los funcionarios policiales. 

Unos con dinero y otros con repuestos de motos pagan sus cuotas para que los dejen trabajar. Aseguran que si bien no es el deber ser, no tienen más remedio que pagar para que los dejen trabajar. 

Indican que aunque tienen sus puertas cerradas, prestan el servicio a clientes que ya los conocen. "Vienen o nos llaman y uno los atiende, pero así sin aglomeraciones". 

Sin impacto

Del mismo modo el presidente de la Asociación de Comerciantes, Pietro Ceniccola, asegura que no cree que haya un fuerte impacto en la actividad comercial durante estas dos semanas de radicalización. 

"Esta semana algunos no trabajarán, pero la semana que viene corresponde a la Semana Santa, por lo que solo hay tres días hábiles. No creo que eso impacte mucho en el comercio regional".   

Señaló además que uno de los sectores más disciplinados en cuanto al cumplimiento de las medidas es el comercio tachirense, por lo que está consciente que son otros los encargados de ser agentes de propagación del virus. 

Espera que la radicalización sea aplicada de acuerdo a las realidades de cada región, pues el Táchira es uno de los pocos estados donde casi no hay contagios masivos de COVID-19.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

Desoladas las escuelas en inicio de año escolar

| comentarios

Locales

Los pasteles de doña Ana, un legado artesanal

| comentarios