Hay diversidad de presupuesto que se van dilapidando

Omar Contreras

Ahora las ayudas que antes pedíamos (colaboraciones) a la empresa privada no llegan

Ilia Sierra

En ruinas y desatendidos están espacios culturales del Táchira 

Carlos A. Ramírez B. | La Prensa del Táchira.- Una pronunciada desatención se refleja en los distintos espacios culturales del estado Táchira como parte de la incursión de la "politiquería" en un sector que durante años demostró un crecimiento pujante, esto de acuerdo al profesor del departamento de Sociales de la Universidad de los Andes-Táchira, Omar Contreras.

Contreras asevera que los distintos poderes políticos que se erigen en la región están divorciados, por cuanto cada uno maneja un presupuesto para la inversión en el sector, situación que limita el aporte oportuno a cada una de las expresiones culturales que se prevén en el estado. 

"Si vamos a la alcaldía no tiene una oficina de cultura, la gobernación maneja algunos espacios, dirección de cultura, el gobierno nacional maneja otros que se relacionan con el turismo y aunado a ello, se suma el protectorado (...) Hay diversidad de presupuesto que se van dilapidando se van distribuyendo sin que realmente haya un atención primordial al ente creador de la cultura que es el ser humano". 

El catedrático aseguró que previo a la pandemia, otra situación comenzó a generar algunas desavenencias en el sector, las cuales se reflejaron en la búsqueda de la consolidación de la cultura popular, como política de gobierno, lo que fomentó una lucha de clases de cultura: "la cultura del barrio y la cultura urbana". 

Enfatizó que el presupuesto destinado para los espacios culturales existentes disminuyó, para darle paso a lo que se consideró como premisa cultural ajena a la que prevalecía en la región y, que derivó, en el abandono de los centros de esparcimiento cultural y de recreación que hoy día son denunciados constantemente.

"(...) El ateneo del Táchira lamentablemente está perdiendo su objetivo de orientar y organizar la cultura de San Cristóbal (...) es un espacio que no tiene protección que lo han robado en múltiples oportunidades, ese era el imán de la cultura tachirense"

Contreras expresó que otros recintos, a los cuales se le hicieron arreglos para el servicio de las actividades del sector, terminaron con ventas de libros y de otros enseres pues no tuvieron capacidad para mantenerlos. 

Destacó que los parques, en su mayoría, donde regularmente se realizaban las retretas son utilizados para la realización de "actos políticos demagógicos (...) de la nueva cultura cívico militar".

Bajos presupuesto 

La dirección de Cultura del estado Táchira, dirigida por la licenciada Ilia Sierra, actualmente se encarga de 45 bibliotecas, 12 museos, 3 escuelas de música, escuela regional de teatro, la Coral del Táchira, la Banda de Conciertos, la Orquesta típica, danzas y 14 casas de cultura en toda la región, pese a su ínfimo presupuesto, que no supera los USD$500 (Bs. 929.926.600) mensuales, aún mantienen activos cada espacio bajo la normativa de bioseguridad. 

Sierra, en su segunda oportunidad como directora, expresa todo el optimismo que le imprime al sector pese a la crisis económica y sanitaria, aduce que los 1100 empleados de la dirección tiene una labor titánica frente a ellos, sin embargo, y pese a los bajos salarios, los centros culturales se tratan de mantener abiertos a todos. 

"Los artistas plásticos han sido lo que nos ha dado resultado (...) los artistas no han dejado de exponer, el artista plástico no para de crear, toman los espacios para presentar sus obras, como no podemos hacerlas masivas, las ofrecemos virtuales". 

La directora suma otro factor detractor de la cultura regional, la inseguridad, asegura que los costos de los instrumentos limita la posibilidad de realizar conciertos, los cuales se hacen de manera cerrada. "Yo no puedo decirle a un miembro de la banda típica o de conciertos que ande con un instrumento (...) se pusieron demasiados caros (...) y que anden expuestos hasta que los puedan matar para robarlos". 

Sierra aduce que la falta de presupuesto se evidencia en la falta del mantenimiento de los centros culturales, empezando por la Dirección de Cultura, además del parque automotor, que en su primera gestión fue renovado, hoy día es inexistente. 

"Ahora las ayudas que antes pedíamos (colaboraciones) a la empresa privada no llegan (...) sin embargo, nosotros seguimos produciendo, seguimos trabajando, esperando que esta situación pase, para volver nosotros a lo que nos gusta a presentar lo nuestro a llevarlo hasta el último rincón del Táchira".

Sin participación

Durante la realización del trabajo de los centros culturales en la región contactamos con el representante del Gabinete de la Cultura en el estado Táchira, Carlos Tovar, quien manifestó que debido a sus ocupaciones laborales  no pudo atender al equipo de La Prensa del Táchira. 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias