"Chapo" Guzmán confiesa que es torturado y pasa hambre

Agencias | La PRENSA del TÁCHIRA.- A pocos días del encarcelamiento de su esposa en Estados Unidos a causa de ser sospechosa de planificar su escape, el narcotraficante mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán denunció las circunstancias en las que cumple su condena a cadena perpetua y las describió como una situación cruel e inhumana.

De acuerdo con lo informado por sus abogados, el capo narco asegura que en la prisión de máxima seguridad de Florence, Colorado, está confinado en soledad, sin posibilidad de comunicarse con los guardias, lo que el mexicano percibe como "una tortura".

"Desde su llegada a Estados Unidos, el señor Guzmán se mantiene en la prisión en unas condiciones crueles e inhumanas, equivalentes a una tortura física y mental", escribieron los abogados a las autoridades judiciales, en un documento recogido por medios locales, según publica el diario El Nacional.

¿Cuáles son esas condiciones que cuestiona? Guzmán, quien dirigió el Cartel de Sinaloa y cometió los más tremendos crímenes, como torturar físicamente a sus enemigos, pasa el tiempo en una celda de 2 metros de ancho por 3,5 de largo. Solo sale dos horas a la semana: los guardias lo llevan a un patio de 9 metros cuadrados para que tome un poco de aire.

Poca comunicación

Otra de las circunstancias que el traficante de drogas presenta como queja es que él no sabe hablar en inglés y los guardias que lo tratan no saben hablar en español. Eso genera problemas a la hora de comunicarse.

Además, siempre según sus abogados, se le negó tanto el acceso a canales en lengua española como a programas de educación.

Incluso "El Chapo" se queja de los alimentos que recibe. Dice que la calidad y la cantidad de la comida es mala y que la limpieza no está al nivel que debería. "Se ha quejado de la cantidad y calidad de las comidas y ha explicado que las porciones son mínimas y que se queda con hambre", escribieron sus defensores.

Esta no es la primera vez que desde el entorno del narco presentan quejas. En febrero de 2019, cuando se llevaba adelante su juicio en un tribunal federal de Nueva York, su equipo de defensa calificó de "extremadamente restrictivas" las condiciones de su encarcelamiento. Por eso entonces estaba en el Centro Penitenciario Metropolitano de Nueva York.

Pese a que por aquel tiempo sus abogados reclamaron que le dejaran pasar más tiempo al aire libre, el juez Brian Cogan rechazó la demanda y la justificó frente a la posibilidad de que Guzmán aprovechara ese espacio para escapar, algo que hay había hecho en el pasado, en México.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias